Cómo llegar a la comunidad del Pueblo Rom -- Habitat for Humanity Int'l 1

Cómo llegar a la comunidad del Pueblo Rom

Por Barbora Cernusakova

Nota del editor:


Este artículo fue adaptado del ensayo de Cernusakova “Turning hopes into homes in a disadvantaged community in Slovakia: Holistic approach as an answer to severe social exclusion”. Apareció en la publicación “Homelessness in the New Member States” de European Federation of National Organizations Working with the Homeless (FEANTSA) en el verano de 2008.

Hábitat para la Humanidad concentra sus actividades de construcción y refacción de casas en familias de bajos ingresos y grupos vulnerables, es decir, sus grupos de beneficiarios “tradicionales”. A pesar de que Hábitat para la Humanidad cuenta con una importante experiencia en la prestación de ayuda a los indigentes y marginados sociales, se dio cuenta de que la necesidad de viviendas en las comunidades del Pueblo Rom en Europa Central y del Este presentaba un desafío específico. Cuando los representantes de Hábitat llegaron por primera vez al gueto del Pueblo Rom en Svinia, Eslovaquia, quedaron pasmados con la pobreza. Algunas familias estaban apiñadas en chozas de barro, infestadas de ratas, mientras otras vivían en cajas de hormigón. Las familias carecían de agua y electricidad. El pozo comunitario estaba contaminado y los enfermos carecían de atención médica.

En la actualidad, el Pueblo Rom continúa siendo el grupo étnico más carenciado y más marginado socialmente en Europa. En muchas regiones, porciones significativas de comunidades del Pueblo Rom viven en una pobreza abyecta. La exclusión social es un proceso multidimensional que combina la exclusión de la participación en la toma de decisiones, del empleo y los recursos materiales y de la integración en los procesos culturales comunes. Normalmente, esto se manifiesta geográficamente en Europa Central y del Este, representado por los asentamientos del Pueblo Rom, donde la gente experimenta una combinación de espacio inadecuado, acceso inapropiado o falta de acceso a los servicios sociales y públicos, así como el aislamiento geográfico. Dicho aislamiento geográfico, junto con los bajos niveles educativos y las altas tasas de desempleo, se considera que está estrechamente relacionado con el riesgo de la pobreza que el Pueblo Rom tiene más probabilidades de padecer que otros grupos de la población eslovaca (Banco Mundial 2002).

Las viviendas precarias son tanto el síntoma como la causa del problema de la exclusión social, y las condiciones de las casas y los asentamientos del Pueblo Rom reafirman los prejuicios hacia la comunidad. Los altos niveles de exclusión social están estrechamente relacionados con la discriminación y las frecuentes violaciones de los derechos de los marginados. A pesar de la gravedad de la situación, las políticas sistemáticas públicas rara vez tratan el problema de las viviendas del Pueblo Rom.

Para resolver el problema en Eslovaquia, Hábitat comenzó a trabajar con una organización no gubernamental prestigiosa, ETP Slovakia Center for Sustainable Development, así como las respectivas municipalidades locales. En 2004, un proyecto conjunto comenzó a concentrarse en el fortalecimiento de la comunidad y los programas de desarrollo en la zona oriental del país. La meta fue refaccionar y reconstruir casas en el asentamiento del Pueblo Rom en Svinia, y mejorar las condiciones de vida en general en el asentamiento, proveyendo acceso a agua potable limpia.

Como las viviendas infrahumanas del Pueblo Rom están interrelacionadas con otros aspectos de la exclusión social, para poder causar un impacto a largo plazo, Hábitat para la Humanidad y ETP abordaron un enfoque holístico para satisfacer la necesidad de viviendas. Hábitat para la Humanidad proporcionó la supervisión y asistencia del gerente de construcción y el capataz, mientras que ETP Slovakia se ocupaba del trabajo social comunitario. Después de terminar el proyecto en 2005, se refaccionaron con éxito todas las 138 casas, se limpiaron y desinfectaron todos los pozos de agua existentes y se construyó un nuevo reservorio de agua para suministrar agua potable para la comunidad formada por 1.200 personas aproximadamente. Los medios locales acogieron muy bien el proyecto y lo denominaron “la intervención más equitativa en el asentamiento hasta la fecha”.

A través de sus primeras experiencias de trabajo en comunidades del Pueblo Rom sumamente desfavorecidas, Hábitat aprendió dos importantes lecciones: la necesidad de intervenciones adaptadas y multidisciplinarias y la identificación de la compleja maraña de las raíces de la carencia. La investigación sobre las condiciones de vivienda del Pueblo Rom que Hábitat para la Humanidad encargó demostró varios obstáculos relacionados con el derecho a una vivienda apropiada.

En 2007, Hábitat y ETP amplió el proyecto de mejora de las condiciones de vivienda a 10 municipalidades más en el este de Eslovaquia. Se espera poder ayudar a otras 300 familias de bajos ingresos a renovar y/o reconstruir sus hogares, así como impartir una capacitación para la construcción y apoyar a las personas que buscan empleo. Para causar un impacto en la política de vivienda del país, los socios han lanzado, también, una iniciativa de defensoría de la causa para promover el modelo de desarrollo de vivienda para los grupos carenciados ante el gobierno. Hasta ahora, el enfoque holístico ha mejorado la calidad de las casas y generado una respuesta positive de los medios; además, ha causado un impacto en la autoestima de las familias socias sumamente desfavorecidas, y en la mejora de relaciones entre el Pueblo Rom y la sociedad en general.

Barbora Cernusakova trabaja como consultora en defensoría de la causa en HFH E/CA.