You are here

Caminos de esperanza: 2009 en resumen

Diciembre 15, 2009

   
 

12_15_2009_resumen2009_esp-1.jpg

   

En América Latina y el Caribe, aproximadamente un tercio de la población, 50 millones de familias, enfrenta graves problemas de vivienda. La región más urbanizada en el mundo en vías de desarrollo, el 77 por ciento de la población de América Latina y el Caribe habita en las ciudades, generalmente en asentamientos informales donde no tienen tenencia legal del terreno ni acceso a infraestructura urbana como educación, agua o sistemas sanitarios.*

Además, cada año el Caribe es amenazado por las devastadoras tormentas características de la temporada de huracanes del Atlántico. Durante el periodo del 2000 al 2008, 146 desastres azotaron la región, resultando un promedio de 16 eventos por año. Haití, Jamaica y la República Dominicana han requerido ayuda contra desastres año con año.

Mientras la economía mundial se vuelve cada vez más inestable, la necesidad de las familias latinoamericanas y caribeñas de luchar contra este y otros retos se vuelve más urgente que nunca. En el año 2009, las organizaciones Hábitat para la Humanidad de la región continuaron desarrollando planes de acción para el futuro, dirigiéndose a familias de escasos recursos y enfocándose en soluciones de vivienda a largo plazo que sean sostenibles, integradas y hechas mano a mano con la comunidad.

   
 

12_15_2009_resumen2009_esp-2.jpg

   


Aprovechando al máximo subsidios para la vivienda

En el año 2009, alrededor de 5.000 nuevas soluciones para la vivienda fueron posibles gracias a iniciativas de subsidio de parte de los gobiernos de seis países en América Latina y el Caribe. Estos programas ayudan a las familias a entrar en los subsidios existentes y asegurarse que los fondos tengan un impacto duradero y de calidad.

En Chile, Hábitat colabora educando a las familias para que mantengan un presupuesto familiar de manera que puedan ahorrar la cantidad necesaria para entrar al subsidio. Una vez entran al subsidio, el departamento de asistencia técnica de Hábitat las ayuda a entender el complejo proceso de aplicación.

En México, los subsidios son fácilmente asequibles y se dan en forma de materiales de construcción, Hábitat ofrece entonces ayuda técnica para que las familias puedan diseñar su hogar de forma segura y sostenible. Los programas de Hábitat se fortalecen con las iniciativas de subsidio para la vivienda adaptadas al contexto de cada país, también aumentan la capacidad y responsabilidad de los gobiernos locales para proveer soluciones de vivienda de calidad a las familias de escasos recursos.

   
 

12_15_2009_resumen2009_esp-3.jpg

   


Microfinanzas para la vivienda y asistencia técnica

En América Latina, Hábitat está en asociación con diferentes instituciones de microfinanzas que se dedican a ayudar a la población de escasos recursos a mejorar sus hogares. Las microfinanzas para la vivienda es una actividad relativamente nueva dentro de las instituciones de microfinanzas, pero es una parte que tiene el potencial de aumentar la cantidad de familias por año con acceso a una vivienda adecuada. Estos pequeños préstamos para mejoras al hogar, son más flexibles que las hipotecas normales y tienen más relación con la forma en que las familias de escasos recursos construyen sus hogares: gradualmente y por etapas.

La experiencia de Hábitat en el tema de la vivienda hace que sea el socio ideal para las instituciones de microfinanzas, ayudándoles a fortalecer y diversificar sus servicios para lograr llegar a más familias necesitadas.

   
 

12_15_2009_resumen2009_esp-4.jpg

   


Apoyo para la tenencia segura de tierras y políticas pro vivienda social

Una política de impacto para la vivienda es parte esencial del trabajo de Hábitat en la región, temas tales como el acceso a la tenencia de tierras y la infraestructura citadina son obstáculos grandes para las familias de bajos ingresos. A través de campañas, entrenamiento y soporte técnico, Hábitat asesora sobre los cambios sistemáticos que aumentarán y mantendrán el acceso a la vivienda.

Las familias en Brasil se avocan a Hábitat para ayuda sobre cómo conseguir los derechos legales sobre la tierra donde viven y protegerse así de ser desalojados, lo que significa que en un futuro podrán hacer mejoras a su hogar sin ningún problema. Por medio de un grupo de trabajadores sociales, arquitectos y abogados, Hábitat y sus colaboradores apoyan a estas comunidades con la documentación legal, censos, catastro de tierras, audiencias en la corte, financiamiento y seguimiento.

En Bolivia, Hábitat es el líder en un equipo de 12 organizaciones sociales que aboga por las políticas nacionales sobre vivienda tales como conocimientos legales y apoyo para una tenencia segura de tierras. Entre otras iniciativas, en Argentina tenemos el entrenamiento en el proceso legal para obtener propiedad sobre los terrenos, informando a las familias sobre lo que necesitan saber sobre los procesos que conlleva la vivienda y la tenencia de tierras.

