HFH construye viviendas para los discapacitados en China -- Habitat for Humanity Int'l 1

HFH construye viviendas para los discapacitados en China

Por Wong Hiew Peng

Entre los países en vías de desarrollo en el mundo, China se puede enorgullecer de su notable reducción de la pobreza a gran escala. Usando los parámetros de medición de la pobreza del Banco Mundial de las personas que viven con menos de US$1 por día, se calcula que la cantidad de indigentes en China ha disminuido notablemente de 490 millones en 1982 a 88 millones en el año 2002.

La exitosa reducción de la pobreza en el país más poblado del mundo se debe a su rápido crecimiento económico anual superior al 9 por ciento (1979–2003). Las reformas y los cambios estructurales desde 1978, a su vez, desempeñaron una función clave en la estimulación del crecimiento económico.

De acuerdo con una monografía presentada en la Conferencia sobre la Pobreza en Shanghai en 2004, ésta es un fenómeno rural en China ya que 80 millones de la población rural del país viven en la indigencia. Durante la década de los noventa, la población indigente rural de China se contrajo y se concentró además en las regiones occidentales. La provincia sudoeste de Yunnan tenía una participación del 9,4 por ciento de la población indigente rural de China en 1994, ocupando el primer lugar de la lista de 31 provincias.

Fue enYunnan que Hábitat para la Humanidad decidió iniciar sus operaciones en China en el año 2002. En la Federación para Personas Discapacitadas de Yunnan (Yunnan Disabled People’s Federation), Hábitat encontró un socio que también está comprometido a mejorar las viviendas inhabitables de los discapacitados en la provincia.

Yunnan también alberga muchas de las 800 colonias de leprosos donde las personas gravemente afectadas por la enfermedad han vivido desde la década de los sesenta y los setenta. Aunque muchos de los enfermos se han curado, más de la mitad de las 230.000 personas afectadas por la lepra en China sufrieron un daño permanente en la vista y quedaron discapacitadas. Causar una impresión imborrable también es el estigma social que los enfermos de lepra también deben soportar.

De acuerdo con el profesor universitario Yang Lihe, un especialista en lepra jubilado, no se emitían usualmente certificados de inscripción de viviendas (hukou) ni documentos de identidad oficiales (shenfenzheng) a los residentes de las colonias de leprosos en China. Para todos los fines oficiales, los enfermos de lepra bien podrían ser invisibles.

Pero su lucha es bien conocida por Hábitat y sus socios que incluyen la Federación de Personas Discapacitadas de Yunnan, la Misión Internacional contra la Lepra y los gobiernos de los municipios. Desde 2003, más de 100 familias en varias colonias de leprosos en Yunnan se han beneficiado con las casas que Hábitat y sus socios construyeron.

Alentados por los resultados positivos de sus programas de Yunnan, Hábitat extendió su presencia en China abriendo oficinas de proyectos en las provincias vecinas de Guangdong en 2004 y Guangxi en 2005. Aunque la oficina de proyectos de Guangxi elabora programas de trabajo en todas las comunidades rurales en la provincia afectada por la pobreza, la oficina de Guangdong atiende a las familias en las áreas carenciadas.

En el año 2005, la oficina de Guangxi lanzó su primer proyecto en asociación con la Misión Internacional contra la Lepra para construir 10 nuevas viviendas para las personas ancianas en la colonia de leprosos Dingwo. Cuando se fundó por primera vez en 1956, la colonia de leprosos Dingwo tenía más de 150 habitantes. A comienzos de la década de los ochenta, cuando se empezó a practicar ampliamente un nuevo tratamiento contra la lepra, se obligó a los ocupantes de la colonia a regresar con sus familias en el campo. Con los años, las cantidades menguaron cuando el 80 por ciento de los habitantes se recuperaron y volvieron a sus propios hogares y otros murieron. Aquellos que no tenían hogares donde regresar, o que fueron rechazados completamente por sus familias, quedaron relegados y tuvieron que vivir con un escaso subsidio gubernamental. En el año 2005, los 10 habitantes restantes enfrentaron problemas ya que los techos tenían filtraciones y también carecían de agua potable y servicios sanitarios. La seguridad también era un problema porque se sospechaba que las personas de los pueblos vecinos robaban cosas a los enfermos de lepra.

Para el proyecto Dingwo, Hábitat construyó 10 viviendas de 28 metros cuadrados, con un diseño de patio, un baño público y un pozo de agua potable de 40 metros de profundidad. El patio y la sala de entretenimiento con una TV y una reproductora de DVD alientan a los ocupantes de la colonia a interactuar más entre sí. El diseño mejora la seguridad permitiendo a los residentes cerrar con candado el portón de acero por las noches. Los residentes están usando sus viejos hogares que quedaron intactos para criar animales con préstamos de micro financiamiento de Hábitat.

