You are here

La nueva constitución de Ecuador “deja el pasado atrás”

Colegas en Ecuador comentan sobre el significado de una nueva e innovadora constitución, aprobada este septiembre, la cual explícitamente apoya el derecho al alojamiento adecuado.

 

uador

   


ECUADOR (Septiembre 28, 2008)
– Una nueva constitución en Ecuador recientemente se ha convertido en la primera de la región en alinear legislación nacional con obligaciones internacionales de derechos humanos en cuanto al alojamiento. El título de la nueva constitución: Dejemos el pasado atrás, ciertamente es un salto progresivo de la sombra de una historia menos equitativa. La nueva constitución de Ecuador hace respetar el derecho a la vivienda adecuada, al hábitat seguro y saludable, y a los servicios públicos, infraestructura, saneamiento, espacios y terrenos públicos. La nueva ley también garantiza el apoyo gubernamental en la defensa de estos derechos, a través de programas que promueven la producción social de vivienda y mejoran la vivienda precaria, apoyan el financiamiento del sector público para los grupos más vulnerables como las mujeres jefas de hogar, y apoyan la equidad cultural y la dotación ininterrumpida de los servicios públicos como agua, electricidad, escuelas y hospitales. Créanlo o no—hay más.

El reconocimiento de estos derechos no es el único paso progresivo que Ecuador ha tomado en su nueva redacción. La constitución también reconoce la naturaleza de Pacha Mama, la Diosa cuya nombre en quechua significa “Madre Tierra” y es venerada por grupos indígenas andinos, como un sujeto de derechos defendibles por ley. Adicionalmente, sumac kawsay, que se traduce como “el concepto de la vida balanceada,” es ahora un término apoyado en la misma redacción de la constitución. Sumac kawsay, entre otras cosas, defiende el derecho de la naturaleza a mantener y a regenerar ciclos vitales, protege diversidad nacional y prohíbe la privatización de recursos naturales como el agua.

Hábitat para la Humanidad Ecuador forma parte de una red cuyas propuestas se incluyeron en el texto de la nueva constitución. El Contrato Social por la Vivienda (CSV), creado en el 2005, es una red de ONG, instituciones financieras, comercios, profesionales, académicos, e instituciones de Quito. El papel del CSV es proponer estrategias que apoyan el derecho a estilos de vida sostenibles a través del acceso a la vivienda digna y la ciudad. Oscar Veintimilla, Director Nacional de Hábitat para la Humanidad Ecuador, describe el grupo como “un espacio para la participación, acción y cohesión, mediante el cual podemos impulsar los derechos de la vivienda y la ciudad en la política.”

Hábitat Ecuador ha jugado un papel clave en traer las voces de las poblaciones fuera de Quito hacia el CSV a través de un proyecto denominado “Comunidades alzan la voz.” El proyecto organizó a ciudadanos de áreas donde Hábitat tiene presencia, tales como Tosagua y Guayaquil, y luego trajo sus opiniones a la mesa.

Stephanie Banas, representando Hábitat América Latina/Caribe, pidió a Oscar Veintimilla su perspectiva sobre la nueva constitución, el proceso que conllevó llegar a esto y que pasará próximamente.

Stephanie – ¿Cuál es el significado de esta nueva fase política en Ecuador?
Oscar
– La nueva constitución de Ecuador es un vivo ejemplo de lo que puede pasar cuando la sociedad civil presiona tanto al gobierno que se convierte en protagonista…las organizaciones civiles, en cierto sentido, se han transformado en los ojos de la nación y el brazo de su política.

Stephanie – ¿Cómo podría esta constitución servir de ejemplo para el resto del mundo?
Oscar
– Ciertamente no hay una sola receta que funcione en toda situación. Yo creo que lo que sí funciona es fortalecer las organizaciones civiles, y de ahí buscar cambios y soluciones que reorientarán al gobierno hacia la población y hacia la restauración de sus derechos. Las organizaciones civiles no deben enfocarse únicamente en actos de caridad, sino también en actos de abogacía.

Stephanie – ¿Que papeles cumplió Hábitat para la Humanidad Ecuador en la formación de la nueva constitución?
Oscar
– Hábitat Ecuador fue uno de los miembros fundadores del CSV en el 2005. Participó en marchas y protestas a favor del derecho a la vivienda y a la ciudad, tomó parte en discusiones con el Ministerio de Vivienda, contribuyó a cambios en el texto de la constitución y motivó a otros a unirse al proceso.

Stephanie – ¿Cuáles son los siguientes pasos para Ecuador y cuál es el papel de Hábitat?
Oscar
– Ahora que la constitución se ha aprobado, necesitamos presionar para la construcción e implementación de nuevas políticas tangibles. Hábitat Ecuador tomará parte en estas discusiones… en realidad, nos hemos transformado en agentes de abogacía para la vivienda y facilitadores de oportunidades para participar en estos procesos. Nuestro papel debería ser el de un catalizador, asegurando que estos espacios continúen reflejando la misión de Hábitat de eliminar condiciones de vivienda inadecuada de la faz de toda nación.