You are here

“Diosidencias”

03_26_2007_cuaresmaf_doc-1.jpg

Máximo Cisneros, ayuda a construir una de las 40 casas en Sao Leopoldo


Por Máximo Cisneros

RIO GRANDE DO SUL, Brasil, marzo 2007-

Me gusta usar el término “Diosidencias” cuando reconozco coincidencias donde la Mano de Dios parece haber tenido mucho que ver. Seguramente a ti también te ha pasado: tienes una necesidad, una inquietud, y pronto aparece la solución, la respuesta. Es casi obvio. Aparece donde menos lo esperabas, coinciden circunstancias que se pueden haber gestado años antes.

Creo que el evento de Hábitat Brasil “40 Días de Solidaridad” está cargado de Diosidencias.

El plan inicial
El plan inicial, desde hace ya más de dos años, siempre fue construir en un lugar de Porto Alegre donde hay una tremenda necesidad.

Y Hábitat  juntó a los socios más poderosos e influyentes posibles. Por parte de la comunidad estaban presentes y dispuestas a logarlo: la prefectura, las familias residentes afectadas, la congregación de Maristas que trabaja en la zona desde hace décadas, las cooperativas de la comunidad, el hospital más poderoso e influyente de la ciudad y una reconocida escuela de teología.

Teníamos ofertas de apoyo internacional, del Consejo Mundial de Iglesias y del Consejo de Iglesias de Estados Unidos.

Con todos estos poderosos aliados, no se pudo conseguir los permisos para construir las viviendas en la Isla Grande Marineros en Porto Alegre.

Comienzo de las Diosidencias
Cuando la decisión de cancelar el proyecto de “40 Días de Solidaridad” en Porto Alegre era la más obvia, comenzó las Diosidencias… una llamada de la ciudad de San Leopoldo, a 30 minutos del aeropuerto de Porto Alegre, una invitación a que participemos en un proyecto comunitario cooperativo…una llamada de Ademar Marquez, director nacional de Hábitat Brasil, a la prefectura de San Leopoldo.

El amigo por 20 años, de Ademar, en luchas sociales es el Secretario de Asistencia Social…el Prefecto, resulta también ser amigo de Ademar. Éste tiene una larga historia de trabajo en el tema de vivienda digna para todos los brasileros…las familias de las cooperativas están listas para empezar la construcción de sus viviendas… los recursos económicos para las casas están asegurados por el Gobierno Federal (Caixa) … la pequeña iglesia local, en medio de las cooperativas de la comunidad, a nuestra primera invitación a ser parte, acepta ser el centro de operaciones de las brigadas de voluntarios de Hábitat, proveyendo los almuerzos, un lugar para descansar

Asimismo, potenciales socios de Hábitat en otros proyectos deciden aportar apoyo técnico con ingenieros y maestros de obra calificados… la iglesia luterana de la ciudad se involucra y organiza la inauguración y bienvenida… el Sínodo Luterano, por medio de los líderes de la una de las más prestigiosas universidades de teología también apoya activamente… la prefectura facilita sus instalaciones para las reuniones, provee el transporte de los voluntarios de manera gratuita….los brigadistas internacionales se apuntan a última hora…sus donaciones sobrepasan lo que les pedimos…Los hoteles hacen descuentos, los proveedores hacen descuentos… los medios de comunicación cubren el evento de manera más que reiterativa…

¿Saben? Si pienso un poco más podría seguir la lista de todos esos factores que coincidieron… Pero, acaso ustedes ahora, como yo desde que lo vi con mis propios ojos, ¿no creen que esta es una preciosa “Diosidencia”?

Para mas información escriba a Elves Castillo, Assessor de Relaçãoes com Igrejas a elvescastilho@habitatbrasil.org.br Visite: habitat@habitatbrasil.org.br


Si aún no estas inscripto/a en el BOLETIN DE VIVIENDA y deseas recibir noticias acerca de la vivienda digna en América Latina y el Caribe, con historias como éstas, INSCRÍBETE ya mismo, e invita a tus amigos y compañero/as de trabajo que hagan lo mismo.

1 ׀ 2 ׀ 3 ׀ 4׀ 5 ׀ 6 ׀