Un breve examen sobre los derechos a la vivienda en la región de Asia/Pacífico -- Habitat for Humanity Int'l 1

Un breve examen sobre los derechos a la vivienda en la región de Asia/Pacífico

Por Wong Hiew Peng

La realidad Aunque el derecho a la vivienda está reconocido en la mayoría de las constituciones de Asia, la falta de un marco legal regulador implica que este derecho aún no se ha concretado en forma de leyes de propiedad bien definidas. En aquellos países donde se legisló un marco legal regulador, su ejecución es bastante deficiente, de acuerdo con un documento del coordinador de Eviction Watch, un programa regional de la Coalición Asiática para el Derecho Humano a la Vivienda (Asian Coalition for Housing Rights).1 Ésta fue la conclusión que un grupo de activistas en el área de la vivienda y las organizaciones de desarrollo sacaron en 2003 cuando evaluaron la Ley de Urbanismo y Vivienda de Filipinas de 1992.

La habilidad de un individuo de reconocer su derecho a una vivienda continúa dependiendo en gran parte del ingreso del grupo familiar, las conexiones políticas, el sexo y el origen étnico o religión; también depende mucho de la política gubernamental y la voluntad política.2

En los países donde los gobiernos han dedicado esfuerzos coordinados para mejorar las condiciones de las casas, se han hecho avances. Sin embargo, con demasiada frecuencia, se sacrifica el compromiso con las viviendas adecuadas a favor de otras metas, como proyectos de reedificación urbana o embellecimiento.3

Estos súper proyectos también pueden causar desalojos, como se comprueba en el Proyecto de la Represa Three Gorges (China); Proyecto Bakun Dam (Malasia); los programas de edificación del río Mekong (Camboya, Laos, Tailandia, Vietnam); los Proyectos Ferroviarios del Norte y Sur de Manila (Filipinas); el Proyecto de Mejora Ambiental Kolkata (India); y el Proyecto de Recuperación de la Bahía de Yakarta (Indonesia).

Cuando las comunidades pobres urbanas que son desalojadas buscan un recurso legal, los tribunales en general dictaminan a favor de los propietarios de tierras, ya sean del gobierno o particulares. Rara vez se reconoció el derecho de los indigentes en las ciudades a un debido proceso y una vivienda alternativa, excepto en algunos pocos casos en Pakistán, Bangladesh e Indonesia.4

La rápida urbanización en Asia también afecta el derecho de la gente a una vivienda adecuada, limitando su acceso a las tierras y los servicios básicos y la seguridad del régimen de propiedad. La mayoría de la expansión urbana en el mundo en los próximos 25 años tendrá lugar en el Sudeste y el Sur de Asia. Alrededor del año 2030, unos 2.65 mil millones, más de la mitad de los cinco mil millones de habitantes de la población mundial proyectada, vivirá en ciudades asiáticas, de acuerdo con los cálculos de las Naciones Unidas. Como una gran parte de la expansión urbana futura será impulsada por los indigentes, 5 vale la pena analizar sus experiencias en el ámbito de una vivienda adecuada.

India

Consideremos India, por ejemplo, que alberga el 22 por ciento de los indigentes del mundo. Este país del Sudeste Asiático necesita entre 50 y 60 millones de casas nuevas para satisfacer la escasez total. En su último plan quinquenal que abarca del 2002 al 2007, el gobierno de la India reconoció que casi el 90 por ciento de la falta de viviendas comprende a la población con mayores dificultades económicas. Por lo tanto, existe la necesidad de aumentar el suministro de casas asequibles a este grupo de personas mediante la asignación de tierras, el otorgamiento de una asistencia financiera y la prestación de servicios de apoyo.

Además de las políticas gubernamentales, los tribunales indios han apoyado la relación entre el derecho a la vivienda y el derecho a la vida, como lo garantiza el Artículo 216 de la Constitución de India. Por ejemplo, en 1996, la Corte Suprema declaró en un dictamen que “un techo para un ser humano, por lo tanto, no es la simple protección de su vida, sino es un hogar donde el individuo tiene la oportunidad de crecer física, intelectual y espiritualmente. Por lo tanto, el derecho a la vivienda incluye un espacio habitable adecuado, una estructura segura y digna, un entorno limpio y digno, suficiente luz, aire y agua puros, electricidad, servicios sanitarios y otros servicios públicos, como caminos, etc., para que el individuo tenga un fácil acceso a su trabajo diario”.

