You are here

Un “Nuevo Amanecer” para María Concepción Dominguéz

testimonios_dominguez_honduras_esp-1.jpg

Doña María Concepción Domínguez, de 79 años de edad, es una viuda madre de 13 hijos de los cuales tres viven tres. Los otros 10 murieron en edades entre 3 y 10 años de enfermedades previsibles. Para poderlos criar, dice Doña María, tuvo que realizar trabajos de agricultura para los cuales era contratado.

Ella actualmente vive con su nieto Joel, de 18 años, y se dedica a halar leña y venderla para poder subsistir, Vivió durante 15 años en la rivera del río Ganso, lugar donde siempre vivía en incertidumbre por las constantes amenazas de inundaciones. Fue en octubre del año 2008 con la tormenta tropical número 16 que le llevo su ranchita. Así lo cuenta, Doña María Concepción es una de las nueve familias asociadas del Proyecto de Emergencia Nuevo Amanecer del Municipio de Ajuterique.

Doña María adolece de cáncer de mama, pero manifiesta estar muy feliz. “Jamás me imagine que un día podía tener una casa pues nunca había tenido casa solo había tenido ranchitas”, dice. “Es por eso que todos los días le pido fuerzas a Dios para ir a trabajar al proyecto en lo que pueda aunque sea a alcanzarles agua a los albañiles”.

El proyecto Nuevo Amanecer es una respuesta para nueve familias afectadas por una tormenta tropical ocurrida en octubre del 2008. La tormenta fue el número 16 en la zona, fenómeno natural que afecto varias comunidades y familias del país. Entre los afectados fueron las familias del Municipio de Ajuterique, de las cuales se priorizaron nueve que fueron las más afectadas y de muy precarias condición económica, que perdieron su vivienda y medios de vida.

Hábitat para la Humanidad Honduras inició acciones para apoyarles a estas familias. El proyecto establece alianzas para la canalización de recursos con el Gobierno Central a través de la Secretaria de Obras Publicas Transporte y Vivienda SOPTRAVI, por medio de la Dirección General de Vivienda y Urbanismo, con la Municipalidad de Ajuterique y con las propias familias asociadas organizándolas. Las familias además reciben capacitaciones para la co-administración del proyecto y para el aporte de mano de obra no calificada.

Ahora nueve familias de bajos ingresos en condiciones de vulnerabilidad ya cuentan con una vivienda propia y adecuada.