You are here

Nueva esperanza para la familia Rivas Pictan

   
 

testimonios_rivaspictan_honduras_esp-1.j

 

“Nos sentimos muy felices, y con mi familia hacemos muchos planes con nuestra nueva casa”.

La familia Rivas Pictan son residentes de la comunidad de las Brisas, del Municipio de Puerto Lempira Departamento de Gracias a Dios, donde se localiza la zona de la Mosquitia Hondureña.

La Zona de la Mosquitia es la más remota de Honduras y de difícil acceso sobre todo para trasportar materiales de construcción los cuales tienen que ser trasladados desde La Ceiba en pequeñas o medianas embarcaciones. Aun con todas estas limitaciones Hábitat para la Humanidad Honduras decide desarrollar un Proyecto habitacional en esta zona, iniciando en Puerto Lempira con la construcción de 30 viviendas de 36 metros cuadrados, para igual número de familias lo cual permite continuar con la labor de servir con soluciones habitacionales a grupos más vulnerables y empobrecidos del país.

Jarly Rivas y Emelda Pictan, ambos pertenecientes a la Etnia de los Misquitos, tienen cuatro hijos: Bessy Rivas de 14 años, Marla Rivas de 12 años, Mayelly Rivas de 10 años y Jariel Rivas de 5 años, todos pertenecientes a la Etnia de los Misquitos.

En noviembre del año 2008, el señor Jarly Rivas sufrió un accidente, golpeándose la columna, el cual lo dejo discapacitado y ahora hace uso de una silla de ruedas para poder movilizarse, doña Emelda trabaja en el hospital de la zona en el área de lavandería devengando un salario de aproximadamente US$135, con los cuales cubren todas las necesidades de la familia. En los 22 años que tienen de convivir, don Jarly y doña Emelda han vivido compartiendo casa con otras familias, alquilando o en casa prestada. Actualmente viven en una casa de condiciones inadecuadas, prestada de la mamá de don Jarly.

Las soluciones habitacionales de Hábitat para la Humanidad Honduras en esta zona se constituyen en una esperanza para varias familias de la Mosquitia, incluyendo a la familia Rivas Pictan, que con el apoyo de Hábitat Honduras están construyendo su propia casa.

“Antes de mi accidente, mis esperanzas de tener nuestra casa eran pocas, y después del accidente ninguna. Pues ya no puedo trabajar. Pero gracias a Dios y Hábitat, vamos a poder tener nuestra propia casa. Todavía me parece que estoy soñando. Nos sentimos muy felices, y con mi familia hacemos muchos planes con nuestra nueva casa”, dice don Jarly.

testimonios_rivaspictan_honduras_esp-2.j

testimonios_rivaspictan_honduras_esp-3.j

Las condiciones en las que actualmente vive la familia Rivas Pictan.

Construcción de su futuro hogar.