You are here

Alianza con empresas concreta viviendas para empleados

Septiembre 23, 2009

PARAGUAY—Tres familias concluirán próximamente sus viviendas gracias a la alianza de Hábitat para la Humanidad con empresas como Gas Corona, JF Cacavelos Despachos Aduaneros y Record Electric. Visitamos a estas familias para compartir sus experiencias:

“Esto es para nuestros hijos”
Luis Torres – Gas Corona

Luis Aníbal Torres Benítez es plomero y trabaja hace menos de dos años como funcionario del área de mantenimiento de Gas Corona, de la planta fraccionadora de San Antonio. En reconocimiento a su dedicación, Don Luis fue postulado por los directivos de su empresa, como familia favorecida con la alianza de Hábitat para la Humanidad. La familia inició los trámites en mayo y actualmente se encuentran en plena construcción de una vivienda mejor.

Luis conoció a su esposa Teresa Leiva hace más de 30 años y hace 25 decidieron casarse. Tuvieron 9 hijos: Marco Antonio, Ignacia Carolina, Lourdes Viviana, Natalia Dominga, Mercedes Elizabeth y Paola Lorena, quienes ya viven fuera de la casa. Mientras que Teresa Fabiola (16), Gabriela Guadalupe (15) y Luis Fernando (12) siguen a su cargo y conviven en la vivienda familiar ubicada en el Barrio Achucarro de la Fracción Puerta del Sol, a 1.700 metros de la avenida de Acceso Sur.

El terreno donde se asienta la casa de los Torres fue adquirido con mucho esfuerzo, pagando interminables cuotas que concluyeron hace no mucho tiempo. Ahí tienen construida una vivienda de madera de dos habitaciones y un baño, con techo de fibra de cemento, cubierto en algunas zonas por carpas plásticas y con una instalación eléctrica precaria.

Luis había iniciado varias veces el proyecto de ampliación de la casa, pero resultaba casi imposible reunir lo necesario para completar los materiales. En dos oportunidades la idea había quedado en los cimientos: “mi sueño siempre fue cambiar este ranchito por una casa un poco más decente para mis hijos”.

En el mes de mayo conocieron a través de los directivos de Gas Corona la propuesta de Hábitat para la Humanidad y se mostraron interesados. Doña Teresa recuerda estos inicios: “En un primer momento tratamos de no ilusionarnos tanto, pero íbamos avanzando y cada vez que él venía del trabajo, yo le preguntaba si no tenía noticias, hasta que un día vino y me dijo – te traigo una buena noticia, ¡se aceptó el proyecto!”.

A partir de ahí empezaron los papeleos para presentar la solicitud que gracias a la buena diligencia de Doña Teresa lograron finalizar. “Pasaron varios días sin novedades, hasta que llamó alguien para avisarnos que el fin de semana iniciábamos la construcción”.

La nueva casa en la cual se encuentran trabajando incluye dos dormitorios, una cocina y un baño que totalizan 50 mts2. Las paredes que se levantan son de ladrillos, el piso de cemento y el techo está cubierto de tejas españolas. La construcción incluye la instalación eléctrica y sanitaria. Además, el proyecto ha logrado aprovechar los cimientos ya existentes y esto fue considerado como aporte inicial de Don Luis.

En la construcción trabajan en forma permanente 2 albañiles. Doña Teresa apoya en todo lo que puede y Don Luis suma su esfuerzo cuando no está trabajando en la planta. En 30 días más estará todo finalizado y listo para la inauguración.

Don Luis se encuentra muy agradecido por el apoyo que ha recibido de su empresa, desde el momento que él asistió a la primera charla informativa, sintió el respaldo de sus jefes. Esta alianza con Hábitat para la Humanidad permitió que la familia Torres reciba todo el apoyo necesario para construir una mejor vivienda: “pudimos recibir todos los materiales de una vez, que es lo esencial y nos dan también la oportunidad de pagar de acuerdo a nuestras posibilidades”, remarcó Doña Teresa: “primero llegó un camioncito y bajó cemento y cal, después llegó un camión tumba que bajó la arena y después me llegó un feroz camión con una cantidad de ladrillos, yo realmente me asusté, no podía creer. Los vecinos al pasar me decían: Doña Teresa, ¿ustedes encontraron plata “ivyvy”, o qué?

