Aunque es un trabajo penoso, lo lograremos -- Habitat for Humanity Int'l 1

Aunque es un trabajo penoso, lo lograremos

Por Jonathan Reckford

Hábitat para la Humanidad nunca podrá, por sí sola, construir suficientes casas para vencer el terrible flagelo de las casas infrahumanas en el mundo. Por ello, debemos considerar de modo general y creativo cómo llegar mejor a una cantidad mayor de familias mientras cumplimos estrictamente con nuestra misión y principios esenciales.

El segundo principio de nuestra misión de larga data es: "Defender la causa en nombre de las personas que necesitan una vivienda digna". Según este principio, como parte integral de nuestro trabajo, nos comprometemos a divulgar la necesidad de una vivienda digna y segura para toda la gente y participar, por lo tanto, en iniciativas deliberadas para aprovechar todo cambio en la sociedad con el fin de eliminar las restricciones que contribuyen a la pobreza y las viviendas precarias.

Dondequiera que trabajemos en el mundo, siempre se encontrará a los socios de Hábitat construyendo y reparando casas. Sin embargo, aunque lo hagamos, queremos también poner fin a aquellas fuerzas que arrastran y obligan a las familias a vivir en casas infrahumanas.

Conté antes la historia sobre aquel viejo granjero que sacaba rocas con su azada de su jardín al pie de una colina empinada. Sabía, por supuesto, que nada podría crecer en el suelo rocoso. Sin embargo, cada vez que sacaba una piedra, dos más caían colina abajo hasta el mismo lugar. Después de pasar una gran parte del día trabajando infatigablemente en su jardín, decidió trepar la colina para determinar primero porqué las piedras se venían abajo.

Del mismo modo, la crisis de viviendas en todo el mundo supera con creces nuestros esfuerzos para construir más casas. Por ello, mediante la defensa de la causa, queremos "trepar la colina" para abordar las causas fundamentales que obligan a las familias a vivir en condiciones infrahumanas. De hecho, la Meta 3 en nuestro plan estratégico nos llama a que hagamos exactamente eso: ayudar a transformar los sistemas que afectan las viviendas asequibles. Nuestro equipo de defensa de la causa, con el aporte y la cooperación de muchos otros socios de Hábitat en el mundo, ha identificado dos prioridades en las cuales concentrarán sus esfuerzos en los próximos meses: los fondos de fideicomiso para viviendas en los Estados Unidos y el régimen de propiedad, cuya falta impone una ardua barrera en muchos otros rincones del mundo.

Los departamentos dentro de Hábitat para la Humanidad Internacional están lanzando sus propias iniciativas de defensa de la causa también, entre ellos la Aldea Global y los Programas para la Juventud, los cuales coordinaron en abril pasado la Semana “Act! Speak! Build!”, una campaña anual para movilizar a los estudiantes como partidarios.

Sé que muchos de ustedes incluyen oportunidades para la defensa de la causa en sus propias iniciativas y los aliento a que continúen haciéndolo. Si no lo ha hecho todavía, por favor considere convertirse en un partidario de la causa en línea, visitando el sitio web www.habitat.org/gov y registrándose para recibir alertas sobre llamados de acción, junto con otras 27.000 personas que ya dieron ese paso. Es una forma fácil de hablar en nombre de aquellos cuya lucha por una vivienda es desoída con demasiada frecuencia.

Continuemos construyendo, levantando nuestros martillos y colocando ladrillos y creando y fortaleciendo nuevos proyectos conjuntos para facilitar aún más el acceso a la vivienda. Sin embargo, aboguemos por la causa, también, con la misma vehemencia, porque si queremos causar al final un impacto mucho más significativo, la defensa es uno de los mejores medios que nos ayudará a lograrlo.

Jonathan Reckford, Director Ejecutivo de Hábitat para la Humanidad Internacional