Cómo establecer asociaciones estratégicas para la defensoría de la causa en América Latina/Caribe -- Habitat for Humanity Int'l 1

Cómo establecer asociaciones estratégicas para la defensoría de la causa en América Latina/Caribe

Por María Luisa Zanelli

Este artículo se concentra brevemente en las alianzas estratégicas y la defensoría de la causa en la región de América Latina/Caribe (LA/C). A continuación, se dan ejemplos de cinco organizaciones nacionales de HFH LA/C que se alinearon con instituciones que están cambiando efectivamente la legislación sobre vivienda en sus comunidades. Mediante el diálogo con diversas organizaciones, el consenso logrado respecto de un acuerdo social con compromisos institucionales y políticos, la generación de una agenda común para abordar los problemas pertinentes (con respecto a las poblaciones nacionales, comunitarias o vulnerables) y la formulación de acciones comunes, estas organizaciones han podido ejercer una influencia en la opinión y una presión en los ámbitos políticos institucionales.

Más allá de las enmiendas en las constituciones, las nuevas políticas inclusivas, los presupuestos públicos, etc., estas alianzas facilitan espacios públicos para el diálogo, lo cual, a su vez, contribuye a la construcción social del conocimiento y las nuevas concepciones emergentes de la función de ciudad y gobernabilidad para responder a las demandas sociales y hacer intervenciones. Estas alianzas también promueven la creación de una fuerza colectiva (sociedad/red civil) que, posicionada en un entorno político, reclama los derechos y la ética política para dialogar legítimamente con el estado y el poder político, así como abogar por los problemas e intereses comunes.

Defensoría de la vivienda como un derecho humano en la nueva Constitución política de Bolivia

Alejandra Domínguez, coordinadora para la defensoría de la causa, HFH Bolivia: adominguez@habitatbolivia.org.

En 1995, varias organizaciones de la sociedad civil (ONG, OC e institutos de investigación) e individuos formaron una alianza llamada Red Nacional de Asentamientos Humanos (RENASEH), con el mandato común de contribuir a la consolidación y democracia participativa formulando políticas y programas públicos inclusivos. En 1999, HFH Bolivia se convirtió en una aliada de RENASEH para reclamar que las viviendas sociales constituyeran una prioridad clave en los asuntos nacionales del gobierno boliviano.

La cohesión dentro de la alianza fue posible debido al ecumenismo político que garantiza el consenso para la acción. El proceso de reforma constitucional en 2006 brindó la oportunidad de abogar por la vivienda como un derecho humano. Este proceso incluyó análisis y propuestas para reformas constitucionales, marchas y negociaciones políticas con las asambleas. Los resultados principales de esta alianza estratégica fueron una mayor conciencia social sobre las causas de la pobreza, 7.500 firmas que convalidan la propuesta para la Asamblea Constitucional y el reconocimiento de la vivienda como un derecho humano en la nueva Constitución política boliviana (2007), que debe ser aprobada ahora por los votantes en un referendo nacional.

Defensoría del “derecho a la ciudad”1 para superar la exclusión social y la segregación urbana en
Brasil
Ademar Márquez, Director Nacional, HFH Chile: ade.marques@habitatbrasil.org.br
Demóstenes Moraes, Coordinador de Programas, HFH Brasil: dmoraes@habitatbrasil.org.br

En la década de los noventa, varias ONG, movimientos populares y sindicatos formaron el Movimiento Nacional para la Reforma Urbana (MNRU) con el fin de enmendar la nueva Constitución (1988); esto se llamó la Enmienda de las Bases para la Reforma Urbana, la cual fue respaldada por 150.000 firmas en todo el país. Los principios fundamentales de esta reforma fueron el “derecho a la ciudad”, la promoción de la “función social” de la ciudad y la reforma de los terrenos urbanos, así como la administración participativa y democrática de la ciudad. El MNRU se convirtió en el Foro Nacional para la Reforma Urbana (FNRU) y, finalmente, HFH Brasil se unió al Foro.

El FNRU comprende que la formación de capacidades, el trabajo de defensoría de la causa y la intercomunicación entre las organizaciones populares y las ONG son estrategias clave para fortalecer y potenciar a la población de interés para que ella pueda ejercer una influencia sobre los legisladores y las políticas públicas. El trabajo del FNRU tiene el firme propósito de modificar las relaciones de poder existentes en las ciudades brasileñas. Como resultado de las numerosas luchas entabladas por el FNRU, los marcos legal and regulador son bastante avanzados; la vivienda se considera un derecho social; se aprobó una ley de la ciudad; se crearon mecanismos de control social; se organizó el Ministerio de las Ciudades; y existe un Fondo Nacional para la Vivienda Popular para las familias pobres. Los dirigentes de las organizaciones comunitarias urbanas y las ONG tienen acceso para debatir sobre políticas urbanas y pueden ejercer una influencia directa sobre la prioridad asignada a la legislación por medio del FNRU.

