You are here

San Ramón, un encuentro de Hermanos

04_30_2005_construyendo_esperanzas-1.jpg

Una de las 10 familias que junto a voluntarios nacionales y extranjeros experimentaran la fe convertida en acción al ver su nueva vivienda levantada.


San Ramón
, es un municipio del Departamento de Matagalpa, al norte de Nicaragua, con un siglo de historia. Fue fundado en 1904, está a 690 metros de altura sobre el nivel del mar y se llega a el, luego de recorrer 12 kilómetros desde la cabecera departamental, Matagalpa. Por décadas, ha sido testigo del paso hacia las zonas cafetaleras más importantes del país.

Bajo la figura de Comunidades Hermanas, establecida entre líderes comunitarios de San Ramón y Grupos de Amigos de Carolina del Norte, en Estados Unidos, se han desarrollado un sin número de acciones sociales, para beneficio de los habitantes de la localidad y en esta ocasión, el noble esfuerzo se dirige a la mitigación de la insuficiencia habitacional, en esta área, con características rurales y elevadas cifras de hacinamiento.

Respondiendo a la necesidad de hogares dignos y seguros, Hábitat para la Humanidad Nicaragua, se convierte en aliado de este sueño y organiza su Evento de Construcción Rápida “Construyendo Esperanzas”.

Este pequeño, pero pintoresco pueblito norteño, será durante la semana del 21 al 27 de marzo, el anfitrión de un grupo de voluntarios nacionales y extranjeros de Hábitat, quienes en siete días, protagonizarán una nueva hazaña de solidaridad, mientras construyen junto a 10 familias del lugar, sus nuevas viviendas.

“Lazos fuertes se trenzan

cuando los intereses se juntan

por el bien común, y de esa forma

se van alcanzando metas,

que cada día mejoran vidas.”

Las familias, distribuidas en los 8 barrios del centro urbano municipal: Son personas sencillas, trabajadoras y luchadoras de una realidad social con pocas oportunidades, quienes han vivido hasta el momento alquilando, en habitaciones prestadas o en casitas inadecuadas, construidas con una sola pieza, con pisos de tierras y ambientes cargados por la falta de ventilación, dentro de paredes de tablas o taquezal (piedra, lodo y una estructura de caña o reglas de madera, en el mejor de los casos), viviendas casi siempre oscuras y húmedas.

Muy pronto, gracias a la colaboración de varias Iglesias de la localidad de Raleigh, en Carolina del Norte, quienes actualmente realizan actividades de recaudación, para aportar a esta construcción y al esfuerzo de nuestra organización, cambiará la realidad de casi 60 personas.

Las nuevas casas estarán llenas de luz y el aire ventilará cada rincón, las paredes de bloques les protegerán de la lluvia y el frío y un tibio ambiente de amistad, quedará grabado en las mentes de cada uno de sus habitantes, como recuerdo de este prometedor encuentro de Amistad.

Nota Técnica: Durante la realización del Proyecto “Construyendo Esperanzas”, se edificarán 10 viviendas de mampostería confinada, con paredes de bloques de concreto, techo de zinc y estructura metálica de perlines.

Los pisos serán de embaldosado fino, las puertas de madera sólida y las ventanas de celosías (paletas de vidrio y estructura de aluminio).

Cada vivienda medirá 30 metros cuadrados de área cerrada, más un corredor externo de aproximadamente 10 metros cuadrados y contará con una letrina, propia, diseñada para áreas rurales. El costo aproximado de ejecución es de US $ 2,720.

* Belkis Santiesteban es coordinadora de Comunicación y Relaciones Publicas de Hábitat para la Humanidad Nicaragua.
Por Belkis Santiesteban*