Sin embargo, el apoyo judicial parece haberse debilitado en los últimos años. En un dictamen del año 2000 en contra del otorgamiento de casas alternativas a los ocupantes de una barriada, la Corte Suprema declaró: “Recompensar a un ocupante ilegal de terrenos públicos con un sitio alternativo gratis es como recompensar a un carterista”. 7 Los desalojos también afectan el derecho a una vivienda adecuada de la gente. Los cálculos de Hazards Centre, un grupo de apoyo profesional y centro de recursos para los problemas de las viviendas urbanas en Nueva Delhi, demuestran que entre los años 2000 y 2006, se produjo el desalojo forzoso de más de 100.000 familias de sus hogares en Nueva Delhi. 8

Además, la rápida expansión urbana dio como resultado en India una población de barriada que ahora excede toda la población de Gran Bretaña. El gobierno indio anunció en mayo de 2007 que la población de las barriadas del país habían aumentado de 27.9 millones en 1981 a 61.8 millones en 2001, cuando se hizo el último censo. 9

Considerando la gran necesidad de viviendas dignas en India, el enfoque de Hábitat trasciende la ejecución de sus propios programas de construcción. También actúa como catalizador para mejorar las condiciones de vivienda ofreciendo el apoyo y la experiencia de Hábitat a otros grupos y socios. Las actividades de Hábitat en India tienen lugar bajo el auspicio de IndiaBUILDS, una iniciativa estratégica para asistir a 250.000 personas proveyendo mejores casas y servicios sanitarios afines durante cinco años, movilizando 1 millón de voluntarios en el proceso y recaudando capitales para lograr esta meta.

Filipinas

En el Sudeste Asiático, Filipinas ofrece una reflexión interesante sobre la provisión de casas adecuadas. A diferencia de una India menos urbanizada, más de la mitad de la población de Filipinas vive en zonas urbanas. La capital, Manila, con una población mayor que 10 millones de personas, se encuentra entre las mega-ciudades del mundo. Casi el 60 por ciento de los residentes de Manila son ocupantes ilegales, quienes a menudo viven en tierras bajas que quedan inundadas durante la crecida de un río, cuestas precarias, cauces de ríos expuestos y zonas sumamente tóxicas, cerca de autopistas y ferrocarriles. También están expuestos a las amenazas de incendio. 10

Aunque el derecho a la vivienda está protegido legalmente por la Constitución de Filipinas y la Ley de Urbanismo y Vivienda de 1992 (UDHA, por su sigla en inglés), la realidad es más desoladora.

De acuerdo con el Centro para el Derecho a la Vivienda y los Desalojos (COHRE) en Ginebra, ha habido un aumento significativo en la cantidad de desalojos en la zona metropolitana de Manila desde comienzos de 2005 debido a la rehabilitación del sistema de Ferrocarril Nacional de Filipinas, conocido como los Proyectos Ferroviarios del Norte y del Sur.

Un informe de COHRE en 2006 reveló que el Proyecto de Conexión Ferroviaria Norte - Sur causaría el desalojo forzoso de 400.000 personas (80.000 familias), el desplazamiento planificado más importante de personas en la historia de Filipinas. Hasta la fecha, se trasladó a casi 29.000 familias (145.000 personas) a varios sitios de reubicación, a unos 40 km de la zona metropolitana de Manila. La investigación de COHRE revela que los ocupantes en la mayoría de los sitios de reubicación están afectados por una falta de agua potable, electricidad y servicios sanitarios.

Aunque no se puede negar el impacto adverso de proyectos tan importantes como el Ferroviario del Norte y del Sur, el gobierno facilita la mejora de las casas de las personas de bajos ingresos de algunas maneras. Por ejemplo, varios organismos estatales ofrecen o apoyan el financiamiento de viviendas, y la Secretaría de Vivienda Nacional se ocupa del sistema de vivienda administrado públicamente. 11

