"Fanm se poto mitan" Las mujeres haitianas: la columna vertebral de la sociedad y de la vida económica en Haití -- Habitat for Humanity Int'l 1

"Fanm se poto mitan" Las mujeres haitianas: la columna vertebral de la sociedad y de la vida económica en Haití

Por Maria Luisa Zanelli

Recorriendo las calles y mercados de Puerto Príncipe, Cabaret, Plateau Central, Gonaives y Cape Haitien, nos impacta una mayoritaria presencia de mujeres “ti machan” dedicadas a actividades comerciales y de servicios informales; no es difícil imaginar que la mayoría de ellas ganan menos de US$ 1 ó 2 por día, en medio de una economía en estancamiento o declive desde hace décadas. Aún en estas condiciones, las mujeres son “la columna vertebral de la economía informal”[1], ellas son también el “banco familiar”[2] y “en la agricultura, ellas lo hacen todo”[3]. Debido a su sabiduría para el negocio, su tenacidad y sus habilidades para reproducir sus medios de vida, muchas mujeres en Haití son las protagonistas del desarrollo familiar, local y nacional.

Una imagen común en Haití es ver a niñas y mujeres adultas cargando grandes contenedores de agua, alimentos y mercaderías diversas sobre sus cabezas, usando los "tok"[4] que equilibran los objetos sobre la coronilla de sus cabezas. No es aceptable culturalmente en el país que los hombres carguen el agua en “tok”, pues ésta es estrictamente una “tarea de las mujeres”. Una mujer en Hinche tuvo que recorrer kilómetros cargando materiales de construcción sobre su cabeza y sus espaldas para lograr construir las mejoras de su vivienda[5]. A pesar de ello, diversos sectores de la sociedad reconocen que la mujer haitiana no es valorada, y existe una marcada percepción histórica que las mujeres no pueden realizar ciertos trabajos, por ejemplo, ser parte de la mano de obra calificada en la construcción.

El 52% de la población de Haití son mujeres; el 42% son menores de 15 años; 54 años es la expectativa de vida en promedio de una mujer haitiana; cerca del 60% son analfabetas; y el 43% de los hogares tienen una mujer como jefa de hogar[6].

Además, las mujeres representan una gran parte del 61 por ciento de la población haitiana menor de 24 años, la mitad de las cuales están desempleadas ahora. Cada año, otras 110.000 jóvenes ingresan en el mercado laboral, la mayoría de los cuales no se inscribe en la escuela porque necesitan aportar al ingreso familiar. Estos jóvenes carecen de destrezas laborales que les puedan abrir puertas y tienen pocas oportunidades. Las mujeres que también son objeto de una discriminación salarial poseen otra desventaja.

El programa del Centro de Construcción y Capacitación (Building and Training Center, BTC) de HFH Haití es parte de una iniciativa coordinada, financiada principalmente por la Agencia para el Desarrollo de los Estados Unidos (United States Agency for International Development, USAID), cuya meta es generar fuentes de empleo en las zonas vulnerables de Haití, en particular para las mujeres y los jóvenes. Los objetivos del programa incluyen además una capacitación en destrezas para la construcción y el respaldo de la formación y fortalecimiento de las pequeñas y micro-empresas de construcción ya existentes.

Al principio, el programa BTC no atrajo a las jóvenes mujeres participantes de interés. La estrategia original consistía en que el organizador comunitario debía distribuir solicitudes para el curso dentro de cada comunidad. Más tarde, se comprobó que esta persona discriminó deliberadamente a las mujeres que se registraban al no proporcionarles las solicitudes. En consecuencia, HFH cambió el enfoque y convocó reuniones comunitarias con un proceso abierto de solicitudes. El resultado fue notable, ya que hubo un marcado aumento de la cantidad total de postulantes, siendo las mujeres el porcentaje más alto de ellos. De las solicitudes para la capacitación en construcción, casi el 30 por ciento fueron mujeres. Los únicos participantes inscriptos para formar una pequeña o micro-empresa de construcción fueron mujeres. Asimismo, un grupo de discusión de mujeres está elaborando un programa de capacitación en construcción que toma en cuenta el alto nivel de analfabetismo entre las mujeres en Haití.

Cuando se preguntó a las mujeres sobre las necesidades que debían satisfacer para mejorar los ingresos o el empleo, las cinco respuestas principales fueron:

  • capacitación
  • micro-créditos
  • asistencia financiera
  • menores tasas de interés
  • ayuda con los equipos, materiales y lugar de trabajo

Los resultados indicaron un unánime consenso entre las mujeres que el sector informal promete un futuro brillante.

En este momento, es imposible medir los efectos de la tormenta tropical Fay y los huracanes Gustav, Hanna e Ike en una economía tan frágil como Haití. La vida familiar, en particular la de las mujeres jefas de familia, ha sufrido sin duda un impacto terrible. Según el coordinador y gerente nacional, esto ha sembrado la desesperanza entre una población ya vulnerable.7

Por este motivo, nunca ha sido tan importante para nosotros generar proyectos que:

  • Aborden la igualdad de los sexos y den como resultado mejores oportunidades para las mujeres.
  • Contribuyan a reducir la vulnerabilidad y aumenten las capacidades de las mujeres para tomar decisiones relacionadas con las condiciones en las que llevan y protegen sus vidas.
  • Valoren el trabajo de las mujeres y contribuyan a cambiar la perspectiva cultural de que no tienen ningún valor.
  • Consideren la violencia contra las mujeres como una barrera para su autoabastecimiento y potenciación.
  • Promuevan un uso más eficaz del capital humano, particularmente de las destrezas de las mujeres, lo que incluye su capacitación en áreas tales como construcción, en las que ellas pueden potencialmente aumentar sus ingresos.
  • Promuevan el valor del rol de las mujeres como agentes de cambio, y su aporte al bienestar de sus familias y sus comunidades.
  • Garanticen que las mujeres comprendan completamente sus derechos y su valor como iguales [del hombre], y que pueden defender dichos derechos, específicamente el derecho a una vivienda apropiada.


Maria Luisa Zanelli es la Gerente de Proyectos para la defensoría de la causa de HFHI LA/C y forma parte del equipo de gestión del programa BTC KATA para Haití.


Fuentes

[1] Encuestas desarrolladas para el Estudio: “Análisis de las Diferencias en la Fuerza Laboral de Haití de 2007, Informe preliminar CHF”

[2] id

[3] id

[4] Visita a Hinche para la evaluación del Programa de micro-créditos de FONKOZE, 2007

[5] CEPAL, 2008

[6] Haiti Workforce Gap Analysis

[7] Barthelemy León, Coordinador y Gerente Nacional de Haití BTC