HFH Vanuatu analiza innovadoras técnicas de construcción -- Habitat for Humanity Int'l 1

HFH Vanuatu analiza innovadoras técnicas de construcción

Por Vanessa Daniel

Vanuatu es una república independiente que consiste en 83 islas tropicales al este de Australia y al oeste de Fiyi, con una población superior a 200.000 (en su mayoría melanesia). Los franceses y británicos, quienes gobernaron conjuntamente la nación hasta 1980 cuando era conocida como “Las Nuevas Hébridas”, dejaron una infraestructura tambaleante. Aunque muchas de las personas viven en todo Vanuatu, el 95 por ciento de las ocho islas más grandes, que representan el 80% de la superficie terrestre, está poblado. Sin embargo, [la población] se ha sentido atraída recientemente por las áreas urbanas, en particular por la capital, Port Vila. El turismo es la industria principal.

En 2001, Hábitat para la Humanidad abrió una oficina nacional en Port Vila. Las viviendas constituyen un importante desafío para la nación insular. A menudo, [las planchas de] metal corrugado se apoyan juntas como paredes, lo que forma un rancho. Una sala común albergará a una familia de varias generaciones y los parientes próximos comparten el espacio. Se colocan esteras tejidas de pasto en el suelo por la noche, a modo de camas, y la única cocina está afuera. Si la comunidad tiene la suerte de tener agua corriente, muchas familias comparten el grifo. Con frecuencia, una cantidad de personas comparte también los baños, los cuales, a veces, pueden ser arbustos. Las casas no tienen puertas, sólo un lienzo que se agita en la brisa. Grandes rocas sostienen a los techos en posición pero sólo durante el clima benigno. Por supuesto, estas viviendas son sumamente susceptibles a los ciclones. Huelga decir, la superpoblación y las condiciones de vida insalubres son un problema que determina que Hábitat para la Humanidad (HFH) Vanuatu sea fundamental en las ciudades.[1]

Entretanto, las áreas rurales tienden a ser llenadas con casas más tradicionales, construidas con materiales locales (bambú, pasto y paja o juncos usados como techumbre). Aunque son llamativas, no sólo crean un problema de seguridad sino que también son vulnerables a las plagas, las inundaciones y los ciclones. En febrero de 2004, por ejemplo, el Huracán Ivy dañó más de 10.700 casas en 13 islas. HFH Vanuatu se comprometió a ayudar.

Además de las malas condiciones de vida y las influencias climáticas, el disperso archipiélago consiste en islas mayormente volcánicas, lo que agrega consideraciones geológicas a la lista de desafíos enfrentados por HFH Vanuatu. Pero las circunstancias sociales/económicas continúan siendo la prueba más grande. Los conflictos por tierras entre las tribus y una población de rápido crecimiento significan que existe una escasez de tierras accesibles para viviendas asequibles. Las familias indigentes que buscan hogares dignos tienen que luchar con los altos precios de las tierras, los costosos materiales de construcción (en particular cuando son importados) y una falta de recursos para garantizar la propiedad de las tierras. Se tuvo que adaptar y flexibilizar el modelo de Hábitat para la Humanidad de América del Norte para la supervivencia.

Para los discapacitados, la propiedad de las viviendas es aún más difícil porque tienden a conseguir menos empleos y, por lo tanto, tienen menos recursos disponibles. En los últimos tres años, HFH Vanuatu ha ayudado a abordar esta porción de la sociedad y ha construido casas para los invidentes y discapacitados físicamente. Asimismo, se está diseñando un baño para discapacitados prototipo para los futuros beneficiarios.

Desde sus comienzos, HFH Vanuatu ha evolucionado en la construcción de viviendas y mejorado y racionalizando constantemente sus métodos para ser más y más eficiente cada vez. En 2004, la tecnología de bloques de hormigón para armado (CBI, por su sigla en inglés) de las Filipinas reemplazó las viviendas de bloques y yeso, lo cual sustituyó a su vez las casas de roca local (que demandaban mucho tiempo y eran costosas). Las viviendas CIB son a prueba de terremotos y ciclones ya que están hechas con cemento importado con arena y coral locales. [Los bloques] son fáciles de ensamblar y pueden ser fabricados por anticipado por los estudiantes (curso de aprendizaje de seis semanas), o en el lugar por los voluntarios (como el equipo de la Aldea Mundial de Hong Kong en marzo), o los propietarios de las viviendas (como parte de su autoconstrucción). Como resultado, se ha reducido el costo promedio de una vivienda. Además, se presentó en noviembre una nueva tecnología para techos del Reino Unido pero que se usa internacionalmente. Esta tecnología usa losas de hormigón, las cuales son mejores que las de metal porque el hormigón es más fuerte, es a prueba de huracanes y se puede preparar en el sitio. Además, la pendiente más pronunciada [del techo] permite una mejor aireación, lo cual es necesario en este país húmedo y tropical. Las losas más fuertes y más elegantes se están poniendo ahora en la mayoría de las nuevas viviendas edificadas. Nuevamente, las losas son fabricadas localmente por los estudiantes, voluntarios y propietarios de vivienda.

Pensando en el futuro, HFH Vanuatu tiene la intención de continuar mejorando sus técnicas de construcción de viviendas sustentables, potenciar a la comunidad con destrezas para edificar casas y concentrarse en ayudar más a los carenciados. En la actualidad, se están organizando campañas de recaudación de fondos en Santo para la construcción de una oficina regional y, antes del Día de la Independencia de Vanuatu a fines de julio de este año, se habrá inaugurado nuestra oficina nacional (la cual ahora está en la etapa de planificación) y habrá abierto sus puertas a una celebración propia.

Vanessa Daniel es una consultora de arquitectura de HFH en el Pacífico Sur.


Tecnología de bloques de hormigón para armado

La tecnología de bloques de hormigón para armado, importada de Filipinas, fue presentada a HFH Vanuatu a fines de 2004 con la esperanza de que formaría parte de la solución a las viviendas pobres en la Isla del Pacífico.

La nueva tecnología ahorrará un quinto aproximadamente del costo del cemento usado en la casa promedio construida en Vanuatu, lo cual reducirá los costos de edificación. Una bolsa de cemento cuesta entre 900 y 1.000 Vatus en Vanuatu (unos US$9). En comparación, una bolsa del mismo tamaño cuesta un equivalente de unos 300 Vatus en las Filipinas (unos US$3).

La tecnología CIB es más fácil de usar porque los bloques no deben ser nivelados continuamente como los bloques de hormigón huecos. Éstos se deben nivelar constantemente una vez instalados pero este problema se elimina porque no se usa argamasa entre los bloques de hormigón de armado. En la tecnología CIB los bloques son unidos por barras de refuerzo de acero y hormigón vertido a través de orificios dentro de los bloques.

Vivianne Licht, la directora interina nacional de HFH Vanuatu que participó en un taller de tecnología CIB, dijo que la tecnología era ideal por muchas razones. “Puedo ver madres en las comunidades de las aldeas locales sentadas con sus esterillas afuera, trabajando con sus hijos para formar los bloques para sus propios hogares”.

Wong Hiew Peng es un escritor/editor de HFH en Asia y el Pacífico.


--------------------------------------------------------------------------------

[1] Dependiendo del lugar y las necesidades de las familias propietarias, las casas de HFH en general tienen fundaciones de losa de hormigón y están formadas con bloques de hormigón y madera, con postigos y bastidores de madera dura. Se usa hierro corrugado para el techo.