Cómo abordar el impacto de la guerra en las mujeres en Sri Lanka -- Habitat for Humanity Int'l 1

Cómo abordar el impacto de la guerra en las mujeres en Sri Lanka

Por Samantha Wimalasuriya

El impacto causado por la guerra en las mujeres es tan inmediato como continuo. Durante la crisis, ellas pueden experimentar la trágica muerte o desaparición de sus seres queridos, ser violadas, o también tener enfrentamientos con las fuerzas armadas. Con el tiempo, las mujeres pueden sufrir un trauma o una sumisión involuntaria a largo plazo, y/o ser obligadas a asumir funciones que no forman parte de su rol tradicional y culturalmente.

El tsunami del año 2004 y la guerra civil durante 30 años en Sri Lanka han dejado innumerables mujeres solteras y viudas. Además de contraer nuevas obligaciones al cuidar a sus familias, los clanes familiares de las mujeres y la comunidad más grande a menudo las marginan por asumir responsabilidades de control que con frecuencia son culturalmente inaceptables para las mujeres en Sri Lanka.

Esta situación ha motivado a Hábitat para la Humanidad Sri Lanka a concentrar sus programas en la prestación de asistencia a este segmento cada vez más estigmatizado por la sociedad. Los programas para las mujeres afectadas por la guerra en Sri Lanka se pueden clasificar en tres categorías: vivienda, entorno familiar y proyectos futuros.

Vivienda

La Guerra Civil de Sri Lanka fue una insurrección intermitente contra el gobierno de Sri Lanka por los Tigres de Liberación del Eelam Tamil, la cual comenzó en 1983. Durante más de 25 años, la insurrección causó importantes penurias a la población de Sri Lanka. Más de 80.000 personas fueron asesinadas durante el conflicto y más de 300.000 habitantes fueron desplazados. Las fuerzas armadas de Sri Lanka derrotaron a los Tigres de Liberación del Eelam Tamil en mayo de 2009 pero el sufrimiento hoy en día, aun continúa.

La necesidad inmediata en Sri Lanka después de que se terminó la guerra fue proporcionar soluciones en vivienda a las 300.000 personas desplazadas internamente que vivían lejos de sus hogares permanentes en Sri Lanka. El gobierno de Sri Lanka, las organizaciones no gubernamentales locales e internacionales y las Naciones Unidas implementaron un programa de asistencia integral para dar refugio temporal a las personas desplazadas internamente.

La contribución de HPH Sri Lanka a esta campaña de asistencia tuvo dos propósitos. Primero, Hábitat facilitó la donación de 448 cajas para refugio temporal, cada una de las cuales contenía una carpa para diez personas y otros equipos, incluidos:

  • Mosquiteros tratados con insecticida
  • Ollas, cubiertos, tazones y vasos
  • Recipientes de agua plegables y tabletas para purificar agua
  • Un “kit” para niños pequeños con libros para colorear, crayones, lápices, etc.

Luego, HPH Sri Lanka apoyó la construcción de viviendas transicionales, escuelas, jardines preescolares y sanitarios para mujeres, niños y personas heridas o discapacitadas por la guerra. El enfoque principal fue prestar una especial atención a las necesidades de las mujeres desplazadas. Cuando se construyeron estas viviendas transicionales, se brindó una consideración significativa a su proximidad a las escuelas temporales, las puertas con cerraduras seguras y el fácil acceso a los servicios sanitarios.

Otro aspecto clave de las viviendas transicionales fue que ellos se podían desmantelar rápidamente y los diversos componentes se podían retirar fácilmente. El peso de las paredes de madera terciada, por ejemplo, era tan liviano que una mujer las podía fácilmente levantar. De la misma manera, las ventanas se ensamblaron usando bisagras que se podían separar y reutilizar con poco esfuerzo.

Entorno familiar

El estereotipo de que las mujeres son beneficiarias pasivas puede dar como resultado su exclusión de la toma de decisiones que las afectan directamente. Como una forma de brindar soluciones en vivienda a las familias afectadas por la guerra en el norte y este de Sri Lanka, HPH adopta un enfoque holístico para desarrollar las destrezas y la capacidad de las familias y las comunidades. Las mujeres toman parte en la planificación, ejecución y evaluación de los programas que las asisten; por ejemplo, la jardinería, compostaje de residuos y la preparación de alimentos utilizando energía solar se encuentran entre las actividades alentadas por, y facilitadas con, las opiniones de las mujeres.

Por ejemplo, como las mujeres son responsables a menudo de procurar que hayan alimentos para sus familias, HPH Sri Lanka solicita a que la mujer de la casa decida qué tipo de vegetales cultivará en el jardín del hogar.

Planes futuros

Los planes de HPH Sri Lanka para el futuro inmediato incluyen un programa sobre derechos a la tierra, basado en la defensa y promoción de la causa y la incidencia política, que se concentra en potenciar a las personas, sobre todo a las mujeres, para que incidan por el acceso a la tierra y la tenencia segura.

Por último, HPH Sri Lanka está preparando una propuesta de subsidios con World Concern Development Organization (WCDO) para mejorar la producción lácteos comerciales en el Norte y Este de Sri Lanka, donde hay una gran cantidad de grupos vulnerables, incluidas las mujeres quienes son jefas de hogar.

En Batticaloa, uno de los distritos de la provincial, el gobierno de Sri Lanka calcula que hay más de 18.000 mujeres, jefas de familia, muchas de las cuales quedaron viudas tras la guerra. WCDO ya ha formado más de 43 sociedades administradas por granjeros en un distrito; el 52% de los 1.982 granjeros en esta sociedad son mujeres. HPH Sri Lanka se concentrará en las necesidades de vivienda de dichas comunidades.

Samantha Wimalasuriya es Gerente de Recursos para Proyectos de HPH Sri Lanka. Una ex abogada penal, vivió en Australia durante 24 años antes de regresar a Sri Lanka. Comenzó a trabajar para Hábitat para la Humanidad en mayo de 2009 en búsqueda de una carrera más significativa en el sector del desarrollo.