De pequeños pasos a un gran salto adelante -- Habitat for Humanity Int'l 1

De pequeños pasos a un gran salto adelante

Por Christy Stickney

Cuando viajaba al aeropuerto esta mañana, Henry Santamaria, el conductor que ha asistido al personal de la oficina de área de Hábitat para la Humanidad (HFH) de América Latina y el Caribe por casi diez años, me explicó con mucho orgullo cómo financió y construyó su propia casa en los últimos cuatro años. Primero, combinó ahorros y crédito (del antiguo propietario del terreno) para comprar una pequeña parcela. Luego, Henry pidió préstamos a amigos y familiares para construir la estructura básica de su casa.

Cuando él y su familia se mudaron por primera vez a su casa hace dos años, ni siquiera tenían ventanas y debían dormir en una sola cama para mantenerse abrigados contra los fríos vientos que soplaban por su casa. Ahora tienen pisos de losa, cielorraso y todas las ventanas instaladas. Henry ha tomado préstamos, construido y cancelado las deudas pagando en pequeñas etapas en incremento en los últimos varios años. Me explicó que su próxima idea es tomar prestado suficiente dinero para comprar la parcela al lado de su casa para que pueda ampliarla y, si fuera posible, edificar un lugar para un negocio pequeño. Sin embargo, esta vez podrá recurrir a un préstamo bancario usando su nueva casa como garantía secundaria.

Aunque los ingresos percibidos por Henry determinan que se encuentra por encima de los niveles de pobreza de interés para HFH, sus estrategias de financiamiento y construcción siguen las mismas pautas que las de la mayoría de las poblaciones de bajos ingresos en todo el mundo. Los indigentes no compran casas enteras porque en general no tienen acceso al financiamiento necesario. Cuentan con ahorros limitados y mecanismos de préstamo informales (a menudo a altas tasas de interés y en cuotas muy pequeñas) y van construyendo o reparando sus casas de a poco. Rara vez depositan sus ahorros en cuentas bancarias, sino que los invierten en pequeños stocks de materiales de construcción u otros tipos de recursos, como ganado o alhajas, que se pueden convertir fácilmente en dinero en efectivo cuando son necesarios. En un momento en que Hábitat celebra la construcción de 200.000 casas en todo el mundo, la mayoría de la población mundial está mejorando lenta pero constantemente sus casas, sin ninguna ayuda externa. ¿Cómo podemos alinearnos mejor con esta amplia iniciativa, una que contribuye ciertamente a crear un mundo donde toda la gente tenga un lugar digno donde vivir?

Hábitat, junto con muchas otras organizaciones dedicadas a la problemática de la vivienda, considera ahora el microfinanciamiento como una de las estrategias más eficaces para respaldar los esfuerzos de edificación progresistas de las familias de bajos ingresos. El microfinanciamiento se relaciona esencialmente con la prestación de servicios financieros a poblaciones marginadas de bajos ingresos. Aunque las actividades de microfinanciamiento se enfocaron al principio especialmente en el otorgamiento de préstamos ("microcrédito") a pequeños empresarios que necesitaban capital de explotación para expandir sus empresas, el término se refiere ahora a una amplia variedad de servicios financieros, entre ellos la recolección de depósitos (ahorros), el otorgamiento de préstamos para la educación, el envío de remesas y la venta de planes de microseguro.

El microfinanciamiento como estrategia para la reducción de la pobreza ha llamado cada vez más la atención en los últimos diez años, y alcanzó recientemente un nuevo pico en la atención pública cuando se anunció en octubre que se había otorgado el Premio Nobel de la Paz 2006 a Muhammad Yunus, el fundador del Banco Grameen en Bangladesh. En todo el mundo, se han otorgado microcréditos a más de 100 millones de personas, la mayoría de las cuales son mujeres, lo que atrajo hasta a bancos comerciales a incursionar en este amplio sector.

