You are here

Hábitat para la Humanidad Ecuador dedica dos casas construidas en Mingas

Luego de 10 días de ininterrumpido trabajo de los voluntarios, las familias de Eloisa Campoverde y de Catamayo verán sus nuevas casas terminadas, y recibirán las llaves para habitarlas.

10_01_2003_hph_ecuador_dedica_dos_casas_

Método de trabajo de los voluntarios en Mingas.

La construcción de las dos viviendas se hizo posible gracias a Hábitat para la Humanidad Ecuador mediante un préstamo a largo plazo con fondos provenientes de donaciones. Los pagos mensuales de los propietarios son invertidos en un fondo rotatorio que hace posible la construcción de más casas en la comunidad.

Para Zoila Pacheco, rectora del Instituto Ntra. Sra. Del Rosario y voluntaria de Hábitat para la Humanidad en Catamayo, ayudar a familias sin viviendas propias ha sido lo mejor que le ha ocurrido. “Mi participación en los proyectos comunitarios de Hábitat para la Humanidad ha impregnado en mi corazón el deseo de servir y brindar a las familias una vivienda digna”.

Al ver a los albañiles y voluntarios levantar las paredes de su nueva casa y al saber que estaría terminada en menos de 10 días, doña Eloisa Campoverde no podía ocultar su emoción. “Me siento muy feliz. Después de haber vivido más de 30 años en una casa precaria y ajena, nunca pensé que tan pronto esté terminada mi casa propia”, expresó la nueva propietaria.

La construcción de las dos viviendas en un tiempo récord fue posible gracias a los siguientes grupos de voluntarios locales y extranjeros: Cuerpo de ingenieros y Compañía del Ejército; alumnos de los colegios San Juan Bautista, Catamayo e Instituto Ntra. Sra. Del Rosario; Centro Cristiano RHEMA; Movimiento Juan XXIII; voluntarios de Hábitat Catamayo; además de un grupo de voluntarios de los Estados Unidos.
Por Manuel Mancuello