En una crisis, todos somos el prójimo -- Habitat for Humanity Int'l 1

En una crisis, todos somos el prójimo

Por Jonathan Reckford

En el capítulo 10 de Lucas, en la historia del Buen Samaritano, un “maestro de la ley” pregunta a Jesús, “¿Quién es mi prójimo?”

¿Alguna vez se hace usted esa pregunta? ¿Cuál es su respuesta?

Para un grupo de voluntarios en Luisiana, la respuesta fue sencilla. Haciendo una pausa en su trabajo de acarrear estacas para marcar las fundaciones de una casa Hábitat, un hombre fornido se enderezó, se quitó su amplio sombrero negro y se secó el sudor de la frente con un pañuelo.

Explicó por qué él y varios hermanos, un tío y algunos sobrinos (10 hombres menonitas en total) habían manejado directamente desde Pensilvania para construir una casa con una madre soltera joven en Luisiana que había perdido su hogar debido al huracán Katrina.

“Cuando el granero de un vecino se quema, vamos todos juntos y construimos otro”, dijo.

Cuando nuestro prójimo necesita ayuda, ya sea que esa persona viva cerca o lejos, aquellas personas que siguen el ejemplo de Jesús acuden para brindarle amor y apoyo. Ésta es la base de la respuesta de Hábitat a los huracanes y terremotos así como a la catástrofe diaria de las viviendas infrahumanas.

En esa obra en construcción en Luisiana, una joven madre compartió un día de arduo trabajo con los dedicados voluntarios. La fortaleza, la perseverancia y la esperanza pasaron de mano en mano, al igual que un mazo y una pala.

En el vocabulario de la atención de desastres, hay una palabra que define lo que esta familia propietaria y los voluntarios de sombrero negro demuestran. Es la palabra “capacidad de recuperación”, es decir, la habilidad de ponerse de pie después que los golpes de la vida nos derriban.

Al construir casas y comunidades con las familias en todo el mundo, ayudamos a nuestro prójimo a desarrollar una mayor capacidad de recuperación ante las tormentas y otros desastres inevitables e imprevisibles.


Jonathan Reckford, Director Ejecutivo de Hábitat para la Humanidad Internacional