Defensoría de subsidios para la vivienda en Ecuador y cambios en la Constitución política

Oscar Ventimilla, Director Nacional, HFH Honduras: direccionnacional@hphecuador.org

En 2005, HFH Ecuador y otras cinco organizaciones iniciaron negociaciones para defender el reestablecimiento del programa nacional de subsidios para la vivienda, en respuesta a su eliminación del presupuesto público ecuatoriano nacional. Se forjó una alianza llamada Contrato Social para la Vivienda (CSV). En la actualidad, el CSV posee 20 aliados, entre ellos organizaciones y movimientos populares; ONG; universidades y sus centros de investigación; individuos a favor de las viviendas sociales; el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos en Ecuador; y profesionales. Las instituciones en su conjunto han establecido estas metas comunes: i) abogar por la vivienda como un derecho humano; ii) ejercer una influencia en la Asamblea Constitucional para agregar más agentes de cambio en relación con la vivienda para modificar el contorno de las ciudades ecuatorianas; y iii) promover una legislación sobre vivienda que sea inclusiva, como una de las prioridades de los asuntos políticos nacionales.

El CSV ha emprendido más de 80 actividades, entre ellas foros públicos; talleres formados por miembros de círculos académicos, políticos y sociales; grupos de presión contra el congreso y las autoridades públicas; marchas públicas para presionar a los ministros; y actividades con la prensa. Los principales logros del CSV fueron: i) reestablecer, incrementar y ampliar el subsidio para viviendas, así como crear un subsidio para el régimen de propiedad; ii) definir una propuesta acordada sobre la vivienda como un derecho humano, presentada ante la Asamblea Constitucional; y iii) crear una plataforma para la participación social, el diálogo y el consenso entre la sociedad civil y el sector público que promueva una legislación sobre vivienda sustentable, equitativa e inclusiva.

Defensoría de las políticas de vivienda para la población autóctona de Chile

Luis Santivañez, Director Nacional, HFH Chile: luis@hphchile.cl

Durante cuatro años, HFH Chile ha trabajado con las comunidades Mapuche2. En 2004, se forjó una alianza estratégica entre HFH Chile y la Iglesia Anglicana para construir casas dentro de estas comunidades. Los Pehuenches Mapuches de la región de Alto del Bío–Bío y, más tarde, el Comité Newen Ruka, formado en su gran parte por Huiliches Mapuches en la región de Valparaíso, se unieron a la alianza.

En su trabajo con esta alianza, HFH ha defendido los derechos a la vivienda y un enfoque de inclusión. El primer resultado de la alianza fue la construcción de casas que incluían valores culturales. El segundo resultado fue un acuerdo firmado por HFH Chile y el Alcalde de la Comunidad Mapuche de Puerto Saavedra en la Región de la Araucanía. Este acuerdo es el comienzo de una campaña de defensoría de la causa, dirigida por el pueblo Mapuche y las autoridades comunitarias, y apoyada por HFH Chile. Aunque la campaña dará a conocer al público el problema de la vivienda entre los Mapuches, la meta es brindar soluciones prácticas, entre ellas: i) diseñar y construir casas que incorporen la visión ancestral de la ruka (casa) mapuche; ii) lograr la participación de los constructores mapuches, Rukafes, en la edificación de centros comunitarios y viviendas; y iii) formular y proponer una legislación sobre vivienda que incluya a los grupos autóctonos y sus valores culturales.

La defensoría de la causa es una cuestión de ética institucional

Alberto Benítez, Director Nacional, HFH Honduras: hphalbesa@mail.habitat.hn

En respuesta al fracaso del sector de la construcción de viviendas comercial y estatal para satisfacer las necesidades de la población de bajos recursos en Honduras, se ha buscado un cambio conceptual y estratégico de los actuales programas de vivienda pública. Como resultado, diversas organizaciones de desarrollo de casas sociales inició la Red de Viviendas Solidarias (REDVISOL). HFH Honduras comenzó a participar en la red en 2005. REDVISOL trabaja en estrecha colaboración con el Consejo Hondureño de la Vivienda Solidaria (COHVISOL), el cual fue constituido por organizaciones de habitantes urbanos hondureños que carecían de acceso a una vivienda digna. COHVISOL coordinó las acciones de defensoría del Programa de Vivienda Solidaria y Crédito Solidario (PROVICCSOL) en Honduras. Éste permite que las ONG y las cooperativas encaucen los recursos financieros públicos hacia la construcción participativa de viviendas sociales que beneficien a las familias cuyos ingresos sean menores que tres salarios mínimos y que estén organizadas en cooperativas o algún nivel de asociación.

El principal logro de REDVISOL fue ejercer influencia sobre una nueva legislación de vivienda que demanda la participación de la población en la solución del problema. Las organizaciones aliadas en REDVISOL intercambian experiencias y aprovechan las fortalezas de cada una de ellas para participar en un proceso de defensoría que influya sobre las políticas públicas. La alianza se está consolidando y formulando 20 proyectos de vivienda para construir 3.000 casas. Además, se están redactando los reglamentos y se han iniciado los procedimientos para reconocer legalmente a REDVISOL. Ésta elabora un proyecto destinado a garantizar el funcionamiento sustentable de la red como un grupo de servicios (visión empresarial) para construir viviendas sociales.

