You are here

Levantémonos y Edifiquemos 2008

Por Elsy Guzmán
SANTA ANA, El Salvador, Mayo 2008.-
Amor, bondad, solidaridad y buena voluntad se vivió en el evento de Levantémonos y Edifiquemos 2008, que se llevó a cabo en la Comunidad Modelo Charlotte en Santa Ana del 17 al 22 de marzo, y que contó con el apoyo de 94 voluntarios internacionales y 380 voluntarios nacionales.

El evento fue una oportunidad para promover la construcción de 33 viviendas simultáneamente, de las 54 que contempla proyecto integral de la Comunidad Modelo Charlotte. Logro que fuera posible gracias al apoyo de 94 voluntarios internacionales y 380 voluntarios nacionales. Un total de 474 voluntarios que aportaron 5,873 horas de intenso trabajo.

Más de 50 familias que no tenían posibilidad de obtener un financiamiento para una vivienda digna, fueron escogidas por Hábitat para la Humanidad para hacer realidad su sueño: ¡tener un techo digno!

“Muy pocas familias salvadoreñas tienen un lote o una parcela donde construir su casa” explica Jorge Molina, Director Ejecutivo de Hábitat para la Humanidad.

Es la razón principal de la Comunidad Modelo Charlotte, que permite la ayudando a 54 familias a resolver su problema de falta de tierra y casa. También servicios básicos, tratamiento de aguas negras y desechos sólidos. Además se está beneficiando a la comunidad con una guardería para el cuidado de los niños.


EL EVENTO EN CIFRAS
33 casas construidas
5,873 horas trabajadas
380 voluntarios nacionales
94 voluntarios internacionales

Para Stephanie, una de las voluntarias, el evento fue genial porque fue una experiencia bien bonita. 

“En cuanto a mi carrera (Arquitectura) me sirve mucho y además llevarse con los voluntarios nacionales e internacionales, hacer cosas para gente que los necesita, fueron las cosas más importantes para mí. Si se da la oportunidad me gustaría que se repitiera”, afirmó la voluntaria.

Noemí Carías, es una de las beneficiarias de una de las casas construidas en el evento Levantémonos y Edifiquemos 2008. Ella padece de artritis reumatoidea, una enfermedad crónica y progresiva que ocasiona la inflamación de las articulaciones, debilitándolas a tal grado que puede provocar su desintegración.

Noemí expresó, “en la construcción de mi casa, me sentí bien apoyada, pues no es común que personas pretendan ayudar. Dios tocó sus corazones. Me he sentido bien feliz porque los voluntarios no dijeron no, todavía están en la voluntad de hacerlo”.

Los líderes de la iglesia a la que Noemí pertenece están en búsqueda de más voluntarios dentro de la iglesia para seguirla apoyando.

Ella está a la espera de la entrega de su vivienda, y con mucho optimismo enuncia “Dios es el que prepara los senderos y corazones; Un agradecimiento de todo corazón, pues uno como humano piensa que esto no va a suceder”.

“Mis hijos están súper emocionados - añade Noemí -, principalmente porque el mayor ya cumplió 18 años y le acabo de dar la noticia de que la casa va a salir a su nombre”.

El hijo de Noemí trabaja en una Heladería de 8:00 am a 5:30 p.m.. Está estudiando su primer año de bachillerato en el programa EDUCAME, programa que ofrece servicios educativos flexibles a la población joven que abandonó sus estudios,  y se graduará dentro de un año.

Para más información escriba a Elsy Verónica Guzmán, Gestión de Recursos y Comunicaciones a Eguzman@habitatelsalvador.org.sv Visite www.habitatelsalvador.org.sv


Si aún no estas inscripto/a en el Boletín de Vivienda Digna y deseas recibir noticias acerca de la vivienda digna en América Latina y el Caribe, con historias como éstas, INSCRÍBETE ya mismo, e invita a tus amigos y compañero/as de trabajo que hagan lo mismo