You are here

Construyendo un sueño en Montería, Colombia

Junio 10, 2009

 

06_10_2009_colombia_esp-1.jpg

   


“Le agradezco de todo corazón…el haber tenido en cuenta nuestra situación familiar, de vivienda, económica y social en la que me desenvuelvo, para así, proporcionarnos el apoyo humano, técnico y económico el cual se ve reflejado en la construcción de una vivienda digna para mi familia donde podré tener bienestar, seguridad, y pensar así en ir mejorando mi situación de vida”.
-Irna Palencia Solar

Montería, conocida también por los nombres de “Capital Ganadera de Colombia”, “La Perla del Sinú” y “La Ciudad de las Golondrinas”, se encuentra en Córdoba, Colombia.

Córdoba es, junto al Chocó, el departamento más pobre del país. Casi el 70 por ciento de su población tiene necesidades básicas insatisfechas, y un 36 por ciento vive bajo el umbral de la miseria. (Departamento Nacional de Estadística)

A este problema se suma el alto índice de desplazamiento forzado, se ha registrado un incremento sostenido del desplazamiento entre municipios. En el año 1997 habían unas 8.500 personas asentadas fundamentalmente en los municipios de Montelíbano, Puerto Libertador, Tierralta y Montería. En diciembre de 2001, esta cifra aumentó a 37.926 personas desplazadas. Los últimos datos de febrero de 2002 indican que el 89 por ciento de los desplazados de Córdoba se encuentran concentrados en los municipios de Tierralta y Montería.

La familia de Irina Palencia Solar, conformada por sus hijos; Duban, José David y Ana Maria, no fue ajena a esta situación. Irina fue desplazada por la violencia del Municipio de Moñitos hace 15 años. Desde su llegada a Montería debió luchar por conseguir un techo donde vivir y de esta forma poder brindar un mejor bienestar a sus hijos.

Irina trabaja en un hotel de la ciudad en servicios generales y devenga un sueldo de menos de US$100 mensuales, ella y sus hijos vivían en el barrio Mocari en condiciones de hacinamiento en una habitación donde convivían con otra familia. Viendo esta situación ella decide conseguir un lote y pagarlo como fuera posible, pues su sueño era construir en el su vivienda para poder vivir dignamente.

Luego de pasar necesidades, por intermedio de Hábitat para la Humanidad Colombia, la familia Palencia conoce a Andrew Archie Johnston, voluntario procedente de Canadá, quién tampoco fue ajeno a esta situación y decide apoyar con el dinero para la construcción de la vivienda.

Irlina expresó su gratitud, diciendo, “en nombre de Dios, mis hijos—Duban, José David ana Maria y el mío propio—le agradezco de todo corazón al señor Andrew y a la empresa que representa, el haber tenido en cuenta nuestra situación familiar, de vivienda, económica y social en la que me desenvuelvo, para así, proporcionarnos el apoyo humano, técnico y económico el cual se ve reflejado en la construcción de una vivienda digna para mi familia donde podré tener bienestar, seguridad, y pensar así en ir mejorando mi situación de vida”.

Paola Mora es la Comunicadora Nacional de Hábitat para la Humanidad Colombia.

Foto cortesía de Hábitat Colombia.