Una nueva política de sustentabilidad: un importante paso para maximizar la cantidad de familias asistidas -- Habitat for Humanity Int'l 1

Una nueva política de sustentabilidad: un importante paso para maximizar la cantidad de familias asistidas

Por Mike Carscaddon

En octubre de 2006, la Junta de Directores (IBOD) de HFHI aprobó una política para aclarar la posición de Hábitat para la Humanidad con respecto a la sustentabilidad del Fondo para la Humanidad y mejorar la comprensión del público sobre las prácticas de préstamo de Hábitat en relación con los subsidios y la sustentabilidad.

Uno de los principios de la misión de Hábitat es equiparar el costo de una vivienda con la capacidad de cancelación del propietario; es decir, subsidiar en formas apropiadas según el contexto para maximizar la cantidad de familias asistidas a largo plazo. Desde siempre, esto ha incluido tanto el precio de venta como subsidios del costo del préstamo. La política de sustentabilidad no está prevista para comprometer de ninguna manera el carácter asequible del préstamo a nuestra típica población de propietarios. Los cambios en el producto y el proceso permitirán a Hábitat continuar asistiendo a esta población de interés.

Sin embargo, es obligación de Hábitat proteger al Fondo para la Humanidad contra su deterioro y la disminución resultante en la capacidad de Hábitat para ayudar a más familias a utilizar los fondos reciclados. Hábitat puede mantener su sustentabilidad financiera y los fondos de los donantes aliviando algunos factores que pueden tener un efecto adverso en el Fondo (por ejemplo, la recaptación inadecuada de los costos apropiados de los préstamos, el incumplimiento de pago y la inflación con el tiempo). Esta sustentabilidad ayudará a garantizar un apoyo de largo plazo para los objetivos de transformación de la comunidad desde el comienzo hasta una escala.

Desde el comienzo de la misión de Hábitat, se reconoció una de las amenazas más evidentes al Fondo para la Humanidad ya que la hiperinflación en los países en vías de desarrollo redujo el valor de la hipoteca a una mera fracción del valor real de la vivienda.


En 1986, la IBOD reconoció que el Fondo para la Humanidad no era sustentable sino que estaba sumamente subsidiado, a consecuencia de lo cual sólo una fracción de los fondos de un donante ayudaba en realidad a otra familia, como se anunciaba. Como la IBOD reconoció específicamente la amenaza comportada por la inflación para el Fondo y las pérdidas en términos de "las casas que se podrían haber construido" con el "valor perdido del préstamo" debido a la inflación, la Junta solicitó a las entidades de HFH fuera de los Estados Unidos que:

Mitigaran los efectos de la inflación adoptando sistemas apropiados que ajustaran tanto los pagos futuros como los saldos pendientes de pago de los préstamos de Hábitat para la Humanidad para compensar el efecto de la inflación.

Usando esta política, algunas entidades de HFH pasaron a un sistema de cancelación basado en materias primas y otros esquemas, llamados a veces "una casa por una casa" para destacar la intención de ayudar a otra familia con la cancelación de cada préstamo.

Lamentablemente, la política de ajuste de la inflación de 1986 causó la confusión de los donantes en aquellos países donde la percepción del público y el marco regulador caracterizan ese ajuste, junto con otros ajustes de costos como los intereses, los cuales están prohibidos por los acuerdos de las filiales y oficinas nacionales. Además, Hábitat ha descrito y promovido sus programas desde siempre como "no lucrativos, sin intereses", lo cual aumentó la confusión, en particular para los donantes de los Estados Unidos y los voluntarios que trabajaban en programas internacionales.

Además del problema de la sustentabilidad, la expansión de Hábitat a casi 100 países dio como resultado una amplia variedad de modelos de crédito, entre ellos proyectos conjuntos con entidades de microfinanciamiento, instituciones financieras no bancarias, bancos gubernamentales para la vivienda y bancos comerciales. Aunque no todas las organizaciones socias comparten el principio de programas no lucrativos de Hábitat, hay oportunidades de proyectos conjuntos que son apropiadas localmente, las cuales aprovechan sustancialmente los recursos de Hábitat que mejoran nuestra misión final. Aceptar que el socio cobra intereses sobre su aporte al préstamo, lo que resulta en una tasa de interés combinada, no compromete los principios de préstamo de Hábitat. El costo de los fondos relacionados con la donación de la organización socia se considera uno de los elementos del costo total, junto con otros gastos de construcción y financieros.

La nueva política permite a cada organización nacional y al Consejo de los EE. UU. formular su enfoque para lograr un equilibrio entre la sustentabilidad y la protección del Fondo para la Humanidad proveyendo préstamos asequibles; como resultado, habrá mayor transparencia y claridad tanto para los donantes como para las familias socias.

Mike Carscaddon es Vicepresidente Senior de Operaciones de Habitat para la Humanidad.



1 Las ganancias se definen como un retorno económico de la inversión, fuera de cubrir el costo del préstamo.

Cómo formular una política

La política establece que todos los programas de HFH apoyarán la misión de Hábitat para brindar viviendas simples, dignas y asequibles por medio de opciones de financiamiento que no abrumen a los pobres. Para llevar a cabo más eficazmente la misión y visión de HFH de erradicar las viviendas inhabitables en todo el mundo, cada oficina nacional de HFH (en los Estados

1. Garantice préstamos asequibles para las familias tradicionales de Hábitat que no tienen acceso a préstamos para la vivienda asequibles en el mercado de crédito convencional. Los préstamos de Hábitat para la Humanidad no deben ser de usura ni aprovecharse de los pobres.

2. Preserve el Fondo para la Humanidad para que sea utilizado por las futuras familias. Se establecerán estrategias de subsidios nacionales, según sea apropiado en el contexto local. Estos subsidios se podrán ver reflejados en el precio de venta y/o costos de préstamo, si correspondiera, para garantizar que los créditos sean asequibles.

3. Observe las leyes locales. HFHI, por medio de sus oficinas de área y con el apoyo de los departamentos funcionales de la sede social, trabajarán con las organizaciones nacionales para ayudar a garantizar el cumplimiento de los procedimientos aprobados y las leyes locales.