Cómo respirar mejor en los Estados Unidos -- Habitat for Humanity Int'l 1

Cómo respirar mejor en los Estados Unidos

Por Barbara Daugherty

En los Estados Unidos, las familias propietarias están preocupadas cada vez más por la calidad del aire dentro de sus hogares. En realidad, la contaminación del aire en el interior de una vivienda es uno de los cinco problemas ambientales más apremiantes que enfrentan los Estados Unidos, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (Environmental Protection Agency, EPA).

Las investigaciones presentan una evidencia inequívoca de que las características de los edificios y sus interiores influyen sobre la prevalencia de varios efectos perjudiciales para la salud, entre ellos enfermedades respiratorias contagiosas (por ejemplo, resfriados comunes y gripe), síntomas de alergias y de asma y síntomas agudos del síndrome del edificio enfermo (SEE), como por ejemplo, dolores de cabeza e irritación de los ojos, nariz, garganta y piel.

Los estudios recientes revelan que los edificios con una buena calidad ambiental general pueden reducir la tasa de enfermedades respiratorias, alergias, asma y síntomas del SEE. Se calcula que las reducciones potenciales de los efectos perjudiciales para la salud que resultan de las mejoras en los ambientes interiores son del 10 al 30 por ciento para las enfermedades respiratorias infecciosas, alergias y síntomas de asma, y del 20 al 50 por ciento para los síntomas del SEE (Fisk y Rosenfeld).

Las fuentes de contaminación de los ambientes interiores que liberan gases o partículas en el aire constituyen la causa primaria de los problemas de calidad del aire en los interiores de los hogares. Una ventilación inapropiada puede aumentar los niveles de agentes contaminantes en los interiores, ya que no ingresa suficiente aire del exterior para diluir las emisiones de las fuentes interiores ni se eliminan dichos agentes contaminantes fuera del hogar. Los altos niveles de temperatura y humedad también pueden aumentar las concentraciones de algunos agentes contaminantes.

Las Normas de Construcción de los Estados Unidos de Hábitat para la Humanidad Internacional recomiendan que todas las casas Hábitat reúnan o superen las normas de calidad del aire saludable en los interiores y el programa Energy Star.

Este programa se concentra en viviendas con rendimiento energético y herméticas que promuevan una mejor calidad del aire en los ambientes interiores. Uno de los motivos para este enfoque es la reducción de la condensación, la que puede contribuir al crecimiento de moho; el otro motivo es el control. En un hogar que no es hermético, el aire del exterior ingresa intermitentemente en una casa, a través de rajaduras, juntas no selladas y penetraciones, dependiendo en gran parte del clima. Algunas veces, la casa no tiene un aislamiento suficiente y, como resultado de ello, hay muchas corrientes de aire; otras veces, la ventilación no es apropiada y el ambiente en la casa está cargado. Sin embargo, una ventilación mecánica en una casa bien sellada y aislada puede eliminar los agentes contaminantes y traer el aire del exterior en forma planificada, y, en consecuencia, la casa es cómoda y tiene rendimiento energético.

Además, se alienta a las filiales estadounidenses a que escojan materiales de construcción y productos de acabado de interiores que produzcan pocas emisiones o ninguna para mejorar la calidad del aire en el interior. Muchos materiales de construcción y productos de limpieza/mantenimiento emiten gases tóxicos, como por ejemplo compuestos orgánicos volátiles y formaldehido. Estos gases pueden causar un efecto perjudicial en la salud y productividad de los ocupantes.

Es importante recordar cuando se construye una casa hermética y se usan electrodomésticos a base de combustión (horno, secadora y estufa) que una ventilación cuidadosa es fundamental para prevenir los contratirajes y la infiltración de monóxido de carbono. Muchos códigos establecen que los hornos se deben instalar en un gabinete cerrado de combustión y/o deben ser ventilados mecánicamente a través de una rejilla de aire fresco.

Además es importante proporcionar una ventilación apropiada y un sistema de filtración de aire por conductos con alto rendimiento energético. Los sistemas de calefacción y aire acondicionado que garantizan una ventilación y una filtración apropiadas pueden causar un impacto incalculable en la calidad del aire de los ambientes interiores. Además se puede considerar una rejilla de descarga de aire central que se pueda conectar a un temporizador o hacer funcionar el día entero. La contaminación microbiana en los ambientes interiores se puede impedir seleccionando materiales resistentes al crecimiento de microbios, proporcionando un drenaje eficaz del techo y el jardín circundante, instalando una ventilación adecuada en los baños, permitiendo un drenaje apropiado de las bobinas del aire acondicionado y diseñando otros sistemas de construcción para controlar la humedad.

Hábitat para la Humanidad posee un folleto de mantenimiento del hogar fácil de leer a disposición de las familias propietarias que desean aprender cómo mantener una casa más saludable. Las filiales pueden descargar estos folletos de las ediciones en inglés o español para sus familias propietarias.

Las filiales de Hábitat para la Humanidad en todo los Estados Unidos se dedican a construir casas dignas, simples y saludables para mejorar las vidas de todas las familias propietarias de Hábitat.

Barbara Daugherty es Coordinadora de las operaciones de campo de los Estados Unidos para HPHI.


Cómo mantener un hogar saludable: algunas sugerencias para las familias propietarias

Para mantener bajos los niveles de humedad:

  • Encienda los ventiladores de la cocina y el baño cuando cocine y tome una ducha.
  • Limpie rápidamente el moho de las superficies de interiores.
  • Limpie y repare las pérdidas de agua dentro de las 24 horas.
  • Use un deshumidificador si el nivel de humedad es superior al 50%.


Para mejorar la calidad del aire:

  • Cambie los filtros de aire del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado cada 30 días.
  • Evite el humo de segunda mano, lo que puede contribuir al asma y problemas respiratorios.



Fisk, W.J. and Rosenfeld, A.H. (1997), “Estimates of Improved Productivity and Health from Better Indoor Environments”, Indoor Air, Vol. 7 (3), pág. 158-172.

Esta investigación está patrocinada por la Oficina de Tecnología de la Construcción y Programas Comunitarios y Estaduales (Office of Building Technology, State and Community Programs) del Departamento de Energía.

http://www.cdc.gov/HealthyHomes/Introduction.html