Hábitat para la Humanidad y el trabajo conjunto para asistir a familias con problemas de salud mental -- Habitat for Humanity Int'l 1

Hábitat para la Humanidad y el trabajo conjunto para asistir a familias con problemas de salud mental

Por Chris Vincent

Hábitat para la Humanidad y Open Society Mental Health Institute (MHI) trabajan en un proyecto conjunto para asistir a las familias kirguizas que tienen familiares con discapacidades mentales y viven en casas precarias. La primera parte del programa conjunto fue un proyecto piloto que apoyó a seis familias de Kirguizistán que tenían familiares enfermos mentales y trastorno del desarrollo intelectual. El rol de Hábitat para la Humanidad en el proyecto es contribuir a renovar las casas donde viven estas familias, mientras MHI, a través de un socio local, presta cuidados médicos, sociológicos y psicológicos en el hogar.

Tal como sucede con muchos países de Europa Occidental que han enfrentado o enfrentan sus historias de la hospitalización a largo plazo de los pacientes enfermos mentales, muchos países de la ex Unión Soviética recién empiezan ahora a confrontar el problema. Los discapacitados mentales se encuentran entre los grupos más pobres y marginados en toda sociedad, especialmente en Europa Central y del Este, donde su situación se caracteriza por el aislamiento de la sociedad, según MHI.

“Este proyecto permite que Hábitat se ocupe de un estrato carenciado de la sociedad para que tenga acceso a una vivienda digna”, declaró Loucine Hayes, Gerente de Desarrollo de Programas para Hábitat para la Humanidad Europa/Asia Central. “Éste es un modelo piloto para Hábitat y demuestra que la organización se puede convertir en un mediador para proporcionar acceso a un techo, apoyar la integración a la sociedad y respaldar una atención médica y una supervisión accesibles en un entorno familiar”.

La misión de MHI es promover la inclusión social de los discapacitados mentales. “Este proyecto conjunto demuestra que hay soluciones simples y rentables para apoyar a los enfermos mentales en sus propios hogares con sus familias”, declaró Judith Klein, Directora del Programa de MHI. “Esto evita una segregación innecesaria en instituciones de larga estadía donde los pacientes se sienten dependientes, aislados y excluidos”.

El proyecto conjunto ha demostrado un gran éxito inicial, con una menor cantidad de hospitalizaciones en las familias y más tiempo libre para apoyar a los familiares discapacitados, porque las familias pasan menos tiempo cuidando de la casa. Asimismo, el proyecto acaparó la atención de los medios y concienció al público sobre un problema que exige una respuesta para que las normas culturales abandonen la hospitalización con el tiempo.

La siguiente fase del trabajo serán las lecciones aprendidas del proyecto piloto y el aumento de las familias que participan en el programa a 18. El éxito del proyecto piloto alentó y permitió que Hábitat para la Humanidad comience proyectos similares orientados a familias cuyos miembros estén discapacitados física y mentalmente en Rumania y Polonia.

Al ayudar a que los enfermos mentales permanezcan en sus hogares y mejoren sus condiciones de vida, Hábitat y MHI combinan su experiencia para que dichos enfermos y sus familias lleven vidas más normales y productivas.

Chris Vincent es Director de Asuntos Internacionales y Relaciones Parlamentarias de la oficina en Washington, D.C. de HFHI.