You are here

Hábitat para la Humanidad en Líbano

08_31_2006_habitat_en_libano_doc-1.jpg

Hábitat para la Humanidad está trabajando para ayudar a las familias por el conflicto en el Líbano. Versión en inglés


AMERICUS, GA. (Agosto. 17, 2006).-

Las Naciones Unidas estiman que hasta 800.000 libaneses han sido desalojados de sus casas desde que el bombardeo comenzó. Muchos de ellos no tendrán un hogar a donde  regresar  cuando la guerra termine. Hábitat para la Humanidad está evaluando las necesidades actuales y está desarrollando una estrategia de modo que pueda cooperar con los esfuerzos de reconstrucción, una vez que el trabajo puede iniciar en un ambiente mas seguro después del cese al fuego.

Aunque las actividades propias de Hábitat han cesado debido al conflicto, comunidades locales de Hábitat para la Humanidad están trabajando con los socios de Hábitat para encontrar formas de responder a la afluencia de refugiados desde el sur, hacia estas áreas.

Hasta la fecha, todo el trabajo de Hábitat para la Humanidad en el Líbano ha estado en el sur del Líbano, en Sidon. En tanto que la mayor concentración del conflicto  ha estado en el sur, hasta este momento ningún dueño de casa o personal de Hábitat ha sido dañado, aunque todos han sido afectados por la guerra.

La necesidad de vivienda en el Líbano
Décadas de guerra civil y la ocupación han dejado a un tercio de la población libanesa en desalojo,  cerca de 1 millón de libaneses. Miles de desalojados viven ilegalmente en edificios abandonados o centros industriales, en los edificios clausurados  que amenazan con derrumbarse, en edificios demolidos, en las unidades de vivienda  que no son apropiadas para las necesidades de su familia. Las condiciones de vida son a menudo inhumanas, sin el acceso al saneamiento apropiado, agua limpia o electricidad.
 
Las familias están bajo más tensión y riesgo de problemas sociales y psicológicos, tales como abuso de sustancias no permitidas y desintegración de las relaciones familiares sin el acceso al empleo o a los salarios que podrían utilizar para mejorar su situación.

El gobierno libanés reconoció la importancia del derecho y capacidad de las familias desalojadas de volver a sus hogares, creando el Ministerio de los Desalojados y el Fondo de Desalojados en 1992. Sin embargo, debido a las limitaciones sociales y políticas, el gobierno no pudo tratar temas sobre la corrupción, favoritismo y la discriminación en sus programas, consecuentemente, poco ha mejorado durante los últimos 10 años. El desalojo continúa siendo un problema nacional, el cual esta fuertemente ligado y es agravado por la marginalización de los pobres. Vivienda sencilla, adecuada y económica es extremadamente limitada o aún inaccesible. El problema es mucho mayor que solo una carencia de estructuras: el derecho a regresar de las familias desalojadas es un símbolo nacional, que representa el regreso de la vida del estado del  Líbano, sus comunidades y su población.

Líbano del sur, el sitio del primer proyecto de Hábitat en Líbano, se considera una de las áreas mas marginadas dentro del país. Históricamente, el sur de Líbano era un símbolo de la co-existencia y de la diversidad; sus residentes vivieron juntos en paz a pesar de sus diferencias religiosas, étnicas y culturales. Durante la guerra civil y como resultado de acciones de la resistencia, y la privación económica, social y de la salud,  una gran cantidad de familias  fueron forzadas a salir de sus hogares en busca de un refugio, de seguridad y de empleo. Muchos de los desplazados se trasladaron  a Beirut y a otras ciudades más grandes, creando barriadas de pobreza. Con el fin de la guerra civil, lentamente las familias están regresando a sus comunidades, solo para descubrir que no hay suficientes casas seguras. Al mismo tiempo, los que permanecen en las áreas urbanas continúan viviendo en la pobreza y en casas de bajo nivel.
 
Trabajando con las familias de bajos ingresos, utilizando los principios del diálogo, la participación, la acción, la responsabilidad y la transparencia, Hábitat Líbano ha desempeñado un papel muy importante en la renovación del concepto del desarrollo dentro de un país que ha pasado los últimos 10 años del conflicto de reconstrucción, concentrados primordialmente en el desarrollo económico. Este acercamiento participativo hacia el desarrollo se arraiga en la creencia del cambio y en el poder para hacerlo.

La respuesta de Hábitat para la Humanidad
Hábitat Líbano es una organización sin fines de lucro, y no religiosa  fundada en 2001 que demuestra el amor de Jesucristo sin discriminar a causa de su religión, la raza o el origen étnico, y da la bienvenida a todas las personas de todas las creencias y  caminos de la vida para trabajar junto con las familias en necesidad.

Trabajando en sociedad con los voluntarios, iglesias, mezquitas, organizaciones y las nuevas familias dueñas de casa, nuestra meta es construir casas sencillas, dignas y económicas, para las familias libanesas que viven en pobreza y tocar los corazones y las mentes de todas las personas alrededor del mundo, de modo que la vivienda infrahumana llegue a ser inaceptable.

Desde su inicio, Hábitat Líbano, en colaboración con el Centro para el Diálogo y el Desarrollo, ha rehabilitado o reconstruido más de 265 casas en más de 40 comunidades mixtas en el sur del Líbano, abrigando a más de mil 300 libaneses desalojados que están en  necesidad.

Alcanzando nuevas comunidades
Hábitat Líbano está considerando ampliar sus operaciones para alcanzar a más familias en necesidad, incluyendo a aquellas que viven en las áreas de Sidón, Beirut y el Valle de Bekaa.

Hábitat Líbano ha iniciado su labor en tres nuevas comunidades al este de Sidón con la ayuda de su socio, el Centro para el Diálogo y el Desarrollo. El Centro ha iniciado la formación de un comité local en la Villa de Kfar Melki y actualmente se está preparando para hacer lo mismo  en Kfar Hatta y Kfar Shlel.

El próximo año, Hábitat Líbano también espera comenzar a tratar la pobreza urbana en la ciudad de Sidón propiamente.

Además, Hábitat Líbano está trabajando para ampliar sus operaciones Bourj Hammoud, suburbio al norte de Beirut, y está buscando a un socio afiliado para realizar sus operaciones, incursionando allá.

Hábitat Líbano también está incursionando en Zahle, en la región del Valle de Bekaa. El director nacional ha realizado una encuesta en parte de esta área y a determinado la necesidad ahí, y pronto establecerá a un socio en la región para facilitar el trabajo Hábitat.

Para más información escriba a ComunicacionesLAC@habitat.org