You are here

Vivienda adecuada

Según las Naciones Unidas, una vivienda adecuada debe contar con siete elementos:

  • Seguridad jurídica de la tenencia: protección legal contra desalojos forzosos, hostigamiento u otras amenazas.
  • Disponibilidad de servicios, materiales, facilidades e infraestructura: acceso permanente a recursos naturales y comunes, a agua potable, a energía para la cocina, la calefacción y el alumbrado, a instalaciones sanitarias y de aseo, de almacenamiento de alimentos, de eliminación de desechos, de drenaje y a servicios de emergencia.
  • Gastos soportables: gastos de la vivienda no deben impedir ni comprometer el logro y la satisfacción de otras necesidades básicas.
  • Habitabilidad: espacio adecuado a sus ocupantes y de protegerlos del frío, la humedad, el calor, la lluvia, el viento u otras amenazas para la salud, de riesgos estructurales y de vectores de enfermedad.
  • Accesibilidad: la vivienda debe ser físicamente accesible para todas las personas; grupos en situación de desventaja tienen prioridad (discapacitados, ancianos, niños, víctimas de desastres).
  • Lugar: acceso a las opciones de empleo, los servicios de atención de la salud, centros de atención para niños, escuelas y otros servicios sociales. Fuera de áreas de contaminación.
  • Adecuación cultural: expresión de la identidad cultural y la diversidad de la vivienda.

Para mayor información, consulte El derecho a la vivienda adecuada en América Latina y el Caribe.