En el financiamiento de viviendas, el estado desempeña una función de prestamista principal. Según se informa, muchas de las iniciativas del gobierno para erradicar las viviendas inhabitables se han descentralizado, lo que alienta la participación en el nivel comunitario.12 Entre 1993 y 2001, casi 1 millón de personas se convirtieron en propietarias por medio del Programa de Vivienda Nacional que ayuda con la reubicación, casas básicas y proclamaciones de tierras del gobierno para albergar a los indigentes. El gobierno también lanzó el Programa Hipotecario Comunitario nacional para brindar financiamiento a bajo costo a los individuos y las comunidades que enfrentan el desalojo o la falta de un régimen de propiedad para adquirir un terreno no dividido. Entre 1989 y 2003, el programa hipotecario ayudó a más de 140.600 grupos familiares de bajos ingresos a garantizar una vivienda y el régimen de propiedad. 13

En Filipinas, Hábitat también está asumiendo un rol activo para ofrecer soluciones de vivienda en las ciudades, construyendo unidades de mediana altura en Taguig City, lo que alivia la necesidad de casas entre un suministro escaso de tierras y una creciente población urbana.

Tanto India como Filipinas representan los diversos desafíos que Hábitat enfrenta para proveer una vivienda adecuada en la región de Asia/Pacífico. Aunque la necesidad continúa siendo apremiante, Hábitat sigue creando oportunidades para que sus familias propietarias crezcan física, intelectual y espiritualmente, para cumplir de este modo con el Artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Wong Hiew Peng es una escritora/redactora de HFH en Asia/Pacífico. Trabajó en la prensa en Singapur antes de comenzar en HFH en 2006. Su dirección de correo electrónico es HPeng@habitat.org.


1 Struggling for Housing Rights in Asian Cities, Ted Anana, Eviction Watch, publicado en el Vol. 34 del boletín informativo FOCUS de Asia-Pacífico, diciembre de 2003, a disposición en el sitio web HURIGHTS OSAKA, http://www.hurights.or.jp/asia-pacific/no_34/02.htm.
2 "A Right to A Decent Home – Mapping Poverty Housing In The Asia/Pacific Region", por Jennifer Duncan, publicado por Hábitat para la Humanidad Internacional, Oficina de Asia/Pacífico, 2007.
3 Ibid.
4 Struggling for Housing Rights in Asian Cities, Ted Anana, Eviction Watch, publicado en el Vol. 34 del boletín informativo FOCUS de Asia-Pacífico, diciembre de 2003, a disposición en el sitio web HURIGHTS OSAKA, http://www.hurights.or.jp/asia-pacific/no_34/02.htm.
5 Estado de la población mundial, 2007, United Nations Population Fund.
6 El Artículo 21 de la Constitución de India establece que ninguna persona debe ser privada de su vida o libertad personal, excepto de acuerdo con los procedimientos establecidos por la ley.
7 Almitra H. Patel contra Union of India, caso citado en el artículo “The Human Right to Adequate Housing and Land”, por Miloon Kothari, Sabrina Karmali, Shivani Chaudhry, 2006, Comisión Nacional de Derechos Humanos (Nueva Delhi, India) http://nhrc.nic.in/publications/housing.pdf.
8 The Human Right to Adequate Housing and Land, por Miloon Kothari, Sabrina Karmali, Shivani Chaudhry, 2006, Comisión Nacional de Derechos Humanos (Nueva Delhi, India) http://nhrc.nic.in/publications/housing.pdf.
9 Indian slum population doubles in two decades, The Times Online, 18 de mayo de 2007. http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/asia/article1805596.ece.
10 Understanding Asian Cities: A Synthesis of the Findings from the City Case Studies, D. Satterthwaite, octubre de 2005 (Coalición Asiática para el Derecho a una Vivienda), a disposición en el sitio www.achr.org.
11 Conforme a la Ley de Urbanización y Vivienda (UDHA) de 1992, el sistema de vivienda administrado públicamente es la estrategia principal del gobierno para abordar la falta de casas mediante programas y proyectos que proporcionan una casa y paquetes de terrenos, o terrenos para gente carenciada en todo el país. Conforme a UDHA, los promotores inmobiliarios pueden cumplir con el 20 por ciento del requisito de este sistema mediante la construcción de nuevos asentamientos, la mejora de barriadas, la renovación de zonas para una edificación prioritaria, uniones transitorias de empresas con organismos gubernamentales o agencias de vivienda del gobierno, o la participación en el Programa Hipotecario Comunitario (CMP).
12 "A Right to A Decent Home – Mapping Poverty Housing In The Asia/Pacific Region", por Jennifer Duncan, página 94, publicado por Hábitat para la Humanidad Internacional, Oficina de Asia/Pacífico, 2007.
13 Ibid.