You are here

25 mil viviendas de Hábitat para la Humanidad en respuesta al Tsunami

Hábitat para Humanidad Internacional, conocida por sus esfuerzos de ofrecer vivienda dignas
alrededor del mundo, recientemente anunció su operación de mayor relevancia hasta la fecha: una iniciativa de aproximadamente US$25 millones para proveer cerca de 25 mil viviendas temporales durante los próximos dos años a miles de familias que quedaron sin hogar a consecuencia del devastador tsunami del Océano Índico el 26 de diciembre de 2004.

04_30_2005_respuesta_hfhi_tsunami-1.jpg

Manimala sentada junto a su padre Vadivel y sus hermanos (de pie). Junto a otras miles de familias han solicitado la ayuda de Hábitat para reconstruir su casa. (MÁS FOTOS)

Las condiciones de vivienda se vieron seriamente afectadas, en especial en los países de Indonesia y Sri Lanka (dos de los 12 países que sufrieron las consecuencias del Tsunami). El Tsunami sorprendió al sureste de Asia formando olas de 10 metros y arrasando con todo a su paso, el resultado fue catastrófico, más de 160,000 personas fallecieron.

Hábitat para la Humanidad (HPH) opera en cuatro de los países afectados: Indonesia, Sri Lanka, India y Tailandia, en donde se han puesto en marcha planes de acción para ayudar a reconstruir los hogares de miles de familias, esto determinando los requerimientos a largo y corto plazo.

El Plan
Para estos países se planea la construcción de “casas progresivas” las cuales serán hechas para satisfacer las necesidades básicas a corto plazo y en dos fases: en la primera se construirán casas con lo esencial; la cocina, un cuarto, un lugar donde comer, una terraza y un baño; y la segunda se dará cuando la familia necesite más espacio y requiera ampliar su casa.

En Sri Lanka, Hábitat planea la construcción de 20,000 viviendas de este tipo, logrando ayudar a 100,000 personas.

En India se espera ayudar a 4,000 familias, entregando kits familiares (comida, ropa y tiendas) con la ayuda de Discipleship Center, Ejercito de Salvación y varias organizaciones católicas.

En Indonesia, el país más afectado por el Tsunami, HPH tiene recurrirá a uno de los mayores grupos de acero indonés para obtener el material necesario, ya sea por donación o con descuento. Las casas serían desmanteladas para reutilizarlas una vez que las familias hayan vuelto a su propia tierra. Hábitat planea brindar ayuda a 250 familias en Aceh y otras 200 en Nias.

En Tailandia, Hábitat planea la construcción de 1,000 casas y la proveeduría de capacitación para construir. La donación de seis dígitos hecha por un banco local y el ofrecimiento de grandes cantidades de material para construcción por parte de una empresa dedicado a esto, son una muestra del apoyo de la comunidad en este país.

Además de ayudar en la reconstrucción de estos países, HPH ayuda capacitando a las personas, ya que los Centros técnicos de construcción les brindaran a las familias afectadas experiencia y asistencia al construir sus hogares. Eventualmente estos centros pasarán a ser permanentes y ayudaran a las personas indicándoles cómo maximizar su presupuesto y cómo aprovechar al máximo los materiales de construcción.

De los US$25 millones que Hábitat necesitará para lograr todas las metas mencionadas, ya se han alcanzado US$4 millones. Los US$21 millones que faltan, se espera recaudarlo mediante DONACIONES y el apoyo de otras organizaciones cristianas.

El Caribe, zona vulnerable al Tsumani
Se habla de una reconstrucción física, pero se espera que por medio de ésta la vida de muchas personas se reconstruyan también. Se aguarda también que, de ahora en adelante, los países tomen conciencia de los peligros a los que están por naturaleza expuestos, como la zona del Caribe. Según los científicos, en un artículo publicado por el Miami Herald el 21 de Enero de este año, el Caribe está enormemente expuesta a un Tsunami por poseer el foso de Puerto Rico (con 27,355 pies de profundidad y 560 millas de largo), uno de los más profundos del mundo. El último Tsunami en este territorio ocurrió en 1946 y se dice que estos terremotos submarinos ocurren cada 50 años en esta área, por lo tanto un Tsunami en el Caribe es algo que puede pasar en cualquier momento, ahora solo queda esperar, la vida de miles de personas dependen de un buen sistema de alarma.

Más información acerca del trabajo de Hábitat en el Sudeste Asiático (disponible solo en inglés)
Por Diana Rodríguez