You are here

Voluntarios de la Embajada Americana: La vivienda adecuada debe ser un derecho, no un privilegio

Junio 5, 2010

   
 

06_05_2010_embajada_esp-1.jpg

   

La sección consular de la embajada Estadounidense de Managua, cambio visas por palas para ayudar a Habitat para la Humanidad Nicaragua a construir cuatro viviendas semillas el Barrio Grenada de Managua.

La misión fue parte del Día del Liderazgo de la sección consular, un evento anual de fortalecimiento de equipo, realizado en todas las embajadas americanas del mundo. Este ano, se hizo énfasis en el servicio a la comunidad Nicaragüense. Los 21 empleados de la sección consular, incluyendo al señor Embajador de Estados Unidos, el Sr. Robert J. Callahan, mezclaron concreto, construyeron paredes de bloques y leyeron cuentos a los niños, junto con las familias.

“Cada semana vemos docenas de Nicaragüenses en nuestras oficinas esperando hacer una mejor vida en los Estados Unidos, de manera que es especialmente gratificante poder contribuir, aunque sea de una pequeña manera, ayudar a estas familias a tener una mejor vida, aquí mismo en Managua” dijo el Cónsul General, Robert Batcheler.

Para muchos en la sección, esta era la primer proyecto de construcción en el participaban. “Fue una gran experiencia”, dijo Willy Castillo, un empleado de la sección consular. Dice que lo ha motivado a hacer trabajo voluntario en el futuro. “Todos los días llegamos a nuestras casas y tenemos un refugio y una buena forma de vida y te das cuenta que hay personas que día a día luchan por una vivienda”, continuó.

El barrio Grenada es un pequeño poblado cruzado por un cauce, que no se encuentra en las afueras de Managua, sino en la mera ciudad. Lejos de los centros de entretenimiento, centros comerciales, negocios edificios del gobierno, el basurero causa que muchos niños sufran de diarrea y parásitos, y los lleve a la malnutrición. Las aguas sucias del cauce que se derraman durante la época lluviosa dejan a muchas de estas familias nadando en aguas negras, que combinado con el lodo, convierte el invierno en una época de enfermedades.

El 50 por ciento de las familias de este barrio viven en “casas” laminas de zinc con cartón y plástico, que guardan entre cinco a 10 miembros. Encima de la sobrepoblación, las condiciones son devastadoras. Es angustiante ver que en un cubículo de tres metros cuadrados habitaban cinco personas. Mario González es propietario de una de estas casas, donde alberga su cama, su televisión, cocina, mesa de planchar y una hamaca. Dos cuadras más abajo, el hijo menor de Don Ariel Téllez, cuelga de un árbol a orillas del cauce, sin ninguna malla de seguridad.

Gracias a los donantes y almas amigas, la situación está cambiando en este barrio. Habitat para la Humanidad Nicaragua con ayuda de Habitar, una ONG nacional, se están construyen viviendas semillas. Estas representan el primer modulo de 18 metros cuadrados de paredes y techo solido, que están siendo construidos por voluntarios junto a las familias, para darles una vida mejor.

Estas vivienda semillas, son parte de la nueva estrategia programática de Habitat para la Humanidad Nicaragua, haciendo las viviendas más accesible y reduciendo el monto de los pagos mensuales, de manera que una vez terminado el pago de la primera etapa, pueden acceder a la ampliación de su casa, con un segundo modulo, convirtiéndola en una vivienda adecuada de 36 metros cuadrados.

Para aprender más sobre el trabajo de Hábitat para la Humanidad haz clic aquí.

06_05_2010_embajada_esp-2.jpg

06_05_2010_embajada_esp-3.jpg

06_05_2010_embajada_esp-4.jpg

Dona

Participa

Promueve