El trabajo de Hábitat para la Humanidad en los entornos urbanos en los Estados Unidos -- Habitat for Humanity Int'l 1

El trabajo de Hábitat para la Humanidad en los entornos urbanos en los Estados Unidos

Por Stephen Seidel

Desde los comienzos de Hábitat para la Humanidad hace más de 30 años, las filiales han operado en las zonas urbanas en todo los Estados Unidos. De hecho, algunas de las filiales más grandes y exitosas del país asisten a comunidades urbanas y metropolitanas. Los ejemplos incluyen Jacksonville y Miami (Florida), Atlanta (Georgia), Charlotte (Carolina del Norte), Houston y Dallas (Texas), Twin Cities (Minnesota), Milwaukee (Wisconsin), Denver (Colorado), Nashville (Tennessee) y Phoenix (Arizona). Sin embargo, el rendimiento de las filiales de Hábitat en las ciudades ha quedado rezagado relativamente con los años, comparado con el de las filiales de Hábitat en ciudades de tamaño mediano y zonas más rurales y más pequeñas.

Para abordar este problema, la oficina de área de HFHI EE. UU. lanzó la Iniciativa de Estrategias Urbanas en 2001, dirigida por Wilder Foundation, con sede en St. Paul, mediante la cual HFHI analizó el rendimiento de las filiales urbanas más productivas. Esto permitió identificar siete factores fundamentales para el éxito de las filiales de Hábitat que operan en zonas urbanas:

  • Formar la capacidad e infraestructura para el éxito en las ciudades: garantizar que la filial opere exitosamente como una empresa y reciba la gobernabilidad y el liderazgo apropiados de su consejo de administración.
  • Lograr una escala de producción mediante proyectos conjuntos e innovación: una filial alcanza un nivel destacable de producción que la coloca como una fuerza significativa en el movimiento de viviendas asequibles en su comunidad.
  • Abogar por viviendas asequibles y la transformación comunitaria: la filial reconoce y participa en las cuestiones de políticas públicas que afectan las viviendas asequibles.
  • Aceptar la diversidad e inclusión: la filial reconoce y celebra la diversidad de sus zonas de servicio y llega a todos los sectores de la comunidad para realizar su trabajo.
  • Promover proyectos conjuntos con las familias: la filial presta atención y adopta medidas que ayudan a garantizar el éxito a largo plazo de sus familias socias.
  • Aprovechar la experiencia de los voluntarios: la filial crea una experiencia de alta calidad para los voluntarios, lo cual hará que estos quieran seguir ayudando.
  • Aprovechar la base de recursos urbanos: la filial equilibra la creatividad con la cautela financiera para acceder a la amplia variedad de recursos disponibles para las filiales que operan en las ciudades.

En los últimos años, las filiales urbanas en los Estados Unidos han tomado iniciativas basadas en estos factores de éxito para reforzar su trabajo. Muchas filiales urbanas han adoptado nuevos planes estratégicos que demandan esquemas de producción más audaces y enérgicos. Cada vez más, las filiales urbanas cooperan con otros promotores inmobiliarios para crear comunidades a mayor escala y de ingresos mixtos. Una cantidad cada vez mayor de filiales se unen a coaliciones de otras organizaciones interesadas en la crisis de viviendas asequibles en sus comunidades, y manifiestan su apoyo a políticas que afectan el movimiento más amplio en esta área. Y muchas más filiales se inclinan por la calidad de la experiencia de los voluntarios que ofrecen y aumentan la participación de jóvenes, lo que ayuda a inspirar el hábito del voluntariado y el servicio comunitario en la próxima generación.

Sin embargo, los desafíos de edificar viviendas asequibles en zonas urbanas y metropolitanas son importantes. Esto se debe en parte a las características constantemente variables y en evolución de las zonas metropolitanas en los Estados Unidos. Bruce Katz, Director del Programa de Políticas Metropolitanas de Brookings Institution en Washington D.C., se ha expresado más allá del paradigma urbano/rural simplista y realizado una descripción más intricada y matizada de la composición de las zonas metropolitanas.

En este modelo, la “ciudad metropolitana”, o el núcleo urbano más antiguo, a menudo es la sección del centro de la zona metropolitana, donde se pueden encontrar polos completamente opuestos entre una riqueza sustancial y una pobreza debilitante. La ciudad metropolitana es circundada por zonas suburbanas relativamente viejas (“los primeros suburbios”); los suburbios completamente desarrollados del segundo nivel (“suburbios maduros”); otras zonas más apartadas que evolucionan rápidamente (“Exurbs”, por su nombre en inglés); ciudades autónomas, que una vez fueron independientes, más pequeñas (“pequeñas zonas metropolitanas”); y zonas agrícolas o subdesarrollas (“rurales”).

En los Estados Unidos, muchas zonas de servicio de las filiales urbanas abarcan la mayoría de o todos estos tipos de comunidades, lo cual agrega una increíble complejidad al estilo y la economía de la producción de viviendas asequibles que la filial debe dominar. Sin embargo, en otras zonas, varias filiales operan en estas áreas metropolitanas, lo cual aumenta la incidencia de la competencia y el conflicto entre las filiales que trabajan en el mismo “mercado”. Debido a que el deseo de contar con más espacio persiste entre la población estadounidense, como predicen muchos demógrafos, el desafío de caracterizar si una comunidad es urbana o de otro tipo continuará.

En el futuro, las filiales que tendrán más éxito serán aquellas que puedan adaptar sus estrategias a los atributos en constante evolución de los lugares donde operan. Al mismo tiempo, las filiales exitosas mantendrán su base en los aspectos centrales del programa Hábitat: trabajar eficazmente junto con las familias de bajos ingresos, movilizar la participación activa de toda la comunidad y presentar las obras como una demostración imponente de la presencia de Dios en nuestras vidas. Estos principios centrales se aplican dondequiera que la filial de Hábitat trabaje: en zonas urbanas, rurales y otras.

Stephen Seidel es el director actual de las Operaciones de Campo de Thrivent, State Support Organizations for HFHI. Ha estado comprometido activamente con el trabajo de Hábitat para la Humanidad desde hace más de 20 años; comenzó como voluntario en Hábitat Twin Cities en 1987. Luego fungió como director ejecutivo de esa filial de 1989 a 2004, cuando empezó en la oficina de área de HFH EE. UU. como director de Programas Urbanos. En 2007, fue designado director de las Operaciones de Campo para Thrivent y las organizaciones de asistencia estatal. Stephen trabaja activamente en otras organizaciones dedicadas a las viviendas asequibles, entre ellas el consejo de administración de Twin Cities LISC y la presidencia del Comité Ejecutivo de la Campaña de Vivienda de Minnesota, y es miembro de la Iniciativa de Conexiones para la Vivienda de United Way en Twin Cities y el Grupo de Trabajo para el Plan de Acción para la Vivienda de St. Paul.

Su dirección de correo electrónico es snyam@habitat.orgseide.