Doña Teresa siente que este logro es importante, está brindando a sus hijos una oportunidad diferente a la que ella vivió cuando era niña “yo nunca tuve una casa linda donde vivir, pero para ellos será diferente”. Don Luis asegura también que esto va a ayudar en la autoestima y la capacidad de superación de sus hijos: “gracias a Dios estamos cumpliendo este sueño, que no es para nosotros, sino para nuestros hijos”.

Planes cumplidos para una pareja joven
Héctor Núñez – Record Electric

Héctor Núñez es funcionario del área administrativa de la firma Record Electric. En el marco de la alianza con Hábitat para la Humanidad, Héctor fue seleccionado y hoy está en plena construcción de su vivienda en el barrio Barcequillo de San Lorenzo.

Pero este sueño empezó ya hace varios años. Con su esposa Milva Delgadillo, se pusieron de novios cuando eran compañeros del colegio Saturio Ríos en San Lorenzo, luego planificaron decididamente concluir una carrera universitaria. Héctor se recibió de contador y Milva de docente. Se casaron en marzo de este año y empezaron su vida juntos conviviendo en la casa de los padres de Milva. “Era difícil porque no teníamos el dinero para construir y es el sueño de toda pareja recién casada tener un lugar propio”, recuerda Milva.

Pero la oportunidad se presentó, después de la invitación de la empresa presentaron la solicitud y rápidamente la construcción de la casa para esta joven pareja fue superando cimientos y paredes. Planean tenerla concluida en dos meses más, una vivienda de dos habitaciones, una cocina, una sala y un baño.

Pero Héctor y Milva también recibieron el apoyo sus familias, en especial del padre de Héctor que visita a diario la obra y se mantiene al tanto de lo que se precisa para proseguir. “Teníamos nuestros ahorros, pero no alcanzaba para construir la casa toda terminada, máximo para una pieza. Realmente se nos han cumplido todos nuestros planes” aseguraron.

Una casa mejor para una familia numerosa
Venancio Rivas – JF Cacavelos Despachos Aduaneros

Venancio Rivas lleva 17 años trabajando para la firma JF Cacavelos. Es papá de 5 hijos, el menor de 12 años, esposo de Jerónima y abuelo de la pequeña Mía. Se siente muy afortunado de poder construir una vivienda mejor para su familia en el Barrio Santa Librada de Mariano Roque Alonso. “Todos tenemos el sueño de una casa propia”, afirma.

El terreno donde se realizó la construcción fue adquirido por Venancio hace varios años, donde luego logró edificar con mucho esfuerzo dos habitaciones y un baño. Ahora con la ampliación recién concluida suman 2 habitaciones más, una cocina comedor y la modernización del baño.

Para hacer realidad el sueño de Venancio, su empresa aportó el 25 por ciento de la inversión que fue destinado al Fondo Rotativo de Hábitat. Venancio aportó otra parte del capital además de ayudar en la construcción: “trabajamos mano a mano con los albañiles, preparando mezcla, acarreando ladrillos…”. La inversión de su casa Venancio podrá devolverlo hasta en 7 años, aunque él asegura que podrá hacerlo antes.

“Estamos muy contentos con la casa, es para nuestros hijos y parte de la responsabilidad que tenemos de ser padres. Gracias a Hábitat para la Humanidad y a mis jefes, se cumplió el sueño de tener una vivienda más adecuada para mi familia”, concluyó.

Para más información sobre Hábitat en Paraguay, visita su perfil en línea.

Claudia Caballero es la Coordinadora de Movilización de Voluntariado para Hábitat para la Humanidad Paraguay.