Asociaciones de respuesta al desastre
En su papel de líder en el sector de la vivienda, Hábitat para la Humanidad es llamada a colaborar cuando sucede un desastre, ya sea de forma directa o a través de organizaciones asociadas. En el 2009, Hábitat lanzó un proyecto de varios años para habilitar una red de expertos enfocados en reducir el riesgo de desastres, mitigación y respuesta en Centro América y el Caribe. En colaboración con organizaciones como la Cruz Roja, el Club Rotario y Food for the Poor (“Alimentos para los pobres”), el proyecto incluye entrenamiento para mitigación de desastres hacia los grupos vulnerables, destrezas técnicas, estrategias para respuestas rápidas y un “fondo de desastres” para reducir el riesgo en el futuro.

   
 

12_15_2009_resumen2009_esp-5.jpg

   


Semillas para el futuro

La vivienda provee un espacio vital para que las familias crezcan y se desarrollen. Más allá de la protección contra desastres, la vivienda ofrece seguridad, privacidad y comodidad, además de proporcionar un ambiente adecuado para la salud mental y física de sus ocupantes.

Un hogar saludable depende, no solamente de la calidad de la construcción, sino también de procedimientos sanitarios tales como un sistema de desagües apropiado, un lugar adecuado para el almacenamiento de comida que no cree toxinas y los proteja contra enfermedades. Todo esto se logra con ayuda de comunidades fuertes y hábitos saludables que la familia tome en cuenta a diario.

Una de las oficinas regionales de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ayuda a los gobiernos naciones a evaluar la salud ambiental de sus comunidades. En lo que a hogares se refiere, Hábitat para la Humanidad es la ayuda perfecta para que la OPS desarrolle y logre estrategias específicamente relacionadas con la vivienda saludable. En asociación con la OPS, Hábitat para la Humanidad Colombia trabaja actualmente en siete diferentes proyectos a lo largo del país para mejorar la salud de los hogares y proteger a las familias contra enfermedades o lesiones.

Siguiendo un esquema de Estrategia para Viviendas Saludables, los proyectos incluyen mejoras estructurales para los sistemas de agua, baños, cocinas y conexiones eléctricas, provisión de recursos como filtros de agua, redes contra mosquitos, control de vectores y/o salud mental y programas de educación para la comunidad. Además, la Estrategia para Viviendas Saludables es parte integral del entrenamiento de los empleados y de la familia propietaria.

