Un pedido de concentración -- Habitat for Humanity Int'l 1

Un pedido de concentración

Por Dan O'Brien

Este artículo empezó como una descripción de algunas historias exitosas sobre la ejecución de planes estratégicos en otras organizaciones sin fines de lucro. Analicé las iniciativas de varias de nuestras organizaciones colegas, pero no pude encontrar un estudio de casos verdaderos sobre los beneficios de un plan estratégico de dirección.

Por ejemplo, CARE llevó a cabo una interesante iniciativa de varios años en la cual se determinaron los conocimientos requeridos para casi todos los puestos de la organización. Esto mejoró su capacidad de reclutar, capacitar y alinear el personal en todas las secciones. La organización The Nature Conservancy ha elaborado un modelo operacional único para la adquisición de tierras, que le ha permitido ayudar a proteger casi 15 millones de acres sólo en los Estados Unidos. World Vision ha creado una subsidiaria totalmente propia denominada Vision Fund International, que introduce capital adicional en el mercado sin fines de lucro en forma de préstamos, lo cual le brinda a la organización un nivel más alto de sustentación que un estricto financiador de subsidios. Todos estos ejemplos son maravillosas descripciones de iniciativas estratégicas ejecutadas con éxito, pero ninguno de ellos ilustra en forma completa lo que un plan estratégico como el nuestro puede hacer por una organización.

Lo que sí encontré durante mi investigación fueron varias secuencias comunes en la toma de decisiones de estas organizaciones, que permitieron que sus respectivas iniciativas fueran un éxito.

En la mayoría de los casos, el desarrollo de una nueva estrategia respondió a un cambio en el entorno en el que cada organización operaba. Fueron decisiones basadas en datos, con expectativas realistas sobre los costos y beneficios de implementar nuevos modelos operacionales. Una comprensión intuitiva de su entorno las llevó a considerar nuevas formas de operación, pero una evaluación de las nuevas ideas basada en datos les permitió estar seguras de las iniciativas que eligieron poner en práctica.

En primer lugar, entre las razones que llevaron a una ejecución exitosa en estas organizaciones estuvo la concentración de la energía y los recursos en la operación de estas nuevas ideas. En todos los casos, la concentración precedió al éxito. World Vision creó una organización subsidiaria para su iniciativa, lo cual limitó el impacto en el resto de la organización. En cambio, el modelo para obtener, preservar y vender tierras de The Nature Conservancy se convirtió en su actividad principal. En cada caso, la estrategia se desarrolló con los recursos suficientes durante un período piloto y, una vez que cumplió o superó las expectativas de liderazgo, pasó a formar parte de las operaciones en curso de la organización. Esto demandó una reducción de la inversión en las operaciones anteriores y un aumento de la inversión en esta nueva y más efectiva oportunidad.

Durante el año pasado, nuestro proceso de planificación introdujo una precisión en la presentación de nuevas estrategias sin precedentes en la historia de Hábitat. Cada iniciativa del plan estratégico se ha elaborado y evaluado detenidamente mediante análisis de costo-beneficio y estudios de mercado. Podemos confiar en estas ideas. Nuestro mayor obstáculo durante los próximos años será lograr la concentración que se necesita para que las iniciativas que elijamos poner en práctica tengan éxito.

El desafío que se le presenta a la dirección de esta organización en los próximos años es examinar cuidadosamente todas las buenas ideas que ella ha generado. Demasiadas buenas ideas se convierten en amenazas mutuas, ya que nuestra fuente de recursos es cada vez más escasa. La junta ha identificado cuatro áreas principales en las cuales nuestra organización debe sobresalir si hemos de lograr nuestra visión: asistir a las familias, obtener recursos, transformar los sistemas y desarrollar nuestro personal. Se deben evaluar las ideas en cada una de estas categorías, comparándolas unas con otras para que podamos estar seguros de que estamos persiguiendo cada objetivo con los medios más efectivos posibles. De esta forma, el plan estratégico, y la dirección que ha establecido para la organización, servirá como una herramienta para los líderes en el momento de tomar las decisiones cruciales que potenciarán al máximo nuestros recursos a fin de apoyar nuestra misión en todo el mundo.

Por cierto que hemos logrado muchísimo en los últimos años. Las asociaciones innovadoras, las nuevas ideas y el continuo estudio de las formas en que brindamos nuestros servicios han hecho que nuestra organización sea muy diversa y altamente compleja. El plan que tenemos ahora exige que concentremos esa diversidad de actividades y la energía que ha requerido en las mejores oportunidades de crecimiento a medida que seguimos adelante. Realmente espero que esto suceda.

Dan O’Brien es director de proyectos de HFHI.