Berikoy: comunidades que crean comunidades -- Habitat for Humanity Int'l 1

Berikoy: comunidades que crean comunidades

Por Barbara Brady

Tras los devastadores terremotos de 1999 que asolaron la región de Adapazari en Turquía (a unos 70 Km. al este de Estambul), se creó el proyecto “Beriköy: comunidades que Crean Comunidades” para resolver los problemas de larga data de desempleo, ambientales y socioeconómicos que tendrían lugar a continuación. El objeto principal del proyecto es potenciar a las personas carenciadas, generar puestos de trabajo y promover el desarrollo sustentable futuro por medio de lo que se considera tanto una herramienta como un producto final en y por sí mismo: trabajar juntos como comunidad para crear una comunidad de hogares. Beriköy, cuya traducción aproximada es "nuestra ciudad", es un proyecto piloto para crear comunidades sustentables a largo plazo de forma tal que reúna a los beneficiarios, el sector público y privado, las instituciones educativas y el gobierno local para trabajar todos juntos, literalmente de la nada.

“En definitiva, Berikoy cosechará las semillas que se convertirán en el concepto de un desarrollo comunitario realista, factible y bien equilibrado para toda Turquía”, declaró Rukiye Devres Unver, cofundadora del proyecto y actual presidenta de la Fundación YAY[1] .



Este proyecto en Adapazari fue desarrollado inmediatamente después del primer terremoto de 1999, cuando el profesor universitario Jan Wampler del Massachussets Institute of Technology (MIT) se comunicó con dos de sus ex estudiantes: Rukiye Devres Unver y Barbara Brady, quienes trabajaban en Estambul. Los tres trabajaron juntos para preparar un taller, que el profesor Wampler había coordinado en el Massachusetts Institute of Technology y para el cual Devres y Brady actuaron como personas de contacto en Turquía. El taller[2], formado por varios estudiantes del MIT de los departamentos de arquitectura, planificación urbana y otros que trabajaban con el profesor Wampler, visitaron Turquía varias veces y trabajaron con las víctimas del terremoto para comprender las necesidades y la cultura locales. La meta fue elaborar un proyecto que permitiría no sólo construir casas sino también construir hogares y trabajar con las personas después de la catástrofe para reanimar sus vidas y sus hogares de forma digna, sustentable y con una capacidad de potenciación.

Durante el primer año después del terremoto, se elaboró un proyecto inicial para 50 hogares y un centro comunitario. El esquema resultante que incorporó la continua participación de las familias beneficiarias tenía tres metas:

  • La participación en la creación del proyecto y la construcción como una forma de potenciar a las familias beneficiarias para que comprendieran métodos de construcción seguros y económicos.
  • Crear un sentido de pertenencia en el proyecto y destrezas fundamentales para un futuro empleo.
  • Establecer un modelo financiero que contribuyera a reducir el costo de las viviendas.

El proyecto también contó con empresas locales que aportaron su tiempo y materiales, lo que también les permitió sentirse dignas y orgullosas y contribuir al éxito del proyecto. Al igual que Hábitat para la Humanidad (HFH), el proyecto requirió a los beneficiarios que hicieran pagos para adquirir las viviendas con el tiempo en un fondo que permitiría edificar más hogares.

Como muchos de los conceptos y las metas fueron similares a los de Hábitat para la Humanidad, y como Hábitat para la Humanidad Internacional (HFHI) estaba interesada en trabajar en Turquía, fue normal que se creara una asociación para alcanzar estas metas. El personal dedicado de HFHI y el equipo de Wampler, Devres, Brady y Halim Neyzi (un empresario local que se unió al equipo fundador) hicieron causa común con una fundación turca que tenía una misión complementaria, CEKUL, para establecer una guía sobre el marco legal y financiero y la infraestructura física necesarios para que este proyecto se convirtiera en realidad. Como resultado, en 2003, el comité organizador del proyecto Adapazari creó la fundación YAY para que fuera la organización local que pusiera el proyecto en práctica y la socia de Hábitat para la Humanidad Internacional en el proceso. Los subcomités locales que se habían organizado también fueron incluidos en esta [fundación].

