You are here

Chile construye primeras tres casas

09_30_2003_chile_construye_primeras_tres

 

Niños de la Orquesta de Cámara Infantil de Caldera tocan durante la entrega de llaves para las primeras casas de Hábitat.

Uno de los sueños más importantes de todos, en algún momento de nuestra vida, es tener una vivienda propia, un hogar que nos permita crecer y desarrollar nuestros proyectos de vida. Pero este sueño muchas veces es una realidad muy distante para algunas personas, sobre todo para aquellos que viven en una situación de pobreza.

Ese fue el caso para Georgiana Cortés, de 52 años: “Soy una mujer sola con hijos pero sin marido. Toda mi vida he luchado trabajando por objetivos que hacían necesario un gran esfuerzo para conseguirlos.

Uno de ellos era tener una casa digna, un techo seguro que nos cobijara y nos resguardara del frío. Ahora siento que Dios puso en mí todo su amor para favorecerme con este gran regalo; ya vivo la alegría y seguridad que brinda un hogar verdadero”.

El 4 de setiembre se inauguraron las 3 primeras viviendas construidas por Hábitat para la Humanidad Chile, que serán entregadas a unas 15 personas de la Comuna de Caldera, III Región, Norte de Chile. Estas familias construyeron sus casas, según el principio de “Ayuda Mutua”, junto a familiares, amigos, alumnos de enseñanza media del Colegio Parroquial Padre Negro de Caldera y jóvenes de la Organización Minka Huifala (En lengua Aymará: Ayudar es nuestra bandera), que trabajaron como voluntarios y dedicaron cientos de horas a la construcción.

Para Margarita Pérez, de 40 años, integrante de una de las tres familias socias “esto es una bendición de Dios. Doy gracias porque creo que el Señor puso en frente de mí a las personas adecuadas que están llevando a feliz término este sueño de la casa propia”.

Estas tres familias empezarán a pagar la primera cuota, inferior a 35.000 pesos chilenos (US$50), de un crédito sin intereses y a largo plazo, que recibieron para comprar materiales y pagar la asistencia técnica. Estos pagos se depositarán en un “Fondo para la Humanidad” que se utilizará para la construcción de más casas en esta misma comunidad.

Después de seis meses, estas familias pueden ver el resultado de tantos esfuerzos. “Me siento tan feliz de haber logrado mi casa y haber puesto en ella todo mi esfuerzo en aprender y aplicarlo cada día. Para mí eso cambia mi vida y me trae gran felicidad, ya que podré reunir a mi familia en mi hogar. Podré vivir con mi abuela y mi hija y a fin de año podré traer a mi esposa desde Santiago”, manifestó Claudio Troncoso, de 34 años.

Las tres casas fueron financiadas parcialmente por fondos recaudados en los Estados Unidos, en parte por una donación de US$10.000 de la Fundación JPMorgan Chase y el resto por recursos que Hábitat para la Humanidad Chile obtuvo de donantes en nuestro país.

Proyectos actuales y futuros
Esta semana, tres otras familias de esta misma comunidad empezarán la construcción de su nueva casa con la ayuda de un grupo de voluntarios que incluye a 10 mujeres de Inglaterra, Estados Unidos y África, quienes se quedarán una semana en Caldera.

Hábitat para la Humanidad Chile está multiplicando los contactos e iniciativas para poder desarrollar un programa, como el de Caldera, en la Región Metropolitana. Mientras que un nuevo Afiliado se está gestionando en Nueva Imperial (VIII Región, sur de Chile).
| Celine Clavel