You are here

Iglesia con la Misión Integral: Programa “Techo Digno para Alajuelita”

01_15_2007_cca_doc-1.jpg


ALAJUELITA, Costa Rica, Enero, 2007.-
Hicieron realidad el sueño de la casa propia de dos familias en necesidad de un techo digno. Este mes comienzan la construcción de la tercera casa. Y tienen planes de construir muchas más viviendas con familias, que por sus escasos recursos económicos no tienen acceso a los préstamos para la vivienda.

Se trata del proyecto “Techo Digno para Alajuelita” que nace en el seno de la comunidad cristiana “CCA, Centro Cristiano de Alabanza”, una de las iglesias comprometidas con la Misión Integral, ubicada en el Cantón de Alajuelita, Provincia de San José, Costa Rica.

La primera casa
La construcción de la primera casa fue para Gladis y Michael, y sus hijos Michael jr. (21), Linda (20) y Wilson (16). Sus hijos nacen y crecen en casa de la madre de Michael, donde vivían. 20 años después de vivir “arrimados” deciden salirse y alquilar una casa.

Tiempo de después, Gladis se enferma de gravedad y no puede seguir trabajando. Al mes siguiente también Michael pierde su trabajo. En este lapso conocen del proyecto “Techo digno para Alajuelita” y luego de un proceso de selección fueron confirmados.

En octubre de 2005 empieza la construcción de la casa de Michael y su familia, una casa de 60 m², prefabricada con paneles de cementos atornilladas y soldadas en las esquinas, y asentada sobre una base de cemento. El 17 de diciembre se pasan a su nueva casa. Hoy Michael cuenta con un buen trabajo y para devolver el préstamo paga 100 dólares mensuales.

01_15_2007_cca_doc-2.jpg

Martha, desde el interior de su precaria casa de lata, saluda al fotógrafo.


La segunda casa

En octubre de 2006 una brigada de voluntarios del East 91st Street Chirstian Church de los EE.UU. visita Costa Rica para ayudar a construir la segunda casa, la nueva vivienda de Martha.

Martha Flores, madre de tres hijos y abuela de dos nietos con jefatura de hogar. Luego separarse de su esposo, se muda a un terreno propio, sin servicios de luz y agua, y construye un rancho con chapas usadas de cinc, que lo compra gracias a un préstamo de 100 dólares, y que lo paga con su trabajo en la Soda (puesto de venta de alimentos).

La tercera casa
La tercera casa, que según los planes deberá empezar este mes, es la de Olga Rubí, madre de 5 hijos (tres casados) y una nieta. Hace 20 años que viven en una casa precaria cedida por su hermano. Recientemente, éste pasó a su nombre la propiedad donde vive.

La casa debería estar finalizada a fines de febrero. También es un modelo con paredes interiores de fibrocemento. Esta será de dos plantas porque el terreno es muy pequeño.

Ambas familias hoy cuentan con servicio de agua, electricidad, otros. La choza en que Martha y sus hijos vivían no estaba conectada al sistema de agua y luz eléctrica.

Las familias, además de contribuir con autoconstrucción y ayuda mutua, participan en talleres relacionados a la construcción y el manejo apropiado de sus finanzas.

01_15_2007_cca_doc-3.jpg

Martha posa orgullosa, frete a su vivienda digna.


El proyecto “Techo Digno para Alajuelita”

El proyecto “Techo Digno para Alajuelita” nace en el seno de la comunidad cristiana Centro Cristiano de Alabanza, una de las iglesias comprometidas con la Misión Integral, ubicada en el Cantón de Alajuelita, Provincia de San José, Costa Rica.

Se da gracias a la iniciativa de Máximo Cisneros, colaborador de Habitat para la Humanidad, que fue bien recibida y apoyada por el Alberto Castro, pastor del CCA. Al proyecto se unen otros voluntarios profesionales, vitales para el éxito del programa.

Además cuenta con el apoyo del East 91st Street Chirstian Church de los EE.UU. Iglesia que colabora con el proyecto mediante un acuerdo de 90/10.

“La propuesta 90/10 es una de cooperación mutua –explica Cisneros-, cada uno con sus fortalezas: la East 91st colabora con el 90% del dinero y el 10% de la mano de obra mediante brigadas de voluntarios. El CCA contribuye con el 10% del dinero y el 90% de la mano de obra”

Por su parte Habitat para la Humanidad provee sus conocimientos y asesorías sobre, Selección de Familias, Autoconstrucción y Ayuda Mutua, Manejo de finanzas Familiares, Construcción, otros.

La recuperación de los fondos invertidos se dan de dos formas: a) el pago mensual por el préstamo otorgado a una de las dos familias. Y b) el Bono para la vivienda de parte del Gobierno por la casa de Martha, en gestión actualmente.

