You are here

El gran placer de servir

“No es un sacrificio, sino un gran placer y alegría para nosotros servir de voluntarios”, manifestó el ex Presidente de los Estados Unidos y recipiente del premio Nobel de la paz Jimmy Carter durante el evento de construcción de Hábitat para la Humanidad que lleva su nombre.

11_05_2004_el_placer_de_servir-1.jpg

El voluntario Luis Rodriguez Gasca ayuda Gerardo Rodriguez cortar un bloque que formará parte de su futura casa de Hábitat para la Humanidad.

Junto a más de 3.000 voluntarios de más de 35 países, Carter y su esposa Rosalynn levantaron 150 viviendas con familias de bajos recursos en Puebla y Veracruz, México, del 24 al 29 de octubre.

El ex mandatario y su esposo son los voluntarios más famosos de Hábitat para la Humanidad, título que se han ganado por el duro trabajo que realizan con todo el corazón en cada Proyecto Jimmy Carter.
 
“Mi esposa y yo hemos sido lideres (del PJC) por 21 años en muchas comunidades en los Estados Unidos y otros países”, explicó Carter.

Las viviendas que se construyeron durante el PJC 2004 son de 56m2 aproximadamente y contienen una sala comedor, dos recamaras, una cocina, con el fregadero de acero inoxidable, un baño totalmente instalado, un patio de servicio y pisos de cemento pulido. El costo aproximado de cada vivienda es de 63.000 pesos mexicanos.
 
Además de las zonas privativas (las casas), el lugar en Veracruz cuenta con zonas comunes donde se construirá el andador principal con 8 jardineras centrales. Cada jardinera tendrá una farola tipo española, con palmeras, rosas y plantas de la zona. En el futuro las familias podrán incorporar innovaciones como parques infantiles y otras espacios de recreación, explicó Pablo García, director del sitio de construcción del PJC en Veracruz.

En solo cinco días, se construyeron los sueños de 150 familias mexicanas gracias a la ayuda de miles de mujeres y hombres de todas las edades.

“El primer día fuimos más lentos”, explicó Daniel Alcaraz, un albañil de Paraguay que trabajó en las 75 casas de Veracruz. Pero a partir del segundo día, las cosas fluyeron más rápido, con mas facilidad, mencionó Alcaraz, ya que todos los voluntarios se fueron familiarizando con el diseño de la casa y la dinámica de la construcción.

Para Rosalba Castañeda, su esposo Mariano López y sus hijos José Alfredo y Saldilly, ver terminada la casa que construyeron bajo el sol intenso de Veracruz fue un momento emotivo de mucha felicidad.

“Ya no viviremos hacinados”,  exclamó con alegría la nueva dueña de casa. Su familia actualmente vive hacinada en un cuarto de 4 m x 4 m en una casa alquilada.
 
“Como no hay espacio, por las noches los niños ocupan un colchón que durante el día lo guardamos debajo de la cama”, explicó su esposo, quien trabaja como chofer de transporte urbano de 5:30 de la mañana a 10:00 de la noche.
 
A raíz del PJC 2004, Hábitat para la Humanidad seguirá construyendo más viviendas de interés social en Veracruz y México.

Esta es la segunda vez que el Proyecto Jimmy Carter se celebra en México; el primero fue en 1990.

“Hace muchos años visitamos con miles de voluntarios Tijuana para construir un centenar de viviendas. Hoy son más de 13 mil las viviendas construidas con Hábitat para la Humanidad en México”, recordó Carter.

Lee más sobre como se desarrolló el PJC en Puebla y Veracruz.
Manuel Mancuello