You are here

Si no se puede, hay que hacerlo

Noviembre 21, 2009

   
 

11_21_2009_taller_esp-1.jpg

   
 

11_21_2009_taller_esp-2.jpg

   

Con dos hijas, Raquel de 18 años y Marial de 4 años, la familia de Fonseca Gómez es un ejemplo en la comunidad. El jefe del hogar, don David, es una persona observadora, callada pero con una gran visión de desarrollo y prosperidad. Trabaja en lo que pueda—ha sido pintor de viviendas, cocinero, charlista, en fin, cualquier trabajo que haga es importante y le gusta. “Aprendo y lo hago con mucho gusto”, dice él.

Esta familia ha mejorado sustancialmente su casa. Hace cinco años Habitat le construyó su vivienda, después de que ellos habían intentado en bancos que pedían muchos papeles.

“Yo me asusté cuando llamé a Habitat, porque solo me pidieron unos pocos papeles. Unas semanas después, me llamaron para que limpiara mi lotecito porque ya venían a construir con voluntarios internacionales. No podía creerlo y cada block, cada hilada que yo veía que se ponía, me emocionaba mucho más porque me decía …ya casi esta lista mi casa”.

Desde que se pasaron a su nueva casa, don David instalo un pequeño taller desde donde da rienda suelta a su imaginación. Utiliza materia muerta y material reciclado para producir su arte. Don David es un artista nato, es decir, nadie le enseño a pintar. Cualquier cosa que ve tirada en la basura le encuentra uso. Tiene cuadros de arte producidos con cáscara de huevo, madera muerta, cuero, plumas de aves, hasta broza de café. Desde este taller, don David ha logrado producir cientos de cuadros, los cuales vende en un promedio de US$50. Con esto la logrado complementar los recursos que, muchas veces, cuando no consigue trabajo han apoyado el pago de sus deudas y la manutención de su familia.

Hace dos años que don David y su esposa, doña Auxiliadora, terminaron de pagar su vivienda. Hoy le han hecho mejoras importantes tanto que paso de ser una casa de US$15.000 (costo original de la vivienda entregada por Habitat) a una vivienda que puede tener un precio de US$60.000.

Esto es uno de los casos de éxitos más bellos de Habitat para la Humanidad y es el ejemplo claro de que con visión, deseo de superación y, sobre todo, como se puede lograr grandes cosas.