You are here

Un voluntario en México todavía se encuentra tiempo para dar a los demás

Marzo 14, 2009

   
 

03_13_2009_vol_mex_esp-1.jpg

   


Esta es la historia de Efrén Barragán Pérez, un ingeniero civil y comerciante que, entre otras cosas, busca alternativas de construcción para brindar a las familias la mayor optimización de materiales y espacios para desarrollar su vivienda.

Efrén Barragán Pérez de 46 años de edad, originario de San Juanito, municipio de Bocoyna, Chihuahua, es ingeniero civil y comerciante por profesión. El atiende junto con sus padres un negocio de refaccionaría y ferretería de gran surtido y reconocimiento en la región. Desde el año 2004, los de Hábitat para la Humanidad México (HPH México) lo detectó como voluntario potencial por su arraigo y participación en los eventos de interés comunitario en su comunidad.

Mientras Efrén era miembro del club rotario, y fue invitado a participar como voluntario en HPH México por Ana Isela Pérez Ramos (miembro del Comité Regional y de la Comisión de Integración de Voluntarios de Hábitat México en el Afiliado Rarámuri). El accedió, y comenzó a asistir a las reuniones ordinarias con lo que se pretende concluir con el proceso de integración y convertirse en miembro voluntario.

El 18 de junio 2004, en la Asamblea Regional, el ingeniero Efrén inició su labor con Hábitat México de manera formal, formando parte del subcomité de construcción. Su función es buscar alternativas de construcción que permitan a las familias la mayor optimización de materiales y espacios para desarrollar su vivienda, también apoya en la realización de presupuestos familiares con cada familia directamente en su comunidad y lugar de construcción.

Como parte del comité regional, Efrén participa también en la selección de familias y asambleas ordinarias mensuales, en las cuales su gran visión y conocimiento—de las familias así como de sus necesidades—le permite tener aportaciones de suma importancia para la toma de decisiones a favor de HPH México así como de las familias solicitantes.

En el año de 2004, se inscribió como voluntario en un proyecto de construcción en Veracruz conocido como Proyecto Jimmy Carter, en el cual el ingeniero logró enamorarse del programa al ser impactado por la participación de tanto voluntario de todo el mundo en el evento. Allí tuvo la oportunidad de conocer e intercambiar experiencias, así como afianzar su interés de participación con la organización.

A su regreso, Efrén comentó que “nunca se imaginaba que tan satisfactorio y motivante es participar en una labor así, donde se manifiesta claramente la presencia de Dios y el amor al prójimo”.

Según el personal del Afiliado Rarámuri, “Efrén es un hombre de muy buen carácter, servicial, participativo muy buen amigo y de una reputación intachable muy querido y reconocido en su comunidad. Su gran amor por su hijo y sus padres lo lleva a ser una persona que siempre está preocupado por ellos”.

Además de dedicarse a su negocio de refacciones, el más reconocido de la región, todavía se da el tiempo para apoyar la labor de Hábitat para la Humanidad México y está presente en todas las tomas de decisiones así como dispuesto a recibir, debatir y apoyar la información y los cambios más novedosos que se generan.

Para más información sobre Hábitat para la Humanidad México visítales en su página web.

Por Ramiro de Jesús Millán González, Coordinador de Programa Rarámuri de Hábitat para la Humanidad México.

Foto cortesía de HPH México:
El Señor Efrén (primer plano, camisa negra), participa en un evento de Hábitat México.