You are here

Época de lluvias hace peor la situación de vivienda en Nicaragua

Junio 18, 2010

Mayo marcó el principio de la época de lluvias en Nicaragua, así como en muchos otros países centroamericanos, cuando la lluvia casi no deja de caer hasta los finales de octubre. Durante esta época, a menudo llueve semana tras semana sin detenerse, causando inundaciones que destruyen hogares y cosechas, dañan carreteras y puentes, aíslan poblaciones y arriesgan la frágil seguridad del alimento.

Muchas veces, la situación empeora durante la época de huracanes. En los últimos 10 años, Nicaragua ha sufrido cuatro huracanes y 25 tormentas tropicales. El Huracán Felix, en el año 2007, destruyó más de 5.500 viviendas e Ida, la más reciente, afectó a más de 1.500 personas.

Así como todos los desastres naturales, las más afectadas son aquellas personas que viven bajo de condiciones de pobreza. Además de perder sus hogares, la lluvia también les puede robar de su sustento de vida, especialmente a los que trabajan por su propia cuenta y dependen en lo que ellos cultivan o fabrican en su hogar.

Para muchos nicaragüenses, aguantar las inundaciones de la época de lluvias ya es una forma de vida. Cuando el agua se retire, las familias más vulnerables se han acostumbro a reconstruir sus casas y sus vidas de cero. En las zonas que más sufren de pobreza, la gente vive en casas con pisos de polvo, paredes de cartón y techos de plástico. Para ellos, la lluvia fácilmente puede convertir estos pisos en lodo y destruir la frágil estructura de su hogar.

Por estas razones, y muchas otras, Nicaragua necesita las organizaciones tales como Hábitat para la Humanidad. La importancia de una vivienda bien construida, nunca es subvalorada. Para la vasta mayoría de familias, el vivir en una vivienda que no deja entrar la lluvia parece un sueño imposible.

En Nicaragua, Managua fue lo más afectado por las primeras lluvias de la época. Según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, durante los primeros dos días de mayo, cayó 66,5 milímetros de agua, un tercio de lo que normalmente llueve en todo el mes.

Para algunos nicaragüenses, la llegada de esta época significa nada más un cambio de clima, un jardín que crece más rápido, y una oportunidad de sacar el paragua. Para otros, es el factor que más determina si tundra un lugar dónde dormir, o no. Hábitat para la Humanidad Nicaragua busca servir las áreas que son severamente afectadas por construcción inadecuada, dónde la lluvia no sólo trae agua, sino también lodo, enfermedad y frustración.

Para aprender más sobre el trabajo de Hábitat para la Humanidad haz clic aquí.

06_18_2010_rainyseason_esp-1.jpg

06_18_2010_rainyseason_esp-2.jpg

06_18_2010_rainyseason_esp-3.jpg

Dona

Participa

Promueve