You are here

Jóvenes investigan situación de la vivienda en Sudamérica

05_31_2006_jovenes_investigadores_doc-1.

Por Manuel Mancuello

SAN JOSÉ, Costa Rica, junio 2006.- Un grupo de 5 estudiantes universitarios son desafiados a una investigación acerca de la problemática de la vivienda en 4 países de Sudamérica.

Se trata de estudiantes de Universidad de la Florida y otras universidades.

El desafío
Cada investigadora deberá, en un tiempo record de tres meses, viajar a uno de los siguientes países: Bolivia, Chile, Brasil y Ecuador. Y trasladarse a zonas alejadas de la ciudad para realizar entrevistas, encuestas, grupos focales y revisión de documentos.

“La investigación pretende medir si Hábitat para la Humanidad esta logrando alcanzar a su población meta. Asimismo, facilitar recomendaciones de cómo puede mejorar su modelo de intervención para alcanzar a los más pobres en necesidad de una vivienda digna”, explica Kelly Sumner, coordinadora del proyecto por parte de la ONG.

Por su parte, Marcos Marrero, gerente del proyecto, desde la oficina de Área en Costa Rica, se encargará de dar uniformidad al proyecto y prestar ayuda a las investigadoras.

“En la medida que las investigadoras recojan loas informaciones y me lo pasen, mi rol será tabular los datos para la presentación final”, explica el Marrero.

El proyecto es promovido por el Departamento de Movilización Comunitaria de Hábitat América Latina y el Caribe, Cuenta con el apoyo de la Universidad de la Florida y el patrocinio de Coca Cola a través de su programa “World Citizenship Program”.

Algunos de los desafíos que sortearan las investigadoras, además del tiempo, incluyen ubicar a las personas, el idioma y las condiciones geográficas.

Diferentes intereses, una misma misión
Si bien los intereses y motivaciones varían entre las investigadoras, todas tienen la vista fija en la menta: medir si la ONG esta logrando alcanzar a su población meta y brindar recomendaciones de cómo mejorar su modelo de intervención para alcanzar a los más pobres.

“El proyecto me entusiasma porque trabajar con una organización como Hábitat que tiene presencia mundial, es una oportunidad para aplicar mis conocimientos como antropóloga. Estoy uniendo mi formación académica con lo social”, afirma Alicia Peon.

“Mi interés principal es la Planificación Urbana y la eliminación de la pobreza –afirma el puertorriqueño- Investigar cómo lograrlo, resulta muy interesante. Asimismo, viajar y conocer a mis hermanos latinos fortalece mi identidad”.

Para la costarricense su interés se centra en todo lo que le permita conocer más de la ONG y la opinión pública acerca de la organización. “Me interesa todo lo referente a Hábitat. Lo que dice la gente. Qué esta bien. Qué esta mal. Ir al campo a preguntarles es la mejor manera de saberlo”.

La metodología de la investigación incluirá entrevistas, encuestas, grupos focales y revisión de documentos. Además visitaran oficinas nacionales y al menos tres oficinas locales de Hábitat.

¿Qué tienen en común?
Tres los cinco investigadores son latinos. La mexicana Alicia Peon, quien se encuentra en la etapa final su doctorado en Antropología Cultural. La costarricense Evelyn Ovando, quien cursa la maestría en Comunicaciones y Marcos Marrero, puertorriqueño, quien cursa la maestría en Políticas Públicas y Planificación Urbana.

Los acompañan las estadounidenses Bárbara Howe, quien realiza su maestría en Relaciones Internacionales y la Christine Labriola en Antropología.

Una misión que dejara huellas
“Aportaremos una visión más objetiva, pues contribuiremos con una visión externa” afirma la

Alicia.

“Además, -explica Marcos- en el estudio identificaremos qué hace bien la ONG y qué puede hacerlo mejor. Así, Hábitat puede crear mejores políticas y llegar a más personas”.

“En forma indirecta, la experiencia contribuirá o agregará valor a que más familias tengan una mejor calidad de vida” agrega Evelyn.

Qué preocupa a estos jóvenes cuando observan a su alrededor
A Barbara le preocupa el problema de no reconocer que cada vida humana tiene valor. Que las vidas de los demás valen tanto como la de uno.

“Nos cuesta aceptar que las vidas de los demás son tan importante como las nuestras. Nos duele (como estadounidenses) la muerte de miles de personas un 11 de septiembre, pero olvidamos que al mismo tiempo igual cantidad o más personas están muriendo de hambre en otros continentes.”

Otra de sus preocupaciones es la falsa impotencia del ser humano al ver la inmensidad de los problemas.

“La gente siente que solo somos seres humanos y que no podemos hacer nada. Pero cuando observamos lo que como seres humanos podemos hacer, como enviar al hombre a la luna, somos muy listos e inteligentes como raza. Descubrimos que son solo excusas” afirma la estudiante de Relaciones Internacionales.

“A mi – afirma la Evelyn Ovando- me conmueve ver la pobreza en que viven los niños y la falta de acceso a la educación. Los cimientos de un país se construyen sobre las familias y los niños. Si la gente no tiene educación, vamos mal. Los niños deben tener acceso a la educación. Con educación puedes hacer lo quieras”.

Una experiencia que pronostica mucha satisfacción personal
Para Christine no hay nada más confortante que la oportunidad de conocer la realidad de la gente.

“Como antropóloga es lo más importante para mi –afirma-. Estas experiencias me indicarán las prioridades y para dónde apuntar o dedicar mi tiempo en el futuro”.

“Estoy segura que la experiencia nos sensibilizará. Es imposible que no te toque las realidades y las historias personales”, reflexiona Alicia.

Evelyn se considera satisfecha siempre que la ONG “tome en cuenta lo que estamos haciendo y las recomendaciones del proyecto”

Para más información diríjase a Kelly Sumner, KSumner@habitat.org