El microfinanciamiento ha demostrado ser una eficaz estrategia de desarrollo debido a los siguientes resultados:

  • Hace que las personas se sientan dignas y responsables por medio del otorgamiento de préstamos (en vez de recibir dinero de la caridad pública).
  • Mayores ingresos de los clientes (en su mayoría mujeres), lo que las faculta a invertir en el bienestar de sus familias (por ejemplo, educación, nutrición, gastos médicos y mejoras del hogar).
  • Permite lograr un impacto a gran escala porque atrae diversas fuentes de capital (préstamos, inversiones en Bolsa y ahorros) debido al gran rendimiento financiero demostrado y la sustentabilidad de las instituciones de microfinanciamiento de vanguardia.

Las entidades de microfinanciamiento también han formulado eficazmente metodologías específicas para alcanzar los sectores de más bajos ingresos y han encontrado métodos para vincular otros tipos de programas de desarrollo con sus servicios financieros (como alfabetización, capacitación empresarial, salud y educación).

Hace poco, las entidades de microfinanciamiento (EMF) han comenzado a incursionar en la financiación de viviendas, porque reconocen este amplio mercado marginado como una oportunidad comercial y como parte de su misión social. El microfinanciamiento de viviendas (la aplicación de principios afines como préstamos a plazos más cortos, cantidades menores de préstamo, deudas que no están aseguradas con una garantía secundaria y tasas de interés del mercado y préstamos hipotecarios) se está volviendo cada vez más popular entre las EMF, ya que las instituciones de vanguardia confirman el rendimiento financiero y social favorable de estos préstamos. Un estudio recientemente realizado en forma conjunta por Hábitat para la Humanidad Internacional y ACCION International reveló que los socios de ACCION en Latinoamérica expandieron su cartera combinada de microfinanciamiento para viviendas de US$20 millones a US$72 millones en sólo tres años, lo que representó una tasa de crecimiento anual promedio mayor que el 50 por ciento; en la actualidad, se asiste a más de 38.000 prestatarios. (Véase el artículo, “Cómo lograr escalabilidad con el microfinanciamiento de viviendas.”)

Las ambiciosas metas de nuestro plan estratégico nos obligan a abordar estrategias de financiamiento innovadoras para aumentar de manera exponencial el acceso a mejores viviendas en todo el mundo. Hábitat para la Humanidad está incursionando audazmente en esta nueva área por medio de varias iniciativas, muchas de las cuales se destacan en esta edición de "El Foro". Los proyectos conjuntos con instituciones financieras para otorgar microfinanciamiento para viviendas a las familias elegibles es una de las oportunidades claves percibidas en todo el mundo. En la actualidad, HFH y las EMF han celebrado más de una docena de alianzas en el área, y HFHI firmó dos acuerdos de asociación mundial con dos redes internacionales de EMF (Opportunity International y ACCION International) con la intención de promover una mayor cooperación entre las organizaciones.

El microfinanciamiento de viviendas aún es una práctica emergente, y Hábitat podría asumir un rol estratégico en la promoción de varias líneas de acción:

  • Alentar a las EMF a incorporar el microfinanciamiento de viviendas como una línea principal de negocios para aprovechar su éxito corriente en la eficaz administración de servicios financieros para los indigentes.
  • Formular estrategias de microfinanciamiento de viviendas que sean apropiadas en particular para los sectores de más bajos ingresos, entre ellos aquellos que aún ni siquiera son elegibles para una casa Hábitat.
  • Formular técnicas de construcción progresistas y adaptar la asistencia técnica para complementar el otorgamiento de microcréditos.
  • Facilitar las redes de aprendizaje entre colegas y entidades que se dedican al microfinanciamiento.

Estos tipos de iniciativas conllevarán formar nuevas habilidades dentro de la organización y, posiblemente, asumir funciones que estarán en conflicto con las nociones anteriores sobre la identidad de Hábitat. Sin embargo, no hay ninguna otra organización que esté mejor preparada para aprovechar su imagen e identidad como la única organización que construye viviendas con una presencia mundial.

Cuando terminamos de platicar, le dije a Henry que Hábitat está buscando formas de ayudar a las familias a tener acceso a un financiamiento que les permitiría construir sus casas de la misma manera que él lo hizo. ¡Esta idea parecía tener sentido para los dos!

Christy Stickney es la Directora de Financiamiento de Viviendas para HFH en América Latina y el Caribe.