De la construcción de casas a la generación de sustentos: cómo las viviendas pueden y deben reducir la vulnerabilidad -- Habitat for Humanity Int'l 1

De la construcción de casas a la generación de sustentos: cómo las viviendas pueden y deben reducir la vulnerabilidad

Por Chris Little

Cuando comencé a trabajar con Hábitat para la Humanidad en Barahona, República Dominicana, desalentamos a las familias a que usaran sus casas para pequeños negocios. En ese entonces, el principio convencional en Hábitat era que la familia necesitaba toda la casa para vivir. Si se usara una sala como una pequeña tienda, o se convirtiera un cuarto en una pequeña fábrica de zapatos, entonces el espacio habitable sería inadecuado, y la casa no se podría considerar “digna” de acuerdo con las normas de la organización.

Como se podría imaginar, la gente con la que trabajamos no comprendía las normas. Ellos sabían, mucho mejor que nosotros, cómo utilizar la casa para mejorar sus medios de vida. Ellos sabían que lo que una vivienda es (las paredes, el techo, un cierto número de cuartos) no es tan importante como lo que la vivienda hace, para citar a John Turner. No había duda alguna de que ellos querían un lugar digno donde vivir, pero querían aprovecharlo al máximo; este lugar también los ayudaría a manejar otra de sus vulnerabilidades clave: la falta de ingresos estables. Esta casa les proveería ambos si tenían la libertad de utilizarla de esa forma. Entonces, a pesar de nuestras prohibiciones, convirtieron las salas en talleres y los cuartos en fábricas de zapatos.

El modelo de medios de vida nos ayuda a comprender esta perspectiva más amplia en nuestro trabajo de la vivienda e incorporamos esta perspectiva en la forma que diseñamos y ejecutamos nuestros programas. El Marco de Referencia de Medios de Vida Sustentables (véase el diagrama) ofrece un enfoque sistemático para considerar los factores que afectan a las personas y sus opciones. Lo usamos para establecer las conexiones entre los bienes de las personas, sus vulnerabilidades y sus elecciones sobre cómo se ganarán el sustento.

Al considerar cómo estos elementos interactúan, podemos ser estratégicos al determinar cómo se puede intervenir. ¿Cómo nuestro programa ayuda a la gente a enfrentar sus vulnerabilidades, y cómo aumenta las opciones que ellos tienen disponibles mientras tratan de ganarse la vida?

El componente más importante del marco de referencia son los bienes. El ejemplo precedente, usar una casa como una forma de generar ingresos, demuestra cómo un bien físico, una vivienda, también puede ser un bien financiero, es decir, una oportunidad para generar ingresos. Sin embargo, el modelo de medios de vida considera además los bienes intangibles, tales como bienes sociales (relaciones, redes, voz política) o humanos, como destrezas, capacidades y salud.

El énfasis tradicional de Hábitat en la formación de autoayuda y el aprovechamiento de grupos comunitarios organizados se diseñó para generar algunos de estos bienes menos tangibles. Para ciertos grupos vulnerables, las destrezas que desarrollan al conseguir un techo, desde aprender cómo organizar un proyecto a aprender cómo entablar negociaciones con el gobierno municipal para garantizar servicios básicos, pueden producir resultados tan significativos como la casa misma.

Además, este marco de referencia nos ayuda a ver y comprender la conexión entre los bienes y la vulnerabilidad. Los bienes no son permanentes, sino que son creados y destruidos por el estrés y los impactos a los cuales las personas están expuestas, incidentes tales como catástrofes, la pérdida de un empleo, la discriminación constante, o la amenaza de un desalojo.

Al comprender la conexión entre los bienes y las vulnerabilidades, podemos hacer mejores elecciones sobre nuestros propios programas y buscar las formas de garantizar que nuestro trabajo mejore la capacidad de la gente para manejar la vulnerabilidad y aumente sus opciones.

Chris Little (CLittle@habitat.org) es Director de Desarrollo y Aprendizaje Internacional.