La función de los eventos especiales en Hábitat -- Habitat for Humanity Int'l 1

La función de los eventos especiales en Hábitat

Por Jonathan Reckford

A comienzos de noviembre pasado, cuando comenzaba a atardecer sobre una obra en construcción en las afueras de Mumbai, India, me reuní, junto con una docena de voluntarios con los cuales había trabajado toda la semana, a inaugurar casas con dos nuevas familias propietarias Hábitat.

Uno de ellos, Aziz, pasó su brazo sobre los hombros de su nuevo vecino, Subhash, y le dijo: “Aunque nuestra fe y nuestras castas sean distintas, ahora somos hermanos”.

Para mí, esas palabras resumen muy bien el significado de nuestro trabajo tan esforzado para extender nuestro alcance a todos los rincones del planeta. También demuestran cómo cambian las vidas de las personas como resultado de esos eventos especiales.

Viajé a la India con motivo del 3er Proyecto de Obra Jimmy Carter anual, una actividad destacada que ha permitido construir varios miles de casas Hábitat en docenas de lugares de todo el mundo. El ex presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, y su esposa Rosalynn han apoyado notablemente nuestro trabajo prestando su mano de obra y liderazgo a la organización por más de veinte años.

Aunque el Proyecto anual JCWP es la actividad de Hábitat para la Humanidad de mayor data y la más reconocida generalmente, sin duda no es la única. Desde comienzos de nuestro ministerio, los eventos especiales han cumplido una importante función en la expansión de nuestra capacidad para servir a un mayor número de familias.

Hubo maratones benéficas legendarias, en las cuales los voluntarios y partidarios de Hábitat caminaron cientos de millas para celebrar un hito en particular en la historia de la organización. También se emprendieron "Obras matinales en Pascua" a fines de la década de los noventa en Americus, la ciudad donde Hábitat se originó, lo que dio como resultado la construcción acelerada (blitz built) de docenas de casas nuevas durante la Semana Santa.

El Proyecto JCWP se llevó a cabo en lugares tan distantes como Sudáfrica y Filipinas, República de Corea, la ciudad de Nueva York, Hungría, México, Michigan y los Apalaches en los Estados Unidos.

Otros eventos especiales han atraído en su conjunto a muchos más voluntarios en lugares como El Salvador, Armenia y Canadá.

Cualquiera sea la naturaleza de una actividad especial de Hábitat, cualquiera sea el nombre que le pudiéramos dar, cada una de ellas comparte con la otra el mismo objetivo final: contribuir a servir a un mayor número de familias haciendo que la gente adquiera conciencia sobre las viviendas deficientes y comprometiendo a más socios en nuestra campaña para generar oportunidades habitacionales dignas en todo el mundo.

Tuve la oportunidad de participar en una cantidad de proyectos de alto nivel. Justo después de comenzar a trabajar en Hábitat, ayudé a construir e inaugurar la casa número 200.000 en Knoxville, Tennessee. Menos de una media hora más tarde, el personal y voluntarios inauguraron la casa número 200.001 a miles de millas de distancia en el poblado de Kuttapuly, Kanyakumari, India. Para acaparar más atención sobre nuestra campaña post-Katrina, la operación "Entrega a domicilio", Hábitat promovió obras especiales en los principales eventos deportivos del país y el National Mall en Washington, D.C. En todo los Estados Unidos, en una sola semana el verano pasado, se construyó rápidamente una gran cantidad de casas al mismo tiempo en 130 lugares.

Cualquiera sea el lugar, la magnitud o la duración de la actividad, siempre tuve la oportunidad en cada ocasión de celebrar y destacar el importante trabajo que Dios nos encomienda hacer. Al mismo tiempo, sin embargo, siempre he pensado que es importante continuar siendo humildes, considerando el tremendo desafío habitacional que enfrentamos. De lo contrario, sería como hacer mucha alharaca tras marcar un tanto en un partido, en el cual vamos deplorablemente a la zaga del equipo contrario.

Por ello, es primordial lograr un equilibrio cuando se planifican y realizan eventos especiales en todo el mundo. Por ejemplo, ¿los beneficios justificarán el tiempo, los esfuerzos y los gastos necesarios para la ejecución? ¿De qué forma los participantes conocerán y se comprometerán con los problemas habitacionales en todo el mundo y con el trabajo de Hábitat en particular?

En esta edición de "El Foro", usted leerá las percepciones del personal de Hábitat sobre éstas y otras preguntas, así como el impacto que las obras especiales causan en los participantes y las comunidades, y opiniones sobre porqué los voluntarios consideran que estas actividades son tan interesantes.

La complejidad y las ventajas de los proyectos prominentes comprenden varios aspectos; planificarlos demanda una cantidad extraordinaria de tiempo y esfuerzos, mientras que pasar por ellos requiere entusiasmo y expectativas en las mismas proporciones. Los eventos especiales pueden inspirar a los voluntarios novatos y experimentados por igual y unir a las personas a pesar de las diferencias filosóficas, geográficas y raciales.

Además, siempre generan muchísima publicidad; por ejemplo, el Proyecto JCWP en India, dio lugar a millones de artículos en la prensa solamente, sin considerar la publicidad en la televisión, la radio e Internet. Los proyectos prominentes pueden promover otras campañas de edificación en una ciudad, país o región en particular, y anunciar este mensaje no sólo para mejores condiciones de vida en todo el mundo, sino también para las familias mismas que necesitan desesperadamente una mejor vivienda.

Y, al terminar el día, después de que se desarman las carpas que se usaron como cantinas y de que los voluntarios toman los autobuses de regreso, quizás no haya un momento más valioso que aquél cuando una familia logra acceder a una vivienda digna asequible, o cuando dos vecinos, como Aziz y Subhash, se dan la mano como "hermanos".

Jonathan Reckford, Director Ejecutivo, de Hábitat para la Humanidad Internacional