You are here

Historia 4.500

11_08_2006_casa4500_hphes_doc-1.jpg

Don Aguilar junto a su familia posan frente a su nueva vivienda


Por Magdalena López

SAN SALVADOR, El Salvador, noviembre 2006.-
Hábitat para la Humanidad El Salvador no escribe libros. Nuestro trabajo es construir hogares.

Desde 1992 a la fecha hemos logrado brindar techo a más de 4,500 familias salvadoreñas. Pero tras cada bloque que ha formado sus viviendas ha existido una historia.

Nuestra historia 4,500 es la historia de la familia de Doña María Aminta Núñez, su compañero de vida Dolores Aguilar y sus 7 hijos: Heidi Marlene, María Inés, Sandra Liseth, Joselyn del Carmen, Fátima Daniela, María Alejandra y Francisco Javier.

Don “Lolo” el compañero de vida de Doña Aminta, dice que se siente muy feliz pues sabe que en el pueblo el alquiler de una casa cuesta alrededor de $60.00 y reconoce además que en cualquier momento el propietario de la vivienda puede pedirles que la desalojen.

Su nueva casa con Hábitat significará una inversión mensual de $45.00 en un plazo de 10 años. “Ahora ya no me van a poder sacar a mis cipotes (niños) para ningún lado, por que esa es su casa”, nos dice.

11_08_2006_casa4500_hphes_doc-2.jpg

Así luce el nuevo hogar de la familia Aguilar

“Antes nos llenábamos de lodo, por que la casa en que vivíamos quedaba en bajo y todos los años sufríamos con la correntada. Cuando trabajamos en la casa tuvimos que acarrear 8 camionadas de tierra para llegar al nivel de la calle, pero me siento feliz, por que Francisco Javier (hijo menor) no va a tener que crecer jugando lodo, como les pasó a sus hermanas”.

Don Lolo tuvo la experiencia de compartir la construcción de su casa con voluntarios de Canadá y Estados Unidos y nos comparte: “Yo me admiro cuando veo a la gente que trabaja con Hábitat, porque vienen de lejos. Y cuando le vienen a ayudar a uno, se siente como que ellos tienen más interés que uno mismo por terminar la casa. Con que amor trabajan”

Doña Aminta esta feliz con su nueva casa. Dice que sus hijas ya no tendrán que pasar inconvenientes como el frío.

“En la casa de antes cuando venía el invierno pasábamos frío, pero en esta casita, bien tibiecito se duerme. Además por los hoyos del techo de la casa que teníamos antes se metían los murciélagos y las niñas siempre sufrían por que les dejaban todos sucios los cuadernos. Desde que tenemos esta casita los murciélagos ya no se meten”.

11_08_2006_casa4500_hphes_doc-3.jpg

Aminta agradece a los presentes durante la celebración de la casa 4,500 de Hábitat.

Don Lolo trabajó más de 22 días en la construcción de su nueva casa y dice que a el le consta lo bien hecha que esta.

“Hoy sí me voy a trabajar tranquilo, por que se que dejo a los cipotes en un lugar seguro. Cuando trabajé en la construcción de la casa, vi que lleva un montón de hierro y me explicaron que es para que no se caiga con los temblores. Así que yo les digo que no se aflijan que hoy sí quedan seguros”.

Doña Aminta trabaja en la panadería de San José Villanueva, junto a un grupo de mujeres que han unido sus esfuerzos para sacar adelante a sus familias. Don Lolo es albañil y con ello pagarán las cuotas de su casa.

Ahora Doña Aminta, Don Lolo y sus 7 hijos continuarán haciendo historia…construyendo ya, no una casa, sino su nuevo hogar.

….

Para más información sobre esta información y/o Habitat El Salvador escribe a asistentedr@habitatelsalvador.org.sv. Visita http://www.habitatelsalvador.org.sv/

Si aún no estas inscripto/a en el BOLETIN DE VIVIENDA y deseas recibir noticias acerca de la vivienda digna en América Latina y el Caribe, con historias como éstas, INSCRÍBETE ya mismo, e invita a tus amigos y compañero/as de trabajo que hagan lo mismo.