Datos importantes

  • Alrededor de 250 equipos de trabajo internacionales llegaron a Latinoamérica a través del programa de Aldea Global en el 2009, dando como resultado US$1,5 millones en donaciones para organizaciones nacionales.
  • Durante los últimos cinco años, el programa de Educación Financiera en América Latina y el Caribe ha movilizado más de 300 facilitadores y voluntarios locales que trabajan con familias de bajos ingresos. El programa enseña a las familias pasos básicos para crear un presupuesto familiar, priorizar sus gastos y ahorrar para el futuro. En el año 2009, la educación financiera fue establecida como un tema estándar dentro del entrenamiento para las familias propietarias. Asimismo, como parte de sus programas de responsabilidad social corporativa, las instituciones de microfinanzas en El Salvador y Costa Rica han comenzado a ofrecer educación financiera a sus clientes y asociados.
  • En el año 2009, la oficina regional de América Latina y el Caribe implementó el programa virtual “Comunidades en práctica”, donde las organizaciones nacionales pueden compartir sus recursos e intercambiar opiniones sobre temas como apoyo, desarrollo comunitario y subsidios gubernamentales para la vivienda.
  • El monitoreo y la evaluación son parte importante de la eficacia de los programas. En el año 2009, Hábitat América Latina y el Caribe crearon un equipo encargado de evaluar los resultados de la misión de Hábitat en la región. El equipo utiliza un marco conceptual que toma en consideración factores tales como: desarrollo humano, comunitario y familiar; participación de los voluntarios y de la comunidad; la producción social de Hábitat y el derecho a la ciudad.
  • Reconocido por ser un colaborador ideal para las Instituciones de Microfinanzas (MFIs por sus siglas en inglés), Hábitat para la Humanidad fue seleccionado para trabajar con el Banco Interamericano de Desarrollo/Fondo Multilateral de Inversiones (MIF por sus siglas en inglés) para diseñar e implementar un programa exhaustivo de microfinanzas para la vivienda en la región. Como resultado de esta sociedad surgió el proyecto “Fortaleciendo el Sistema de Microfinanzas para la Vivienda en Honduras y Perú”, el cual crea nuevos beneficios para los préstamos de las viviendas, que ayudan a disminuir el déficit cualitativo en las viviendas de la población de escasos recursos.
  • Hábitat para la Humanidad Paraguay obtuvo su primer gran triunfo al llegar a 1.000 hogares, se organizó una construcción relámpago con más de 250 voluntarios locales e internacionales para celebrar este evento. Se logró una exhaustiva cobertura de parte de los medios de comunicación a través de la campaña “Casa 1.000, ¡Manos a la Obra!
  • Del 2002 al 2009, Hábitat para la Humanidad Chile ha hecho posible cerca de 6.000 soluciones para la vivienda a través de iniciativas de subsidio, más de 1.000 fueron hechas solamente en el 2009. Más de US$50 millones en fondos del gobierno han sido otorgados a familias a través de los programas de subsidio de Hábitat en Chile. Estos programas no solamente ayudan a las familias a tener acceso al fondo sino que también aseguran que este dinero sea utilizado para construir viviendas sostenibles y de largo plazo.
  • Este año, además de celebrar el triunfo de haber llegado a 7.000 casas desde 1992, Hábitat para la Humanidad El Salvador superó su record de familias servidas, con 1.139 soluciones a viviendas solamente durante el 2009.
  • En Brasil, 1.256 familias recibieron ayuda legal y técnica en relación a derechos de propiedad y tenencia segura. En colaboración con CENDHEC (Centro Dom Helder Câmara de Estudos Sociais), el programa facilita un proceso participativo y educacional entre los líderes comunitarios y las autoridades administrativas y legales.
  • Hábitat para la Humanidad América Latina y el Caribe ha implementado un proyecto en Jamaica en colaboración con la agencia Food for the Poor (“Alimentos para los pobres”). A la fecha, 120 hogares han sido construidos o reparados para familias afectadas por los huracanes Ivan y Dean. En conjunto, se han creado un centro comunal que alimenta diariamente a más de 150 personas sin hogar y se han reparado los sistemas de agua para un asilo que acoge a 27 residentes ancianos y discapacitados.
  • A través de varias iniciativas basadas en la Estrategia de Viviendas Saludables, Hábitat Colombia trabaja en asociación con la Organización Panamericana de la Salud y el gobierno local para ofrecer soluciones integradas de vivienda con impacto a largo plazo en la salud y el bienestar. Como resultado de esta asociación, en el 2009 un total de 520 familias recibieron educación sobre la salud y /o soluciones de vivienda.
  • En las ciudades de Cauca, Popayán y Sincelejo, Colombia, 239 familias desalojadas debido a la violencia o disturbios políticos, fueron ayudadas con mejoras al hogar, micro-créditos y/o construcciones completas de sus hogares.
  • Para llegar a las familias con extrema pobreza, Hábitat para la Humanidad El Salvador ha construido tres “comunidades modelo” en asociación con Thrivent Financial for Lutherans, Hábitat para la Humanidad Charlotte y otros. Estas comunidades otorgan tierra, vivienda e infraestructura básica (agua potable, electricidad, drenajes, etc.) y en comunidades más grandes, infraestructura social. Los residentes eligen una junta directiva para manejar y mantener la comunidad a largo plazo. Estos proyectos sirven como modelo, no solo arquitectónico, sino también en términos de organización de la comunidad.
  • En Argentina, 120 familias han recibido ayuda del programa de Hábitat de Alfabetización Legal, el cual ofrece entrenamiento y apoyo en los procesos legales para obtener la propiedad de la tierra. En colaboración con Relaciones Gubernamentales de Hábitat para la Humanidad Internacional y la oficina de apoyo, fue creada una Guía de Educación Legal, la cual es un recurso básico de este programa.
  • Hábitat para la Humanidad México, es parte del Comité de Evaluación de la Comisión Nacional de la Vivienda (CONAVI), estableciéndose así como una pieza fundamental en la toma de decisiones relacionadas con la Producción Social de la Vivienda en México.
  • Como parte de un proyecto piloto “Fondo de Desarrollo Local”, una institución de microfinanzas de Nicaragua que trabaja en colaboración con Hábitat para la Humanidad, ha otorgado prestamos a 150 familias que reciben remesas. Estos préstamos son utilizados para mejoras al hogar como reparación de techos, tanques sépticos y baños. Este proyecto es una iniciativa innovadora para la región ya que la aplicación al crédito acepta las remesas como un ingreso, esto significa que los préstamos son otorgados a familias que no calificarían si solamente el ingreso local fuera tomado en cuenta.

Un agradecimiento especial a voluntaria Cariño Roche Garcia por su apoyo en traducción.

*Fuentes:
Inter-American Development Bank, Sustainable Development Department, 2007; Helio Fallas; CEPAL.
“The State of the World’s Cities 2008/2009: Regional Updates; UN-Habitat.