Plan estratégico marca el rumbo para el futuro de la organización -- Habitat for Humanity Int'l 1

Plan estratégico marca el rumbo para el futuro de la organización

Por Jonathan Reckford

Como muchos de ustedes saben, Hábitat para la Humanidad Internacional (HFHI, por su sigla en inglés) el año pasado se dedicó a generar, investigar y evaluar las metas, los objetivos y las iniciativas que componen nuestro plan estratégico de cinco años. El plan en sí significa un paso importante para el crecimiento de nuestra organización. Da una idea de hacia dónde nos dirigimos y proporciona un marco de referencia para alinear las distintas actividades de nuestro ministerio con el fin de apoyar más eficazmente nuestra misión.

El plan expone una nueva y audaz visión: “Mediante la movilización de personas y capitales financieros y sociales, HFHI demostrará el amor y las enseñanzas de Jesucristo al servir como un colaborador y un catalizador del acceso a la vivienda digna, segura y asequible en todo el mundo”. El plan reconoce que Hábitat jamás podrá erradicar la vivienda infrahumana por sí solo, pero también sabe que mediante las colaboraciones cada vez mayores, nuestro ministerio emprenderá una lucha más eficaz y más efectiva contra la pobreza y sus causas.

En mi opinión, uno de los aspectos más interesantes de este plan es que fortalece nuestro ministerio básico de trabajar en asociación con las familias para construir viviendas, y le añade nuevos esfuerzos que son necesarios para tener un impacto significativo en la vivienda infrahumana. Desde su comienzo, HFHI se ha ocupado de crear nuevas organizaciones a escala nacional y regional, cada una con la capacidad de entregar viviendas dignas y asequibles mediante una variedad de innovadoras vías. Nos ha ido bastante bien. En menos de 30 años, hemos asistido a familias en casi 100 países y le hemos cambiado la vida a más de un millón de personas. En los próximos cinco años, potenciaremos aún más nuestro alcance mundial a través de más asociaciones, propugnando buenos recursos y políticas de vivienda, buscando nuevas fuentes de financiación y desarrollando nuestros líderes.

Este plan estratégico marca un cambio en el modelo operacional de HFHI. Si bien todavía reconocemos la importancia del apoyo continuo a nuestros colaboradores (afiliados y organizaciones nacionales), también queremos comenzar a maximizar las oportunidades que realmente brinda la red de nuestro ministerio. Una mirada rápida a las iniciativas revela un plan para movilizar la capacidad aún sin explotar de este ministerio a escala internacional. El plan estratégico requiere una concientización pública mundial y campañas de propugnación como la Campaña ONE; nuevos servicios financieros que aseguren que los fondos estén disponibles de manera más fácil para los afiliados y las organizaciones nacionales; y un énfasis en la exploración de nuevas asociaciones que nos permitirán alcanzar una demografía más amplia jamás alcanzada. Por ejemplo, ya hemos comenzado a desarrollar nuevos servicios a través de instituciones de microcréditos que están mejorando las condiciones de vida de las familias en muchas de las áreas más empobrecidas donde trabajamos. Este plan cambiará eficazmente lo que ha sido una función exclusivamente de apoyo para nuestros afiliados locales, por una función que no sólo les brinde apoyo sino que trabaje junto con ellos en la lucha contra la vivienda infrahumana en todo el mundo.

Mientras esperamos la ejecución de este plan en los próximos años, hay muchos más desafíos por delante. Para que el ministerio funcione lo más eficazmente posible, deberemos poner gran énfasis en priorizar las actividades y la inversión estratégica de nuestros limitados recursos. Les sugiero a nuestras organizaciones nacionales y a nuestros afiliados que analicen cómo podrían alinear sus operaciones para apoyar este nuevo rumbo de la mejor forma posible.

Si bien este plan expone una nueva y audaz visión para nuestra organización y este ministerio, me reconforta el hecho de que en el centro de esa visión encontramos que nuestro trabajo aún sigue impulsado por el amor y las enseñanzas de Jesucristo. Creo firmemente que esta dirección estratégica es fiel a nuestros principios básicos y que aumenta las posibilidades de tener un impacto transformacional y sostenible en todo el mundo. Con la guía y el liderazgo de Dios, entramos en las aguas turbulentas y nos dirigimos hacia la Tierra Prometida, la tierra donde todas las familias tienen una vivienda digna y asequible.

Este año, nuestra temática ha sido “mucho para celebrar, más para construir”, lo cual nos llama a agradecer la extraordinaria forma en que Dios ha obrado a través de Hábitat y a concentrarnos en el futuro. Con este fin, el plan estratégico presenta un trabajo previo intencional que colocará a esta organización en la posición de poder asistir a más familias, a través de la disciplina, la administración y el compromiso compartido con los valores básicos que han sostenido esta tarea durante tres décadas. Hasta ahora, Hábitat se concentró en expandir su alcance geográfico. En los próximos cinco años, juntos, comenzaremos a impulsar todo el potencial de este ministerio verdaderamente mundial.