El diseño de Berikoy y su esquema general incluyeron un diseño ecológicamente sustentable y sensible a la cultura, junto con un uso eficaz de la energía mediante medios tanto activos (generación y uso de la energía) como pasivos (orientación del diseño, aislamiento, tamaño/calidad y ubicación de las ventanas y persianas). Se dedicaron especiales esfuerzos al uso eficaz del espacio interno y externo (las casas varían de 70 a 90 metros cuadrados) pero, al mismo tiempo, se observaron las costumbres sociales de tener privacidad en ciertas áreas. El diseño también incorpora la integración final de la energía renovable por medio de la energía solar y la reutilización del agua pluvial y cloacal (agua de la cocina y áreas de lavado, o aguas residuales limpias y filtradas de algunos sistemas sépticos) para el riego de los jardines. Hay una variedad de espacios comunitarios y oportunidades para la creación de pequeñas empresas y micro industrias dentro de la comunidad con el fin de abordar las necesidades socioeconómicas de las familias y permitir a las mujeres la oportunidad de trabajar dentro de la comunidad. El alcance de este esquema y la atención prestada al diseño son posibles gracias a la cooperación y el apoyo de grupos complementarios de muchos sectores de la sociedad (viviendas, instituciones educativas, construcción, asistencia social y micro industrias), y permiten a cada individuo/organización aportar su especialización y actuar de modo integrado para alcanzar la meta final.

El método de construcción es una estructura de acero de consistencia liviana revestido que brinda flexibilidad, una relativa ligereza y fortaleza, y la cual se considera una industria emergente en Turquía, en la cual los trabajadores de las familias beneficiarias estarán calificados exclusivamente para participar. Las primeras ocho familias de Berikoy se mudaron a sus nuevos hogares en mayo del año 2004, en una bella ceremonia llena de sonrisas, lágrimas, abrazos y un orgulloso sentido de comunidad y logro. Estuvieron presentes las familias de los beneficiarios, los socios del proyecto, los patrocinadores corporativos, otros donantes, la prensa local e internacional y los funcionarios del gobierno local. La construcción de la segunda fase comenzó en el otoño del año 2005.

Se eligieron a las familias beneficiarias de Berikoy mediante la cooperación de un equipo de selección de familias del proyecto y el Departamento de Sociología en una universidad local, Sakarya. Después de establecer los criterios para los grupos que más necesitaban ayuda mediante exhaustivas entrevistas y pláticas locales, un comité de selección de familias trabajó con la Universidad Sakarya para definir los parámetros de un proceso transparente para la selección de familias, el cual utilizó en gran parte la experiencia de HFHI en otras partes de Europa y Asia. El presidente del Departamento de Sociología de la Universidad Sakarya finalizó y supervisó el proceso mismo mediante un procedimiento de presentación de solicitudes y entrevistas imparciales. Los beneficiarios de Berikoy no deben tener derechos a una propiedad y deben demostrar su capacidad de “reembolso" por medio de pagos mensuales y "autoconstrucción".

La recaudación de fondos para Berikoy tuvo lugar en varios niveles, desde patrocinios populares a corporativos y eventos anuales con este fin, e incluye toda una variedad, de autoconstrucción y donaciones en especie a donaciones financieras directas. También se han donado muchos servicios profesionales por medio de socios. Los consultores de recaudación de fondos han dedicado su tiempo en Turquía y HFHI también brindó sus conocimientos y asesoría en esta área. Durante la primera fase de construcción en 2004, muchos donantes financieros y corporativos participaron en la rica experiencia de ayudar por medio de la autoconstrucción, con voluntarios corporativos que comentaron cuán favorable había sido la experiencia tanto para su compañía como para los empleados.

Las mujeres de las familias beneficiarias trabajaron con el personal de ayuda a las familias de Berikoy para pensar en la idea de hacer papel fino artesanal para la venta. Este papel especial, que contiene semillas y pétalos de flores, se usa en invitaciones y tarjetas de salutación. Todos los ingresos se entregaron a los creadores para contribuir a los presupuestos de las familias.

Mediante el trabajo real de la construcción y los ejemplos dados, Berikoy ha inspirado a todas las personas participantes a creer en el poder de la comunidad, la dignidad y el respeto. Ha demostrado que, cuando se incorporan estas virtudes en la posibilidad de edificar casas, éstas se convierten en algo mucho más superior: en el esquema productivo para comunidades y hogares sólidos, orgullosos y humanitarios.

Barbara M. Brady es la cofundadora del proyecto y miembro de la Fundación YAY.


Para obtener más información, por favor visite el sitio web www.berikoy.org.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] YAY es la sigla de Yasanabilir Ortamlar Yaratma, la cual se refiere a las comunidades que crean comunidades. Para obtener más información, visite el sitio web http://www.yay.org.tr/English/Sponsors.htm.

[2] Talleres, en este contexto, se refieren a los estudios de diseño opcionales en el nivel de graduados del MIT, ofrecidos por el profesor Wampler. Los estudiantes se enfocan atentamente en una necesidad/un problema real en el mundo y trabajan con una comunidad local para dar soluciones sociales/arquitectónicas reales a la comunidad o comunidades en cuestión.