You are here

Albañiles “made in” Harvard

Por Osmin García, Publicado por Tiempo Digital
TEGUCIGALPA, Honduras, Marzo 28, 2008.-
Once jóvenes estudiantes de la prestigiada Universidad de los Estados Unidos están ayudando a construir el hogar de una humilde campesina hondureña

Muchos hubieran preferido vacacionar en cualquiera de las islas paradisíacas del Caribe y/o disfrutar en alguna playa o centro turístico de Centroamérica u otro país del mundo, sin embargo, por el espíritu de humanismo que los caracteriza, decidieron tomar piochas, palas, barras, guantes y otras herramientas de trabajo y venir al país a ayudar en la construcción de viviendas para familias pobres.

Se trata de once jóvenes estudiantes de la prestigiada Universidad de Harvard de los Estados Unidos, entre ellos siete mujeres, quienes a pesar de su condición económica e intelectual dispusieron pasar parte de sus vacaciones en el barrio Las Pilas en Talanga, Francisco Morazán, abriendo zanjas, armando hierro y pegando ladrillos del hogar de una humilde campesina de esa localidad.

Los jóvenes, quienes estudian las carreras de Física, Criminología, Bioquímica, Biología, Filosofía, Historia, Neurobiología y Gobierno, entre otras, llegaron al país el viernes anterior luego de ahorrar durante un año parte de los costos de su estadía en el país, para lo cual realizaron diferentes actividades como vender libros y asear las habitaciones de sus compañeros de universidad, ya que sus ilusiones fueron, según indicaron a TIEMPO, conocer y compartir las necesidades de los pobres de esta nación.

Los estudiantes de Harvard son voluntarios que a petición del proyecto “Habitat para la Humanidad”, institución que construye casas para los más pobres, decidieron viajar al país y contribuir por seis días en la edificación de la vivienda de la compatriota Claudia Inés Benítez, en la ciudad de Talanga.

Emocionados
“Estamos muy emocionados y orgullosos de venir a este país y contribuir un poquito en la construcción de esta casa; decidimos de manera voluntaria viajar a Honduras para conocer de cerca las necesidades de este pueblo y tener un intercambio cultural; la gente es muy amable y nos tratan bien”, dijo Arón García, coordinador del grupo y que habla poco español.

Arón, quien cursa el tercer año de la carrera de Bioquímica, indicó que para llegar al país y su estadía, los costos para el grupo superan los 20 mil dólares, de los cuales 10 mil se los proporcionó la Universidad de Harvard y el resto fue aportado por él y sus compañeros.

Los jóvenes inician sus labores desde las 8:00 de la mañana, luego que se colocan sus respectivos guantes, pantalones de azulón y zapatos tipos burros o tenis y entre bromas y cánticos que sólo ellos entienden, algunos proceden a excavar con pesadas piochas y barras donde estarán los cimientos de la vivienda de bloques que aspiran dejar avanzada en una buena parte, mientras otros sacan la tierra en carretillas de mano.

Las más emocionadas de la ardua faena, propio para varones, son las mujeres, quienes a pesar de la dificultad por el uso de la piocha sólo se detienen para tomar agua y limpiarse un poco el sudor y no permiten que nadie les ayude, ya que según Luis Díaz, coordinador de la brigada para Honduras, las muchachas quieren contribuir en la construcción de la obra.

La actividad de los superdotados estudiantes termina a las 4:00 de la tarde y luego de varios minutos de descanso se trasladan a un hotel de Valle de Angeles, a 45 kilómetros de Talanga, donde estarán albergados hasta el día de su salida.

Frijoles y baleadas
“Ya comimos frijoles, baleadas, plátanos fritos y hasta mangos, todo es muy rico y estamos felices de compartir con familias de Honduras; algunos de los compañeros antes estuvieron en Guatemala y El Salvador, pero la mayoría hacemos este trabajo por primera vez”, dijo Maryam Janani, estudiante del tercer año de Neurobiología, mientras picaba con una piocha afanosamente.

Por su parte Amy Wu, estudiante de origen Chino y que radica en los Estados Unidos desde hace 15 años, manifestó que antes de viajar a este país sus compañeros le encomendaron buscar en el internet la nación a visitar y tras navegar por muchas horas se decidió viajar a Honduras por sus bellezas naturales y las costumbres de la población.

Los estudiantes antes de retornar a su país de origen visitarán diferentes lugares turísticos, como parte de las actividades a realizar aquí. Desde el viernes que llegaron a Tegucigalpa se integraron a las diferentes actividades religiosas de la Semana Santa y el fin de semana viajaron al Puerto de Amapala, en el departamento de Valle.

¿Quiénes son?
La Universidad de Harvard (en inglés: Harvard University) es una de las instituciones educativas más prestigiosas de Estados Unidos y del mundo. Se considera la más antigua de este país del norte y fue fundada el 8 de septiembre de 1636 como New College en Cambridge (Massachusetts), y rebautizada el 13 de marzo de 1639 en honor a John L. Harvard, uno de sus principales mecenas.

En promedio, esta universidad privada tiene una población estudiantil de alrededor de 6,650 estudiantes de licenciatura (primer ciclo) y unos 13,000 a nivel postgrado (segundo y tercer ciclo). Siete presidentes de los Estados Unidos se han graduado en la Universidad de Harvard.

Los voluntarios
Aron García, Ami Wu, Maryam Janani, Danielle Schnur, Shaun Low, Carin Eisenstein, Noor Lobal, Sagar Mehta, Jesica Walter, Jordan Roberts y Patrick Kuhn.