You are here

Foro sobre la vivienda en el país latinoamericano más pobre

02_26_2007_foro_haiti_doc-1.jpg

En Haití, cuatro de cada cinco habitantes viven en la más completa indigencia.


Por Máximo Cisneros*

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, febrero 9, 2007.-
Varios actores relacionados con el tema de la vivienda digna se juntaron el pasado 9 de febrero en un Foro sobre la Vivienda, promovido por Hábitat para la Humanidad Haití en el Karibe Convention Center.

Francamente, el lugar de reunión en sí mismo me pareció como una isla de irrealidad dentro de todo lo que había visto hasta ese momento en Haití.

El encuentro tuvo tal relevancia que ameritó notas alusivas en las primeras páginas de los principales diarios como Le Nouvelliste y otros.

Un encuentro importante y relevante
¿Por qué fue tan importante y relevante? Dentro de lo que pude darme cuenta pareciera ser la primera vez que se junta un grupo tan variado con un tema tan específico.

Se tomó en cuenta a la empresa privada, al gobierno y a las más destacadas ONGs invirtiendo en el tema.

No entraré mucho a destacar acerca de los participantes y sus presentaciones. Quiero ir directamente a lo que vi, escuché y aprendí que causaron en mí más impacto y reacción.

La necesidad
Compartimos índices e indicadores alarmantes ¿Cómo no habrían de serlos en el país más pobre de América? Pero es que una cosa es leerlos, escucharlos, y otra muy diferente, verlos a tu alrededor.

Soy latinoamericano, nacido en Perú, con mucha experiencia de viajes. Como tal, he estado expuesto a situaciones de pobreza y necesidad. Sirviendo con Hábitat es todavía más patente la exposición.

Cuando uno escucha números pero no ve caras, realidades, es más difícil hacer la conexión. La unidad en el tiempo y en el espacio de esta clase de índices y realidades tiene que impactar al creyente y a cualquier persona con sensibilidad social.

02_26_2007_foro_haiti_doc-2.jpg

Majina y muchos haitianos han abandonado sus chozas para vivir seguros bajo un techo digno.


La motivación correcta para responder a la necesidad

Estoy leyendo un libro sobre el modelo de liderazgo de Nehemías. No me sorprende darme cuanta que todo el resultado de su servicio y trabajo en la reconstrucción de los muros de Jerusalén empieza en un auténtico sentimiento: La compasión. No me sorprende porque es el mismo sentimiento que mueve a Jesús.

La enseñanza es entonces que la motivación correcta para responder y actuar, debe estar basada en una sincera compasión.

Aunque en el Foro no se tocó específicamente cuáles son las razones que mueven a las organizaciones y sus líderes para servir, quiero creer que fue así. Cuando en mi mesa de trabajo conocí a un voluntario, un servidor de ONGs, que un día, hace 25 años, llegó a Haití con “algo en mente” y que hoy todavía sirve ahí, me confirma un mensaje de esperanza.

El Foro
Torre Nelson, vicepresidente de Hábitat para la Humanidad LAC, reconoció el esfuerzo y avance del programa local. Asimismo, con humildad confesó su insatisfacción del alcance e impacto. ¿Cómo podría ser de otra manera? Viendo la tremenda realidad de necesidad, nunca debemos darnos por satisfechos y debe haber un permanente esfuerzo de ir más allá.

El foro nos hizo ver que muchos de nosotros estamos sirviendo en el área de vivienda digna y que todos tenemos buenas razones para hacerlo.

Pero, fue más que eso. Un espacio donde fue manifiesto el deseo de aliarnos, aportando cada uno en su área de mayor experiencia para lograr un mayor impacto. En mi humilde opinión, esto fue lo más relevante. Ahí mismo, en ese salón, se hicieron las primeras propuestas.

Que importante es el tema de vivienda digna en esta peculiar realidad en que organizaciones con enfoques primordiales en otras áreas, también invierten en la vivienda con ahínco.

Por ejemplo, la presentación de “Food for the Hungry”, además de enfatizar la urgencia del fin primordial de su programa, nos hizo saber de un plan de construcción de 5 mil viviendas en un plazo de dos años. Ya han terminado casi el 50% de ellas en el primer año del programa. Reconocen que la vivienda digna para una familia ayuda mucho en resolver problemas aledaños como salud, autoestima, educación, alimentación y seguridad, entre otros.

Participar con Hábitat para la Humanidad Haití ha sido para mí un proceso altamente educativo. No seré igual después de haber estado ahí. No actuaré igual. Es ya un dicho popular que si sigo haciendo lo mismo, seguirá resultando lo mismo. No estoy dispuesto; no es justo para tanta gente que necesita de nuestra dirección. Confieso ante ustedes y mi Dios, como lo hizo Torre, con la misma humildad, que lo puedo hacer mejor. Y lo voy a intentar. Que Dios me guía y me ayude.

Para comunicarse con Máximo Cisneros, promotor de Movilización Comunitaria escriba a MCisneros@habitat.org


Si aún no estas inscripto/a en el BOLETIN DE VIVIENDA y deseas recibir noticias acerca de la vivienda digna en América Latina y el Caribe, con historias como éstas, INSCRÍBETE ya mismo, e invita a tus amigos y compañero/as de trabajo que hagan lo mismo.