Consideraciones de diseño para un hogar saludable en A/ME -- Habitat for Humanity Int'l 1

Consideraciones de diseño para un hogar saludable en A/ME

Por Carl Queiros y Tsitsi Mkombe

Para garantizar que las casas Hábitat proporcionen un entorno saludable para las familias, la región de África y Oriente Medio (A/ME) incorporó las lecciones aprendidas de la investigación sobre diseños de casas, comenzando por el suelo y siguiendo hacia arriba y hacia fuera.

El piso

Un estudio reciente conducido por el Centro de Evaluación para la Iniciativa Mundial (Center of Evaluation for Global Action) de University of California, Berkeley constató que “al reemplazar los suelos de tierra por pisos de cemento en las casas de las barriadas urbanas permite una vida más cómoda pero, lo que es más importante, mejora notablemente la salud de los niños al interrumpir la transmisión de parásitos intestinales y potencia las capacidades cognitivas de los jóvenes”.

Diseñar un piso de cemento es la forma más común de construir un piso sólido que prevenga que las enfermedades, parásitos y alimañas ingresen en el hogar. Lo que es importante, es que el piso es sólido y duradero está elevado por encima de la superficie del suelo, se mantiene seco y no es poroso.

Las paredes

Las paredes mal construidas también permiten que las enfermedades, parásitos y alimañas ingresen en la casa. Las paredes que no son sólidas estructuralmente pueden ser peligrosas al aumentar el riesgo de incendios o derrumbes estructurales. Se supone que las “buenas” casas están construidas con materiales modernos, como por ejemplo ladrillos, cemento y vidrio. Sin embargo, los materiales tradicionales que están disponibles fácilmente, tales como postes, pasto y bloques de suelo, pueden ser un buen material para las paredes cuando se los usa correctamente. Las paredes deben estar bien construidas, tratadas y mantenidas, y ofrecer la protección necesaria en relación al medio ambiente: un buen aislamiento contra climas fríos y una buena ventilación en climas calientes y húmedos.

El techo

Los techos desgastados y con goteras facilitan la invasión de alimañas y exponen a los ocupantes al frío y a la lluvia. Los datos de la encuesta recopilados por Alex Marsh en University of Bristol demuestran que las condiciones de humedad, lluvia y frío son factores importantes que contribuyen a las enfermedades, en particular las enfermedades respiratorias.

Normalmente, las casas precarias poseen techos con goteras, compuestos por materiales tradicionales, como por ejemplo paja y juncos, palos y hojas. No es sorprendente que en África Subsahariana un techo formado por una plancha de hierro se considere un techo "digno". Sin embargo, los techos de pasto de calidad y bien hechos son mucho mejores que aquellos de plancha de hierro por muchas razones, entre ellas mejores atributos térmicos, es decir, porque mantienen el calor en invierno y la refrigeración en verano. Cualesquiera sean los materiales utilizados, el techo debe crear un buen aislamiento, ser duradero y proteger la vivienda contra la intemperie.

Ventanas, iluminación y ventilación

Una buena ventilación es importante para evitar complicaciones respiratorias mientras que una mala iluminación promueve la propagación de bacterias y enfermedades. Sin embargo, las ventanas de vidrio no siempre son la mejor solución, aunque permiten que la luz entre y se puedan abrir y cerrar de acuerdo con las condiciones climáticas. En algunas culturas, la casa es principalmente un lugar donde dormir y guardar cosas. Las grandes ventanas de vidrio aumentan los riesgos contra la seguridad. En el programa de A/ME para los huérfanos y niños vulnerables, por ejemplo, comprobamos que las familias prefieren no tener grandes ventanas de vidrio porque aumentan los riesgos de seguridad y la comunidad los considera extravagantes. En zonas propensas a la malaria, se necesitan mosquiteros contra los insectos en las ventanas.

Energía

La quema de ciertas fuentes energéticas, como por ejemplo la madera, la parafina y el carbón, poseen efectos perjudiciales en la salud, especialmente en las vías respiratorias. Diseñar una casa con una estufa con poco consumo de energía como parte de la casa puede tener un impacto muy positivo en la salud de sus ocupantes y también en sus finanzas y bienestar general. En Etiopía, por ejemplo, un país donde muchas personas cocinan con madera y carbón, Hábitat para la Humanidad construye estufas con rendimiento energético como parte de sus hogares, lo que reduce en dos tercios o más la cantidad de madera o carbón que se necesita para cocinar.

El espacio

El espacio en sí mismo es un factor muy importante para la salud. Las condiciones insalubres de hacinamiento contribuyen a propagar enfermedades. Se cree que el hecho de que los niños y las niñas compartan los dormitorios está relacionado con un mayor abuso sexual de las niñas y los menores, lo que conduce a una vulnerabilidad mucho mayor a las enfermedades de transmisión sexual. En Egipto los animales domésticos son muy importantes para el sustento de la familia y, por lo tanto, a menudo comparten el espacio habitable; Hábitat ayuda a dichas familias a construir cuartos adicionales para separar las áreas de los seres humanos de los animales.

Agua y servicios sanitarios

El acceso a agua limpia reduce el riesgo de las enfermedades transmitidas por el agua. La Organización Mundial de la Salud (2007) indicó que la diarrea y otras enfermedades transmitidas por el agua son una de las causas principales de mortalidad en África. Las condiciones de los excusados insalubres crean condiciones óptimas para la propagación de enfermedades. Hábitat A/ME diseña instalaciones apropiadas de agua potable y servicios sanitarios en los planos de asentamiento de la vivienda o busca socios que pueda proveerlas.

Muchas de las mejoras de diseño y construcción arriba mencionadas se pueden incluir fácilmente en una casa. El desafío es tratar de reunir todos estos requisitos en un presupuesto limitado. Crear diseños y enfoques de viviendas que brinden condiciones saludables para las familias demanda una reflexión cuidadosa y creatividad.

Carl Queiros es Director de Desarrollo de Programas en la oficina de área de África y Oriente Medio. Tsitsi Mkombe es Coordinadora de Fundación, Organización e Institución en la oficina de A/ME.


Referencias

Lubel, J., Crain, R. and Cohen, R. (2007), “Framing the issues: The positive impacts of affordable housing on health,” Center for Housing Policy.

Marsh, Alex. “Housing and health: The nature of the connection”. http://www.radstats.org.uk/no072/article7.htm

Organización Mundial de la Salud (2007), “Combating water-borne disease at the household level”.

OMS (2008), Informe Mundial sobre la Malaria.

Wolff, C., Schroeder, D. y Young, M. (2001), “Effect of improved housing on illness in children under 5 years old in Northern Malawi: cross sectional study”.