Conclusiones

En estos cinco ejemplos, se dio a conocer el problema de la vivienda a través de los esfuerzos consolidados de los diversos grupos.

En la última década, en la región de LA/C se ha producido la tasa de urbanización más alta (el 80 por ciento de la población vive ahora en las ciudades), el nivel más alto de descentralización y los niveles más altos de desigualdad socio-económica en el mundo. Como las ciudades se han expandido en forma desorganizada, sin planificar, hay inmensos contrastes urbanos, exclusión social y pobreza urbana. Las condiciones de vida de la población marginada se tornan más inciertas y precarias cada día; los pobres viven en zonas insalubres y deprimidas y a menudo están expuestos a riesgos ambientales. Esos asentamientos carecen de servicios básicos y de la infraestructura urbana (vivienda, sistema de albañales, servicios sanitarios, recolección de desperdicios sólidos, transporte, etc.). El precio de los terrenos urbanos en relación a los ingresos de las familias es el más alto del mundo (Banco Mundial, 2007). El fracaso de las políticas públicas tradicionales y el mercado excluyen a las personas más vulnerables; el 38 por ciento de las familias, cuyo jefe de familia es una mujer, no pueden ejercer completamente sus derechos debido a los marcos reguladores y las prácticas discriminatorias (Mejores prácticas [Best Practices], Naciones Unidas, 2003).

Algunos acontecimientos clave, los cuales crearon el entorno apropiado para el cambio, impulsaron el éxito de estas alianzas estratégicas. Ellos incluyen: i) los procesos políticos en el nivel nacional, como la caída de la dictadura militar y el comienzo del periodo democrático en Brasil (en la década de los noventa), y los nuevos gobiernos en Ecuador (2006) y Bolivia (2006); ii) periodos de reforma constitucional en Brasil (1985/1988), Bolivia (2007) y Ecuador (2007); y iii) eventos internacionales clave, como la Conferencia Ambiental en Río de Janeiro (1992), reuniones preparatorias para la Conferencia en Estambul del Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos (UN Habitat) en Bolivia (1995) y el Foro Social de las Américas en Ecuador (2004).

Los intereses semejantes entre los distintos aliados sientan las bases de las alianzas, y es allí donde subyace el potencial de un consenso y una acción para incluir los problemas en los asuntos públicos. Las diferencias existentes entre los aliados promueven el diálogo, la renovación del concepto, la claridad en la posición política, intervenciones y mensajes, ya que fortalecen a los actores colectivos y sus compromisos.

Las alianzas estratégicas presentadas han contribuido a procesos políticos enriquecedores y válidos, así como resultados sustentables promotores de cambios, entre ellos la democratización de las decisiones del sector público, relacionadas con las viviendas; la generación de canales para el diálogo, dentro de la alianza y con actores externos; la capacidad de que la sociedad civil adquiera conciencia y se haga responsable de los problemas sociales; una mayor influencia de grupos incluidos, como mujeres y poblaciones indígenas, en debates y la toma de decisiones; el fortalecimiento de la responsabilidad de instituciones del estado hacia los grupos de la sociedad civil; y, por último, foros abiertos para la participación de otros interesados.

La legitimidad de las alianzas como un actor colectivo e influyente se ha basado en estos componentes clave: La acción de defensoría de la causa, orientada hacia un problema específico, como subsidios, nuevas constitución e inclusión social; La alianza en su conjunto logró el reconocimiento social y político, lo cual mejoró el diálogo con el gobierno y el sector público; y Se emplearon diversas tácticas, entre ellas movilización social, marchas públicas, formulación de propuestas, grupos de presión y comunicación.

También es importante reconocer el rol que las ONG y universidades desempeñan para promover alianzas proporcionando la experiencia técnica para formular normas y políticas públicas, así como generando conocimientos, métodos y herramientas para enriquecer las alianzas y las posibles soluciones a los problemas de vivienda. Es un verdadero desafío para que alianzas como éstas mantengan un funcionamiento normal y sistemático. Es sumamente difícil, porque un proceso de defensoría de la causa con organismos gubernamentales puede requerir diversas estrategias entre los aliados.

Maria Luisa Zanelli es la coordinadora de alcance comunitario para la defensoría de la causa de HFH LA/C. Su dirección de correo electrónico es MZanelli@habitat.org.


1 Cada vez más, los círculos académicos y las ONG consideran que la causa de origen de las viviendas precarias en LA/C es un sistema de leyes, regulaciones e instituciones de cumplimiento que excluyen efectivamente a los pobres de la sociedad de clase alta y media. Basándose en esta premisa, las intervenciones de vivienda internacionales han comenzado a promover normas que establezcan la “inclusión” de los pobres en la vida urbana principal, lo que también se conoce como el “derecho a la ciudad” de los pobres. Esta tendencia apoya la intervención gubernamental en toda la ciudad, en vez de la adopción de un enfoque en proyectos específicos con la ciudad. El movimiento que encara los problemas de la vivienda de forma tal que establece una inclusión socio-económica y política más amplia es fuerte y parece estar creciendo.
2 Mapuches (del Mapudungun, mapu “tierra” y che “gente”) son los habitantes autóctonos del centro y sur de Chile.