Las casas de un piso que Hábitat construyó para los enfermos de lepra en Yunnan, Guangdong y Guangxi no son muy distintas de otras casas en estas regiones. En general, son más pequeñas que las casas regulares, de 20 a 80 metros cuadrados de tamaño, y tienen una o dos recámaras y un área separada para la cocina.

Los diseños de viviendas varían de colonia a colonia y de proyecto a proyecto pero la higiene es un factor muy importante. Por ejemplo, en las viviendas construidas para enfermos de lepra, un piso de losa de hormigón reemplazará el típico piso de tierra de una casa regular para los indigentes. Hábitat también garantizará que todas las superficies de las casas tengan bordes alisados con yeso y azulejos de gran calidad para impedir nuevas lesiones a los enfermos de lepra que han perdido el sentido del tacto en sus extremidades afectadas. En el área de la cocina, las estufas se construyen con chimeneas para dirigir el humo fuera de los ojos sensibles de los enfermos de lepra.

Los baños están diseñados especialmente con nuevos azulejos y un sistema de cisterna del excusado apropiado para mejorar la limpieza y reducir el riesgo de una infección de los enfermos de lepra con heridas abiertas. Considerando sus discapacidades, también se construyen baños comunitarios para el uso de tres a cuatro personas, lo que permite una limpieza y un mantenimiento más eficaces de los excusados por medio de una iniciativa de grupo.

En marzo de 2006, Hábitat y la Misión Internacional contra la Lepra ampliaron su asociación acordando trabajar en proyectos de desarrollo comunitario y micro emprendimientos, así como edificar viviendas para 46 familias afectadas por la lepra y otros discapacitados en la Región Autónoma de Guangxi Zhuang. La asociación quinquenal que se prolonga hasta el año 2010 comprenderá un compromiso de hasta 100.000 libras por parte de TLMI.

Asimismo, en la cercana provincia de Guangdong, la oficina de proyectos de Hábitat eligió lanzar su proyecto piloto en Changliu, una colonia en las montañas a casi dos horas de distancia en auto de la capital provincial, Guangzhou. La Federación de Personas Discapacitadas de Guangzhou recomendó la colonia a Hábitat donde se evaluaron las necesidades individuales, la capacidad de cancelar préstamos conforme al modelo Ahorre y Construya (Save & Build) y la voluntad de participar en el programa y contribuir con su propia mano de obra a la construcción de viviendas. El modelo Ahorre y Construya requiere a los propietarios ahorrar un tercio del costo de la vivienda mientras Hábitat y sus socios aportan los montos restantes.

Siete familias de bajos ingresos que cuentan con una producción agropecuaria de subsistencia y tienen familiares discapacitados fueron seleccionadas para el proyecto de Changliu. Sus casas, fabricadas con ladrillos de tierra comprimida y pisos de tierra, eran oscuras, húmedas y sucias, los techos tenían filtraciones y las paredes estaban agrietadas.

La familia Yang fue la primera en Changliu cuyo hogar fue construido por Hábitat. Cuando se terminó la casa de dos recámaras en julio de 2005, Yang Liutai dijo: “Esperamos que el nuevo cuarto sea mejor para nuestra salud y reduzca el costo de nuestros medicamentos”. Su padre es sordo y su madre está discapacitada.

La nueva casa de la familia Yang también presenta un techo de cemento plano que se podría usar para secar fruta, como ciruelas y mandarinas, cuya venta los ayudaría a cancelar el préstamo.

A pesar de sus discapacidades, muchos de los propietarios de viviendas Hábitat no vacilaron en contribuir a la autoconstrucción, es decir, a aportar su propia mano de obra para la edificación de su hogar. A pesar de que ellos no puedan hacer tareas más extenuantes, muchos a menudo ayudaron a transportar los ladrillos al sitio de la construcción, retirar los escombros o enyesar las paredes.

En diciembre de 2005, la oficina de proyectos de Guangdong continuó trabajando en la colonia de Shiling, Guangzhou, lanzando un proyecto de seis casas para las familias con y sin familiares discapacitados. Esto ayudó a aumentar la aceptación e integración de las familias con discapacidades en la comunidad más grande.

Además de los discapacitados en Guangdong, Hábitat también brindó asistencia a las familias con lepra y discapacidades en una colonia de leprosos al sur de la provincia. Hábitat participa en la construcción de 24 viviendas en cooperación con la Fundación Internacional del Club de Leones y el Club de Leones en Guangdong.

Del mismo modo que el presidente chino Hu Jintao invitó a toda la sociedad del país a respetar, cuidar y ayudar a los discapacitados, Hábitat y sus socios están desempeñando una función importante para abordar las necesidades de este grupo de personas. Con viviendas dignas y seguras, los discapacitados, entre ellos los enfermos de lepra, pueden ocuparse mejor de su salud, mejorar sus medios de vida y vivir con dignidad.

Wong Hiew Peng es un escritor/editor de HFH en Asia y el Pacífico.