You are here

Hábitat para la Humanidad construye impacto con los jóvenes

SAN JOSÉ (7° de agosto) – En su misión por apoyar en el desarrollo de las comunidades y movilizar recursos para hacer posible el acceso a viviendas adecuadas a familias de bajos recursos económicos y, apalancados del Día Internacional de la Juventud, la organización internacional Hábitat para la Humanidad hace un llamado a todos los jóvenes de Latinoamérica a expresar sus ideas y propuestas a través de un evento global que se llevará  a cabo de manera simultánea en 9 países de la región incluyendo Argentina, Brasil, El Salvador, Guatemala, Honduras, Guyana, Nicaragua, Bolivia y México.

 


El 10 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud con participación de jóvenes de 9 países de la región Latinoamericana y del Caribe. 

Diferentes actividades se realizarán en cada país, varían desde equipos de construcción trabajando en viviendas para familias socias de Hábitat, hasta caminatas para generar conciencia y promover la colaboración de organismos o entidades de participación social cercanas al problema. Decoración de favelas con mosaicos en Brasil y actividades culturales en México son parte de las actividades que los jóvenes utilizarán como palanca para implicar a la ciudadanía en la promoción del acceso a soluciones de vivienda para todos y todas.

Asimismo, durante este evento se convocará a los jóvenes a formar parte activa de la organización Hábitat para la Humanidad, para llevar un mensaje de esperanza y acción a miles de familias, a través de la construcción de soluciones habitacionales y difundiendo información y capacitación a familias en áreas marginadas de nuestra región.

“En un continente tan lleno de necesidad y de disparidad como lo es América Latina y el Caribe, nuestros jóvenes no solo tienen que luchar por una condición mejor para sí mismos y sus familias, sino, para conseguir un lugar adecuado donde vivir y desarrollarse”, comentó  Mitssy Rovira Coordinadora Regional de Voluntariado de Hábitat para la Humanidad América Latina y el Caribe.  “Por eso, este 10 de agosto convocamos a todos los y las jóvenes de Latino América y el Caribe para que se unan a la causa de la vivienda adecuada para todos y la proclamen como un derecho universal para romper el ciclo de la pobreza” agregó.

De acuerdo con cifras de la ONU, hoy alrededor de 1,6 millones de personas en el mundo habitan viviendas inadecuadas, mil millones de esos residen en asentamientos irregulares y se estima que para el 2030, este se incremente a 2 mil millones, por lo que es importante actuar ahora. 

El alcance de Hábitat para la Humanidad se extiende en diversas áreas como defensa de la causa, capacitación y apoyo técnico así como desarrollo de capacidades que permitan aportar al fortalecimiento del tejido social. La meta final es mejorar el acceso y promover el derecho a una vivienda adecuada para todos.

Cuando se promueve el acceso universal a la vivienda adecuada, se espera cambiar los sistemas que limitan oportunidades de vivienda para familias de bajos ingresos económicos, y asegurar que la vivienda accesible y adecuada es una realidad para todos.

Acerca de Hábitat para la Humanidad Internacional

La visión de Hábitat para la Humanidad Internacional es un mundo donde todas las personas tengan un lugar adecuado donde vivir. Aferrada a la convicción de que las viviendas seguras y asequibles son una base crucial para romper el ciclo de la pobreza, Hábitat ha apoyado a más de 3 millones de personas a construir, rehabilitar o conservar sus viviendas desde 1976. Hábitat también promueve políticas de vivienda justas, y provee recursos y capacitación, con el fin de apoyar a más familias a mejorar sus condiciones de alojamiento. Hábitat es una organización no gubernamental de vivienda con bases cristianas, que trabaja en más de 70 países e invita a personas de todas las etnias, nacionalidades y religiones a aliarse a su misión.

Hábitat para la Humanidad abrió sus puertas en América Latina y el Caribe (ALC) por primera vez en 1979. Desde entonces, ha facilitado el acceso a más de 750.000 personas de bajos ingresos en la región.