You are here

Forjando confianza, suscitando esperanza, construyendo hogares

03_07_2007_cuaresma_hphbrasil_doc-1.jpg

La brigada de voluntarios extranjeros listos para empezar la construcción.


Por Máximo Cisneros

PORTO ALEGRE, Brasil, marzo de 2007. Nuestros colegas de Hábitat Brasil concibieron el proyecto de “Cuarenta días de solidaridad” pretendiendo lograr construir 40 viviendas en los 40 días de Cuaresma.

Para Stephanie Banas y mi persona ha sido un gran privilegio poder liderar la primera brigada que llegó a la comunidad de O Progresso y Bon Fin.

Los 13 voluntarios, 7 mujeres y 6 hombres, creíamos que llegaríamos a construir las primeras 3 de las 40 casas. Fue mucho más que eso lo que construimos.

Aprendimos que esa comunidad había tenido malos resultados en experiencias anteriores de trabajo con voluntarios: ofrecían que llegarían y no llegaban. Ofrecían hacer y no hacían.

El sentido de desconfianza se notó desde la inauguración del evento cuando en la iglesia Luterana local, ante representantes de las autoridades, socios locales, familias que habrían de ser beneficiadas y la presencia de los brigadistas, el Presidente de la Cooperativa El Progreso, dio un muy pequeño discurso: “Yo agradeceré y celebraré cuando vea la obra terminada”. El reto estaba puesto.

Durante los siguientes días la brigada empezó a forjar un destino en la comunidad. La iglesia local abrió sus puertas para ser nuestro centro estratégico y nos ganamos su confianza muy rápidamente. El Pastor, don Luís Henrique, no cesaba de confesar su asombro por la motivación y el esfuerzo que el grupo prodigaba en todo momento.

03_07_2007_cuaresma_hphbrasil_doc-2.jpg

Máximo (sentado en el centro) junto a los voluntarios y dueños de casa.

Cuando llegó el sábado, 5º día de arduo trabajo, y las 3 casas estaban completadas hasta la viga corona ya todos éramos muy bienvenidos y aceptados.

Los niños habían aprendido sus primeras palabras en inglés y nos saludaban con entusiastas voces de “hello, hello!!!” cada vez que pasábamos frente a sus humildes viviendas.

Y a la hora de la despedida no faltaron las lágrimas de agradecimiento mutuo y ese dolor en el pecho de todos. Un ferviente deseo de quedarnos; un anhelo de recibir a más como estos primeros.

El reto para nuestros hermanos que siguen es grande: tenemos que terminar esas 40 viviendas. Pero, más allá que eso, tenemos que afianzar la confianza que ya se ha generado y confirmar que hay esperanza.

Así como las familias que no están dispuestas a seguir siendo marginadas, nosotros, los brigadistas internacionales, sabiamente guiados y apoyados por nuestros colegas de Hábitat Brasil y los aliados que han incluido, estamos obligados a sacar adelante la tarea.

Sé que juntos podemos hacerlo. Que Dios bendiga nuestro esfuerzo.

Para mas información escriba a Elves Castillo, Assessor de Relaçãoes com Igrejas a elvescastilho@habitatbrasil.org.br Visite: habitat@habitatbrasil.org.br


Si aún no estas inscripto/a en el BOLETIN DE VIVIENDA y deseas recibir noticias acerca de la vivienda digna en América Latina y el Caribe, con historias como éstas, INSCRÍBETE ya mismo, e invita a tus amigos y compañero/as de trabajo que hagan lo mismo.

1 ׀ 2 ׀ 3 ׀ 4 ׀ Siguiente ->