You are here

Espíritu solidario cambia la vida de familias en Itapúa, Paraguay

Julio 21, 2009

 

07_21_2009_distritojesus-1.jpg

   


Hábitat para la Humanidad Paraguay y organizaciones aliadas terminarán 11 viviendas en el distrito de Jesús, con el apoyo de la organización “Prints of Hope” (huellas de esperanza) y el programa de Hábitat “Aldea Global”.

Distrito Jesús de Tavarangüe, Itapúa—Pese a la inclemencia del clima, tres viviendas fueron concluidas y entregadas a familias en pobreza extrema del distrito de Jesús, en el marco de una emotiva celebración que reunió a 39 voluntarios de la ONG “Prints of Hope” y otros 19 del Programa “Aldea Global” de Hábitat para la Humanidad.

“La meta es construir 11 viviendas, pero pudimos trabajar sólo tres días de esta semana a causa de la lluvia. Por lo tanto, los voluntarios de Hábitat para la Humanidad seguirán trabajando para concluir lo que falta”, comentaron los representantes de las organizaciones involucradas.

El distrito de Jesús está ubicado a 35 kilómetros de Encarnación y es conocido por las Ruinas Jesuíticas ubicadas en la zona. Las 11 familias beneficiadas viven en condiciones inadecuadas, son numerosas y comparten viviendas pequeñas y muy precarias. En este caso, las nuevas viviendas son donadas casi en su totalidad a estas familias.

“Hábitat para la Humanidad tiene un compromiso muy serio con los diferentes sectores sociales de nuestro país, uno de ellos corresponde a aquellas familias con ingresos por debajo del salario mínimo, si tienen ingresos, o aquellas que viven de la ayuda de los vecinos. Considerando esto, no podemos decir que todos somos iguales. Por lo tanto, Hábitat para la Humanidad cree en un proyecto de asociación con otras organizaciones, para poder brindar soluciones”, comentó Mary Lechenuk, Directora Nacional de Hábitat para la Humanidad, destacando la alianza con otras organizaciones para este proyecto.

 

07_21_2009_distritojesus-2.jpg

   


La suma de esfuerzos es la clave

Ya hace 2 años que el Sanatorio Adventista de Hohenau inició los preparativos del Proyecto “Dejando Huellas” con la organización no gubernamental de EEUU, “Prints of Hope”. Luego se sumaron Hábitat para la Humanidad Paraguay, la municipalidad y la gobernación local.

Juntas, estas organizaciones realizaron la selección de las familias en el distrito de Jesús, considerando las necesidades más urgentes. El pasado 3 de julio, se inició la construcción de 11 viviendas que representarán un notable cambio en la calidad de vida de cada una de estas familias.

“Es emocionante; es hermoso que una persona pueda vivir mejor porque otras vinieron aquí, con un mensaje transformador. Construir estos hogares es el inicio del cambio”, manifestó Oscar Tapia, en representación del Sanatorio Adventista.

“Prints of Hope” reúne a jóvenes de distintos países que realizan anualmente viajes con fines solidarios. En experiencias anteriores visitaron países de África, Perú, Jamaica, Costa Rica y es la segunda vez que vienen al Paraguay.

La delegación esta vez estuvo representada por 39 jóvenes de EEUU, Australia, Canadá e Irlanda. Aunque tuvieron que soportar la lluvia y el barro de estos días, la experiencia que se llevan del Paraguay parece haber sido inolvidable. “Una de las experiencias más bonitas que hemos tenido. Pensábamos que veníamos a ayudar a las familias, pero han sido ellas las que nos ayudaron a nosotros; encontramos gente con los brazos abiertos y trabajando juntos pudimos hacer mucho más”, expresó Ariel Sosa, en representación del grupo.

La municipalidad de Jesús también fue destacada durante este encuentro, ya que los participantes manifestaron el apoyo constante que recibieron para el proyecto. “Aquí hay amor a la comunidad”, expresaron en reconocimiento. La municipalidad también aportó maquinarias para realizar las excavaciones y la nivelación del terreno.

Por su parte, Hábitat para la Humanidad se involucró en esta iniciativa aportando la asesoría técnica para la construcción de las viviendas, así como los materiales en obra, además de la participación de una entusiasta brigada de 19 voluntarios de EEUU y Canadá que asumieron las diversas tareas de albañil.

“Lo más importante de esta experiencia es la suma de los esfuerzos de varias organizaciones para buscar soluciones a los problemas sociales. Éste es el camino por donde debemos seguir”, concluyó Roberto Zub, actual presidente del Consejo Deliberativo Nacional de Hábitat para la Humanidad.

Algunas familias también tomaron la palabra durante este encuentro manifestando un emotivo agradecimiento por la donación de las viviendas.

Para más información acerca de Hábitat Paraguay, visita su perfil aquí.

Por Ami Cabrera, Coordinadora de Comunicaciones, Hábitat para la Humanidad Paraguay.

Fotos cortesía de Hábitat Paraguay.