You are here

Dando la mano en un Haití devastado por huracanes

En algunas áreas de Haití, las familias socias de Hábitat dan refugio ante el desastre, mientras que en las otras partes del país hay infraestructura que requiere reparaciones urgentes.

:\Documents and Settings\sbanas\My Documents\_Work for SBanas\Web\Boletin LAC\Boletin_Sept_08\Haiti update\photos\2C0BF1GZTO_J.jpg

Familias atraviesan un río después de las inundaciones cerca de Port-au Prince


BERCY, HAITI (Septiembre 2008) -
Unos 200 residentes locales descendieron a una comunidad Hábitat en el pueblo de Bercy, un lugar excepcional en la provincia de Cabaret que no sufrió inundaciones severas como resultado de una reciente ola de huracanes. Un total de 39 familias socias en esta comunidad abrieron las puertas de sus hogares Hábitat a sus vecinos y familiares en busca de refugio de la tormenta. Con el apoyo de la municipalidad local, Hábitat Haití brindó alimentos a los refugiados.

Las evaluaciones iniciales indican que 49 casas Hábitat en varias comunidades de Haití se inundaron durante los desastres consecutivos, que incluyen la tormenta tropical Fay y los Huracanes Hanna, Gustav y Ike, los cuales azotaron la isla durante un corto período de cuatro semanas comenzando a mediados de agosto. Aparte de la necesidad de pequeñas reparaciones, todas las casas Hábitat siguen en pie.

Delfort Muchelin, padre de una de las familias afectadas en la Meseta Central, cuenta esta historia, “Estaba en mi casa alrededor de las 7pm cuando escuché un ruido. Abrí la puerta para ver que era, y el agua inundó la casa. Apenas tuve tiempo suficiente para agarrar a mi esposa y dos niños. Cuando traté de regresar, el sitio completo estaba sumergido—incluyendo 2-3 metros dentro de cada casa. Todos nuestros documentos y pertenencias personales han sido destruidos. La casa Hábitat, sin embargo, por dicha está a salvo y solamente necesita ser limpiada.”

Según Claude Jeudy, Director Nacional de Hábitat Haití desde el 2004, el impacto económico a largo plazo de los recientes huracanes en Haití será serio. En este contexto, el apoyo de Hábitat en los esfuerzos de reconstrucción es vital.

Quedándole aún tres meses a la temporada de huracanes del 2008, unas 800.000 personas—cerca del 10% de la población de Haití—tienen ya una necesidad urgente de asistencia humanitaria. De acuerdo con reportes del 15 de septiembre, OCHA ha identificado al menos 423 muertes oficiales como consecuencia de las tormentas.

En Gonaives, donde personal del Centro de Construcción y Capacitación de Hábitat fue obligado a evacuar en un barco brindado por Food for the Poor, las aguas subieron a más de 6 pies, y el alimento y agua potable virtualmente se han acabado. Unas 60.000 personas permanecen en albergues sin alfombras para dormir, servicios sanitarios, ni suministros médicos.

Jeudy habló con la propietaria de una casa Hábitat en Gonaives. “Ella y otros catorce miembros de su familia pasaron un día y una noche enteros sobre el techo plano de concreto de su casa Hábitat,” él transmite. “El agua continuó subiendo.”

\Documents and Settings\sbanas\My Documents\_Work for SBanas\Web\Boletin LAC\Boletin_Sept_08\Haiti update\photos\sept11_REUTERS_LoganAbassi.jpg

Esperando alimentación en Gonaives

Además de un número trágico de pérdidas humanas, el sector agrícola de Haití también ha sufrido pérdidas irrecuperables. La mayoría de los terrenos cultivables están sumergidos, y las cosechas han sido reducidas o destruidas en medio de una ya aguda crisis alimentaria nacional

La infraestructura también fue brutalmente impactada, dejando puentes y carreteras principales intransitables, atrasando así la ayuda humanitaria a muchas áreas.

Muchos edificios escolares han sufrido daños significativos, y los que siguen en pie están siendo utilizados como albergues temporales. La fecha oficial de reapertura de clases para la juventud haitiana ha sido postergada indefinidamente.

La respuesta de Hábitat
La estrategia inicial de respuesta a desastres de Hábitat para la Humanidad se enfocará en las comunidades afectadas donde Hábitat ha establecido sus programas. La recuperación incluye construir nuevas casas básicas y reparar casas que están dañadas, brindar empleo y apoyar a emprendedores para fomentar la reconstrucción y estabilidad económica, facilitar el acceso a materiales de construcción de bajo costo, y brindar capacitación en la prevención y mitigación de desastres.

Según Jeudy, “En este momento es difícil decir exactamente cuánto costarán los esfuerzos de respuesta.” Debido a la actual crisis económica en el país, los precios de los materiales de construcción se han elevado considerablemente, y él prevé que estos continúen aumentando. En los últimos tres meses, el costo de varillas de hierro se ha duplicado, el cemento se ha incrementado un 66 por ciento, y la gasolina ha subido considerablemente.

HPH Haití está investigando métodos innovadores para reducir el costo de las reparaciones de las casas, pero la necesidad de fondos adicionales para poder responder es crítica. Mario Flores, director de operaciones de campo de respuesta a desastres para Hábitat para la Humanidad Internacional, agrega que el apoyo de los generosos donantes de Hábitat es lo que permite al ministerio de vivienda hacer una verdadera diferencia en la reconstrucción de las vidas de las familias, no sólo en Haití sino alrededor del mundo.

:\Documents and Settings\sbanas\My Documents\_Work for SBanas\Web\Boletin LAC\Boletin_Sept_08\Haiti update\photos\2008-09-10T040025Z_01_HTI34.jpg

Miembros de las Naciones Unidas de Argentina brindan seguridad a un centro de distribución de alimentos en Gonaives.


Desastres y vulnerabilidad

La posición de Haití en la región del Caribe repetidamente lo coloca en la trayectoria directa de las tormentas, lo que significa que las comunidades en recuperación frecuentemente son golpeadas varias veces durante una sola temporada. De 1994-2008, 15 huracanes y/o tormentas tropicales azotaron la isla.

Agravando el problema, aproximadamente 30% del terreno montañoso de Haití se eleva a más de 100 metros sobre el nivel del mar, y la severa deforestación ha desprovisto a más del 99% de este terreno de su cobertura forestal. Esto significa una erosión inmediata y significativa durante tormentas, lo cual resulta rápidamente en una escasez de agua potable, pérdidas agrícolas al tiempo que las tierras cultivables son arrastradas hacia el mar, y deslaves peligrosos. Adicionalmente, la obstrucción de los canales de irrigación y drenaje resulta en mayores y más profundas inundaciones—perpetuando así un círculo vicioso para la población haitiana.

HPH Haití asiste a familias vulnerables con sus necesidades de albergue al brindar préstamos accesibles para viviendas básicas, acceso a materiales, asistencia técnica y capacitación vocacional a través de los Centros de Construcción y Capacitación (CCC), capacitación en conocimientos financieros, y formando asociaciones para reparar, ampliar, o mejorar albergues existentes. Desde 1982, HPH Haití ha respondido a la devastación causada por huracanes y otros desastres, ayudando a las familias a reconstruir y promoviendo casas resistentes a desastres y capacitación para la mitigación de desastres, donde los participantes aprenden cómo minimizar el riesgo hacia sí mismos y hacia sus casas ante futuras tormentas.

Para más información sobre la respuesta de Hábitat en Haití, favor contacte a disaster@habitat.org.