You are here

Hábitat emprende labor global

08_01_2006_habitat_emprende_labor_global


Por Marcos A. Marrero Rivera*

Jimmy Carter martillando una pared. El ex presidente estadounidense así trabajando sin duda ha sido uno de las imágenes del voluntariado más reconocidas que ha tenido Hábitat para la Humanidad durante las últimas dos décadas.

Hoy día, la renovación de la visión, de proyectos y del compromiso de Hábitat para mejorar la vivienda de los menos afortunados ha creado nuevas oportunidades para aportar a través del voluntariado.

Inspirado por el convencimiento de que cada ser humano merece un lugar digno donde vivir, Hábitat ha llevado su ministerio por todas partes del mundo durante casi treinta años para ayudar a crear comunidades, levantando techos y paredes con las familias y los voluntarios partícipes de todos los países y de todos los colores y credos.

No obstante, la tarea de eliminar las viviendas inadecuadas se ha hecho progresivamente más difícil con el paso de los años. Aunque la globalización y la industrialización han generado oportunidades económicas que han atraído a millones de personas de áreas rurales a las ciudades, la oportunidad no siempre se ha transformado en beneficios. En muchos casos esto ha agravado el problema al crear más barriadas urbanas pobres.

Déficit habitacional en América Latina
Entre el 1970 y el 2000 el número de personas viviendo en la pobreza en América Latina se disparó de 44 millones a 220 millones. El déficit de viviendas en la región se estima en alrededor de 40 millones de unidades.

No obstante el bienestar que haya fomentado Hábitat con la construcción de más de 200 mil viviendas, estos números hacen que los logros de cualquier institución se vean muy modestos.

Una visión renovada
La provisión de vivienda decente a un costo razonable tiene que crecer exponencialmente para poder reducir su escasez en América Latina. Es por esto que Hábitat ha renovado su visión y su compromiso de eliminar las viviendas inadecuadas al reenfocar la organización y añadir funciones para actuar con más celeridad.

08_01_2006_habitat_emprende_labor_global

Vista de un tugurio en las afueras de Guayaquil, Ecuador

Debemos abordar la variedad de problemas tras la falta de viviendas adecuadas, tales como el derecho a las tierras, legislación para la creación de viviendas, la provisión de servicios públicos y el desarrollo económico dirigidos hacia los pobres, entre otros.

El fundador de Hábitat, Millard Fuller, dijo: “Tenemos el conocimiento y los recursos en el mundo para alojar a todos. Lo que falta es voluntad para hacerlo”.

Voluntariado Transformador
Tenemos que sembrar la voluntad para alojar a cada persona llamando la atención de los gobiernos alrededor del mundo y de los ciudadanos a los cuales ellos se deben, así como de las empresas privadas y de otras organizaciones no gubernamentales. Y queremos hacerlo con ustedes.

Se requerirán nuevas tareas de nuestros voluntarios que harán uso tanto de su liderazgo y sus destrezas sociales y analíticas como de sus habilidades físicas.

Aspiramos a transformar a nuestros voluntarios en promotores del ministerio de vivienda digna a través de las fronteras y a lo largo de los países. Más que voluntarios necesitamos socios que hagan causa común con la prédica del derecho de todos a tener un hogar y la necesidad de eliminar la vivienda inadecuada.

El camino a esta transformación ya se está atravesando mediante proyectos de investigación.

Más que casas
El año pasado voluntarios internacionales en la oficina de América Latina de Hábitat en Costa Rica salieron a medir el impacto de la vivienda sobre las familias partícipes.

Mediante su arduo trabajo, estos voluntarios confirmaron lo que muchos ya habían declarado, que Hábitat es “Más que Casas”. Este programa de ayuda social a familias les ha provisto mayor seguridad, estabilidad financiera, orgullo, sentido de comunidad y mejores oportunidades de educación y de salud.

Este año un equipo de voluntarios internacionales está investigando las características de la población que es objeto del programa de vivienda de nuestra organización en Bolivia, Brasil, Chile y el Ecuador.

Proyectos como este nos ayudan a mejorar los servicios que se proveen y también permiten hacer un enfoque informado para promover la causa, para empujar reformas alrededor del mundo, y así llegar a más personas con necesidades de vivienda y hasta proveer servicios complementarios a la vivienda.

Uno de estos servicios complementarios es el adiestramiento para capacitar las familias en asuntos de sus finanzas, que ya se ofrecen en Ecuador y Chile.

La investigación que estamos realizando podría revelar información importante respecto al programa, que a su vez podría llevar a su expansión y, estamos esperanzados, ayude a romper el ciclo de pobreza de la que sufren tantos en el continente.

Índice global de vivienda
Varios voluntarios también han sido clave en el desarrollo de un índice global de vivienda, por medio del cual Hábitat espera monitorear la calidad de vivienda en todos los países.

Al crear un sistema de referencia y responsabilidad, aquellos que creen en vivienda justa y digna para todos pueden identificar dónde existe la mayor necesidad y actuar sobre ello.

Construir casas puede que siempre sea el renglón principal de Hábitat para la Humanidad. Es parte esencial en la creación de comunidades así como de la experiencia de contribuir voluntariamente. Sin embargo, estamos añadiendo más que martillos a nuestra caja de herramientas para afrontar los retos recurrentes de eliminar la vivienda indigna del mundo. Esperamos que usted se una a nosotros en esta misión.

* Marcos A. Marrero Rivera es de San Juan, Puerto Rico y es estudiante de estudios graduados en política pública y planificación urbana en la Escuela Woodrow Wilson para Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Princeton en Estados Unidos. Actualmente trabaja como director de proyecto en la oficina de América Latina de Hábitat para la Humanidad en San José, Costa Rica.

Para obtener más información acerca de este y otros temas afines escriba a ComunicacionesLAC@habitat.org