La comunidad de Alajuelita
Alajuelita es una comunidad, según datos oficiales de 70.297 habitantes, muy reconocida por los altos índices de criminalidad y tráfico de droga. Del total de sus habitantes, 49% son extranjeros, principalmente inmigrantes nicaragüenses.

El déficit habitacional del cantón en febrero de 2005, es de 3.942 viviendas, de las cuales 41% se trata de familias viviendo en precarios y 59% fuera de los asentamientos.

Lecciones aprendidas
La principal lección aprendida, según Máximo Cisneros, líder del programa “es que la iglesia comprometida con su comunidad PUEDE también involucrarse en soluciones habitacionales. Los recursos están disponibles, si uno sabe dónde buscarlos y cómo conjugarlos”.

Asimismo, la iglesia local aprende de los usos y buenas costumbres de su aliada foránea (orden, reportes a tiempo y adecuados, buena mayordomía –no solo transparente sino también ordenada-) Por su parte la Iglesia foránea aprende a cómo llevar el mensaje de Buenas Nuevas de una manera muy tangible y obvia para su comunidad.

Según Cisneros, como resultado de esta exitosa colaboración mutua, la iglesia foránea ha variado su enfoque hacia misión: en lugar de múltiples pequeños esfuerzos comunitario (un disparo tipo escopeta, muchos balines pequeños, dispersos), hoy busca un alto impacto (una tiro de cañón como una bomba) en una misma comunidad, la suya, en su lugar de origen, y la de sus aliados en Alajuelita.

01_15_2007_cca_doc-4.jpg

Niños del Comedor Infantil Oasis


El Centro Cristiano de Alabanza

El CCA, una comunidad con 13 años en Alajuelita y una asistencia promedio de unas 800 personas en los servicios dominicales, desarrolla un ministerio transformador de la comunidad como pocos en América Latina.

Algunos de estos ministerios o programas orientados al desarrollo de la comunidad son:

1. Fundación Oasis, un centro de restauración para hombres, con una capacidad para 35 personas. 7 años funcionando.
2. Para ti Mujer, un hogar refugio para mujeres que han sufrido de violencia física o son adictas a la droga. 5 años funcionando.
3. Hogar de Ancianos: Se creó un albergue temporal para ancianos, mayormente indigentes y abandonados. 7 años funcionando.
El costo mensual promedio de cada persona en los tres centros es de USD $150 dólares.
4. Comedor infantil Oasis que ofrece comida gratuita a unos 170 niños (durante las vacaciones de estudio el número aumenta a unos 250) de lunes a viernes. El presupuesto aproximado es de unos 2 dólares diario por niño por día. 5 años funcionando.
5. Escuela Primaria.
6. Colegio.
7. Clínica Médica.
8. Un campo cerrado de Fútbol 5 con césped artificial.
Atención a familias de extrema pobreza con ayuda para su alimentación y salud
9. Otros: Programa dirigido a prisiones, a indigentes nocturnos y a personas con capacidades especiales.

Todos estos programas o “puertas abiertas” para interactuar con la comunidad son coordinados por la Fundación CCA, dependiente de la Asociación (Iglesia) CCA.

01_15_2007_cca_doc-5.jpg

Michael (1ª. Casa) junto a sus hijos en el interior de su nueva casa.


Impacto

Las dos viviendas terminadas y la tercera por empezar, son ejemplos tangibles para aquellas comunidades cristianas que han visto la necesidad de involucrarse en soluciones habitacionales y no saben cómo, o no se animan a hacerlo.

“Es MI propia casa” dicen las familias. El no sentir que su dinero es desperdiciado en alquileres, que ya no pueden ser echados de las viviendas por decisiones de otros y el poder tomar sus propias decisiones. La inversión segura como familia al dar un techo seguro a sus hijos.

Asimismo manifiestan que después de pasar de un estado de “salir de apuros” a una nueva de “pensar y ordenar sus vidas” les da seguridad, estabilidad y tranquilidad.

Por el tipo de las nuevas viviendas, las familias se consideran menos susceptibles a robos.

El Capital Semilla va creciendo en la medida en que se reciben más donaciones, el bono para la vivienda del gobierno y el repago por las casas.

Para más información escriba a Máximo Cisneros, coordinador del Programa a MCisneros@habitat.org


Escribe tus comentarios a ComunicacionesLAC@habitat.org


Si aún no estas inscripto/a en el BOLETIN DE VIVIENDA y deseas recibir noticias acerca de la vivienda digna en América Latina y el Caribe, con historias como éstas, INSCRÍBETE ya mismo, e invita a tus amigos y compañero/as de trabajo que hagan lo mismo.