Una estrategia exitosa que nació de la necesidad: asociaciones de organizaciones comunitarias con HFH de Egipto -- Habitat for Humanity Int'l 1

Una estrategia exitosa que nació de la necesidad: asociaciones de organizaciones comunitarias con HFH de Egipto

Por Yousry Makar

A comienzos de la década de los noventa, Hábitat para la Humanidad (HFH, por su sigla en inglés) comenzó a trabajar en Egipto a raíz de una estrategia de la Organización Evangélica Cóptica para Servicios Sociales (CEOSS, por su sigla en inglés), una ONG con base en Egipto que tiene una amplia experiencia en desarrollo comunitario. Con sus avanzados programas de salud, educación y desarrollo económico, CEOSS intentaba mejorar las viviendas de El Motomedea, una comunidad de recolectores de residuos ubicada en las afueras de El Cairo.

El proyecto fue llevado a cabo por el personal de CEOSS, que enseñó a la comunidad los principios de Hábitat, facilitó el desarrollo del comité local y se aseguró de que los pagos se realizaran a tiempo. Los repagos se depositaron en una cuenta bancaria por separado de CEOSS y se utilizaron para financiar viviendas adicionales en la comunidad.

Las viviendas que se construyeron tenían un marcado contraste con las hacinadas y precarias viviendas existentes, donde las familias habían vivido entre los residuos, muy cerca de los cerdos, los pollos y las cabras. Los repagos se realizaron a tiempo y pronto el fondo rotativo pudo financiar la construcción de más viviendas en la comunidad.

A pesar de haber sido bastante poco ortodoxa en aquel momento, la estrategia de trabajar al amparo de una organización socia fue un éxito evidente tanto para Hábitat para la Humanidad como para CEOSS. Este exitoso proyecto llevado a cabo en El Motomedea nunca se habría logrado si Hábitat hubiera seguido el modelo tradicional de involucrar a la comunidad, inscribirse en la zona y crear una filial de Hábitat. De hecho, Hábitat para la Humanidad recién obtuvo la inscripción oficial como delegación de Hábitat para la Humanidad Internacional (HFHI, por su sigla en inglés) en 2004, después de muchos años de idas y venidas legales.

En 1997, HFH de Egipto comenzó a considerar la posibilidad de tener su propia identidad, mediante la creación de una oficina nacional con un nuevo director nacional. Al investigar las necesidades de Egipto, salió a la luz una realidad abrumadora: aproximadamente 20 millones de egipcios viven en condiciones infrahumanas. HFH de Egipto se propuso llegar al 10% de esa cifra en 20 años utilizando los recursos existentes de las 17,000 organizaciones comunitarias que trabajan en Egipto.

Desde entonces, HFH de Egipto continúa expandiendo sus operaciones al amparo de CEOSS, y creó asociaciones con cinco organizaciones comunitarias más. Incluso después de su inscripción legal, HFH de Egipto sigue adelante con la estrategia de trabajar dentro de estas asociaciones, las cuales potencian los recursos limitados y tienen un mayor impacto en las familias que luchan a diario con los múltiples y complejos problemas de la pobreza.

HFH de Egipto determinó su función en las comunidades a través de la financiación, la capacitación, la evaluación, el control y el apoyo técnico mutuos con las organizaciones comunitarias socia. La clave para la implementación exitosa fue establecer criterios claros para la selección de la organización socia. Al elegir un socio, HFH de Egipto busca organizaciones con las siguientes características:

  • Experiencia en el manejo de proyectos de desarrollo, especialmente programas de préstamos grandes.
  • Habilidades financieras, administrativas y técnicas.
  • Provisión de servicios o programas complementarios para la comunidad.
  • Inscripción legal en el gobierno.
  • Una oficina en la comunidad para dirigir el proyecto.
  • Capacidad administrativa y operaciones claramente definidas.
  • Un área geográfica definida para la ejecución del proyecto.
  • Aceptación de los parámetros y las normas de Hábitat, según lo establecido en el acuerdo de asociación.
  • Aceptación de todos los cambios necesarios de la estructura organizativa para poder llevar a cabo un proyecto de viviendas.

HFH de Egipto identificó las cinco razones principales del éxito de esta estrategia:

  • Redes extendidas. Las organizaciones y asociaciones locales tienen acceso a financiación, recursos gubernamentales y asesores experimentados.
  • Costos administrativos reducidos. Las organizaciones socias ya tienen oficinas en la comunidad donde trabajan. Por lo tanto, Hábitat pudo compartir estas instalaciones, los equipos y el personal.
  • Conocimiento de la zona. Cada organización comunitaria cuenta con aceptación dentro de su comunidad. Dado que las organizaciones comunitarias conocen a las familias, pueden tomar mejores decisiones al seleccionarlas, lo cual asegura que las tasas de repago continúen siendo altas.
  • Implementación acelerada. El personal de la organización comunitaria está capacitado para realizar el trabajo de desarrollo, las estructuras legales ya están establecidas y las familias conocen la organización y confían en ella.
  • Desarrollo integral. La organización comunitaria local se ocupa de varios proyectos que complementan el componente de viviendas, entre ellos, generación de ingresos, temas ambientales, potenciación de la mujer, educación y salud.

Además, HFH de Egipto busca socios sólo en las comunidades donde hay una necesidad comprobada de viviendas. A pesar de no tener una presencia oficial hasta el año 2004, a fines de diciembre de 2005, la metodología de HFH de Egipto de trabajar con socios había llegado con éxito a 15 comunidades y había ayudado a 6,700 familias a obtener una mejor vivienda, con tasas de repago del 97% (al día o pagadas en un plazo de 90 días).

HFH de Egipto se ha tomado muy en serio el versículo de la Biblia “Dos son mejores que uno, porque juntos pueden trabajar más efectivamente” (Eclesiastés 4:9) y el tradicional refrán egipcio “La canasta que tiene dos asas debe ser llevada por dos”. HFH de Egipto, mediante la estrategia poco ortodoxa de trabajar primero al amparo de una organización socia y luego en forma independiente a través de acuerdos con otras organizaciones comunitarias se ha convertido en un ejemplo de una de las iniciativas principales del plan estratégico de HFHI: potenciar los recursos mediante las asociaciones.

Yousry Makar es el director nacional de Hábitat para la Humanidad de Egipto y se lo puede contactar a través de no@habitategypt.org.